SALUD

Me duele la espalda, doctor

¿Tengo que dejar de hacer deporte?, ¿Es necesario hacer reposo? Como esos, son muchos los mitos sobre los problemas de columna. Pero, ¿cuáles son verdaderos?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El dolor de espalda es la principal causa de incapacidad en el mundo

Doctor, me duele la espalda, ¿qué puedo hacer?", es la consulta más frecuente que le realizan a los traumatólogos. Sea por la postura, por un mal movimiento, por un esfuerzo, por un golpe, por un deporte o por un trabajo, el dolor de espalda es uno de los sufrimientos más habituales en las personas, tanto niños, adolescentes, adultos o adultos mayores. Es probable que muchos de nosotros lo hayamos sentido, al menos una vez en la vida. Y si no, es posible que algún familiar, amigo, conocido, compañero o vecino, se haya quejado por ese dolor. De hecho, de acuerdo a estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud, una de cada diez personas en todo el mundo sufre de dolor de espalda y es la principal causa de incapacidad a nivel mundial. Pero, claro, al ser un problema tan corriente, está rodeado de mitos que muchas veces, suelen no ser verdad. ¿Tengo que hacer reposo si me duele la espalda?, ¿Puedo hacer deportes?, ¿Alcanza con que cambie la silla de mi oficina? Domingo consultó a especialistas que confirman o desmienten estos y más mitos.

MITO: Solo los adultos mayores sufren dolores de espalda

FALSO.

No hay una edad que sea más propicia para que aparezcan los dolores de espalda. Según Julio Tarabini, médico traumatólogo, se pueden ver en niños, jóvenes, adultos y adultos mayores. Por supuesto que es más frecuente en los adultos que superan los 50 años, "etapa en la que los elementos artrósicos — que todos tenemos porque son propios de nuestro envejecimiento— hacen sufrir de la columna, especialmente en la zona lumbar", como aclara el doctor Oscar Carreras, especialista en patología y cirugía de la columna.

Por otra parte, Tarabini considera que otra etapa en la que se ven con frecuencia, es en los adultos en etapa laboral activa. Cada actividad, sea estar sentado ocho horas en una oficina o tener que caminar o subir escaleras diariamente, puede generar que los dolores aparezcan. Además, Carreras explica que cada vez es más común que adolescentes y adultos jóvenes sufran de este problema por realizar actividades deportivas de forma excesiva, con una alta frecuencia, de mucho contacto físico y con mucha intensidad.

MITO: Si duele la espalda, es mejor hacer reposo.

FALSO.

Está claro que cada caso es particular y, por lo tanto, las medidas a tomar en cada persona serán específicas e individuales, una vez que se determinen las causas reales del dolor. Sin embargo, a nivel general, el reposo no es imprescindible. "Se puede hacer reposo cuando el dolor obligue y la persona no lo soporte más", siempre y cuando haya realizado una consulta médica previa, explica el traumatólogo Tarabini. "Pero en general, la persona se puede mantener en actividad", aclara.

Además, hay ciertas medidas a nivel general que el doctor Carreras recomienda. No se pueden cambiar las tareas laborales, pero sí hacer ciertos ejercicios y actividades para mejorar la postura o aliviar a la espalda. Es necesario, por supuesto, mantenerse con un peso adecuado a la edad y a la altura. También, evitar el cigarrillo y el consumo de alcohol: "Esto lleva habitualmente a que los discos de la columna empiecen a tener un desgaste mucho antes y precoz. En el caso de las mujeres que llegan a la edad de la menopausia y tienen altas ingestas de alcohol y el vicio del cigarro, tienen una pérdida de calcio óseo mayor a la que tienen normalmente por la pérdida de las hormonas femeninas", afirma Carreras. En los hombres, tiene efectos similares.

MITO: El estar varias horas sentado diariamente puede afectar la espalda

VERDADERO.

Esto es una verdad conocida y que no escapa a quienes trabajan sentados durante varias horas al día. "Si bien el dolor de espalda puede afectar a cualquier persona, es común verlo en las personas que trabajan sentadas muchas horas", sostiene Tarabini. "Si uno toma en cuenta la posición del disco intervertebral en la columna vertebral, está en el sector anterior, entonces cuando uno está sentado habitualmente todo lo que hace lo hace hacia el frente, y la columna tiende a comprimir el disco. La compresión en mayor cuando está sentado que cuando uno está de pie", explica. Lo que sucede entonces es que la función de amortiguación que tiene el disco se ve sobrecargada. Por eso es especialmente importante cuidar la postura y tener en cuenta una serie de medidas, como explican los especialistas: la silla debe ser giratoria —si así lo requiere la persona —, contar con un respaldo fijo y alto que llegue, por lo menos, a la altura de los hombros, que tenga posa brazos regulables al tamaño y altura, que posea un modelador lumbar y que sea regulable en altura para que la persona pueda tener los pies apoyados de forma tal que las rodillas y las caderas estén a 90 grados. El escritorio, a su vez, tiene que estar a la altura de los brazos y la pantalla de la computadora lo más frontal posible y alta. Por otro lado, cada una hora o una hora y media, la persona debería pararse, caminar y después volver a la tarea, a los efectos de liberar la carga sostenida por las articulaciones.

MITO: Con dolor de espalