Cultura

Lo mejor del arte en Punta

Lo contemporáneo y lo moderno se reúne en la segunda edición de Este Arte que se desarrolla esta semana en La Barra. Participan veinte galerías de todo el mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El año pasado se vendieron obras por un total de 500 mil dólares.

LEONEL GARCÍA

Punta del Este tiene mucho potencial como plaza para el arte", dice Laura Bardier, curadora uruguaya especializada en arte electrónico, formada en Italia y Austria. Lo dice y lo promueve, como directora de Este Arte, feria internacional de arte contemporáneo que entre el martes 5 y el viernes 8 de enero vivirá su segunda edición en La Barra, en Camino del Cerro Eguzquiza. Ya el año pasado se atrevió a organizar un evento de exposición y venta a la usanza del Primer Mundo ajustado, sonríe, a las realidades locales. "Hay cosas que uno planifica y que no resultan ser exactamente como se planean. Pero eso es la vida, en todos lados es difícil. En Uruguay se pueden hacer cosas".

La existencia en Punta del Este de galerías como Sur, con más de 30 años de trayectoria, representan para Bardier la demostración de que hay un público y hay un interés para el arte en un lugar mucho más relacionado, sobre todo en verano, a lo frívolo y a lo superficial. "Además, en los últimos cinco años hubo una explosión de ateliers y galerías pop-up. Es cierto que no todo es de calidad, eso es otra cosa. Uno de los objetivos de esta feria es la profesionalización de las artes visuales en Uruguay ¿Cómo se logra eso? Generando estándares y criterios de selección y presentación de las obras".

Para la primera edición de Este Arte en 2015, Bardier, una uruguaya de 39 años residente en Ginebra, Suiza, apeló a sus contactos y a su conocimiento. En Nápoles, ella colaboró con la Municipalidad para crear el primer centro cívico de arte contemporáneo; en Nueva York ha trabajado en gestión, investigación, management y curaduría de numerosos coleccionistas privados, tal el caso de Estrellita Brodsky. La primera edición fue una exposición de cuatro días a la que asistieron unas 2.500 personas que compraron obras de arte moderno y contemporáneo por un total de 500 mil dólares. "Para haber sido la primera y para ser Uruguay está muy bien. Lo importante es que ahora se incremente".

Profesionalismo.

En este año serán veinte las galerías participantes. Una de ellas es la prestigiosa Galleria Continua, una de las top a nivel mundial, nacida en San Gimignano, Italia, y con sedes en Beijing, Les Moulins y La Habana. Hay otras dos más de Italia, tres francesas, dos suizas, una británica, dos argentinas, una brasileña y una chilena. La ya nombrada Sur, locataria, es una de las representantes uruguayas. Habrá a la venta obras de José Gurvich e Ignacio Iturria, de Pablo Picasso, Francis Bacon y Antonio Dias, Alberto Biasi y Yaima Carrazana, entre otros muchos.

Aceptar la presencia de dos galerías gestionadas por artistas, Marte y La Pecera, algo que no suele hacerse a nivel internacional, fue una manera de adaptarse a las realidades locales. "Sería pretencioso no hacerlo".

Donde no hay negociación posible es en ciertos criterios básicos. No exponen artistas sino galerías, y las galerías tienen que tener trayectoria. Hubo que decir más de un "no", de acuerdo a esos estándares buscados en pos de la ansiada profesionalización. No fue lo único.

"Muchos galeristas nos piden participar pagando su espacio con una comisión (de la venta) de las obras y eso no se hace. Es fundamental que haya una relación profesional entre la feria, el galerista y el artista. Nosotros proporcionamos lugar, iluminación, baños y acceso a cierto público. ¡Y tenemos un presupuesto fijo! ¡No le podemos decir a la gente de limpieza que les pagamos si se venden las obras! Por eso, es importante darse cuenta cuál es la función de las ferias", remata Bardier. Ese tipo de propuestas bastante reñidas con todo intento de profesionalismo provinieron, aclara, de operadores nacionales.

Atraer.

Estos cuatro días de exposición al público —que en rigor son tres: el primer día, el 5, es solo VIP Preview con invitación— requieren un trabajo de todo el año. Las veinte galerías que estarán participando, con obras de arte contemporáneo y también moderno, estaban aseguradas desde marzo. Ya en febrero comenzará la tarea de Bardier de conseguir participantes para una tercera edición, en 2017. Punta del Este será la capital del jet set estival del Cono Sur, pero para el resto del mundo sobre todo del mundo del arte— es una completa desconocida.

"La parte más difícil es traer a las galerías de afuera. La gente no tienen idea de lo que es Uruguay y hay que convencerlo de que tiene condiciones favorables para estos emprendimientos respecto al resto de América Latina. Una es la seguridad: no será lo mismo que hace diez años pero estamos lejos de ser México o Brasil. Tampoco es Argentina, donde es complicado entrar y salir con objetos de arte. Esas son cosas que hay para valorar, aún existe una cierta facilidad a nivel de impuestos, de gestión de obras de arte. La venta de obras de arte está relativamente facilitada. Y hay otras cosas que favorecen al país: la gente trabaja con cierta ética, aún cuenta la palabra y eso no ocurre en otras partes de la región", resalta. Por el contrario, una traba son los precios "prohibitivos" de Punta del Este. "Vos se lo decís a alguien de Miami, donde una feria de arte te garantiza un público de 200 mil personas, y no lo puede creer". Un emprendimiento como Este Arte, señala, tiene un presupuesto de aproximadamente medio millón de dólares.

El público, en base a la experiencia del año pasado, fue el esperado. No solo por la afluencia sino por las características: mayores de 30 años, entendidos en cuestiones artísticas, con alto poder adquisitivo y en su mayoría extranjeros. Es el público al que apuntan los galeristas que, más allá de las obras que exponen y venden —y que este año serán unas 150— también exhiben un catálogo de todos los artistas con los que trabajan. La feria representa un llamador para ellos.

Según una encuesta que ellos mismos hicieron, 40% de los visitantes de la primera edición provenía de Argentina y 30% de Brasil. Los uruguayos estaban en el treinta por ciento restante, en un combo multinacional que también incluía europeos, norteamericanos y paraguayos. "Son una minoría", reconoce Bardier. "Yo sé que hay uruguayos interesados en la cultura y el arte, pero todavía se sienten inexperientes en este tipo de cosas". En cualquier caso, luego de un segundo intento se podrá llegar a una conclusión más acabada.

"Nosotros queremos profesionalizar el arte, pero también desarrollar un sistema del arte fuerte, sano y perdurable. Por eso tenemos que trabajar en sinergia con todas las instituciones". Bardier destaca el apoyo de entidades públicas y privadas para Este Arte, entre ellas del Ministerio de Educación y Cultura, Antel, Uruguay XXI y de marcas como Absolut y Bang & Olufsen. Más allá de los días de exposición y venta, esta edición repite de la pasada la organización de tertulias y debates, y agrega variantes audiovisuales como novedad (ver nota aparte). "La feria no solo busca crear un mercado de arte, también tiene que ser una plataforma de discusión, de generación de masa crítica". Y agrega con orgullo que medios como The Art Newspaper, un mensuario referencial en las artes visuales, ya incluyó a Punta del Este en sus páginas. "Desde el punto de vista turístico, no dudes que la feria tiene gran potencial".

Una de las locatarias, Galería Sur

La Galería Sur surgió a mediados de la década de 1980 cerca del puerto de Punta del Este. Hoy está en la parada 46 de la Ruta 10 de La Barra y es una referencia en el balneario. Entre los artistas con que Sur trabaja y cuyas obras estarán en Este Arte se destacan Eduardo Cardozo, Wifredo Díaz Valdez, José Gurvich (el único fallecido), Ignacio Iturria y Marcelo Legrand, uruguayos.

La continua en La Barra.

La Galleria Continua nació en San Gimignano, en la Toscana italiana, en 1990. Según sus responsables fue esa ubicación, lejos del vértigo de las grandes urbanizaciones, la que forjó su carácter: simbiótica, contemporánea y ajena a los dogmas. Abrió espacios en China, Francia y Cuba. Trae a Este Arte obras de Daniel Buren (francés), Leandro Erlich (argentino), Carlos Garaicoa (cubano), Antony Gormley (inglés), Jorge Macchi (argentino), Cildo Meireles (brasileño), Hans Op de Beeck (belga) y Giovanni Ozzola (italiano).

Experiencias sensoriales.

Este Arte 2016 se inaugurará solo para invitados el martes 5 a las seis de la tarde. Del miércoles 6 al viernes 8 funcionará de cinco de la tarde a once de la noche. La entrada cuesta 25 dólares y menores de hasta 12 años ingresan gratis (www.estearte.com).

Además de las veinte galerías, se ofrecerán las conferencias Todo lo que usted quería saber de un galerista (y no se atrevía a preguntar) el miércoles y La ficción de la arquitectura o la arquitectura de la ficción el jueves.

El viernes 8, como parte de la primera edición de Este Sonido, a cargo del curador Martín Craciún, el músico Luciano Supervielle ofrecerá su Suite para piano y pulso velado. Es que en esta segunda feria se decidió apelar a nuevas experiencias sensoriales. "La gente tiene prejuicios con las artes visuales y eso no pasa con la música, donde hay una relación más directa", dice Laura Bardier, directora de Este Arte. Otra novedad será el Video Lounge, con videos de artistas. Pese a su juventud, la feria ya tiene su Comité de Amigos, compuesto por unas veinte personas, coleccionistas y amantes del arte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)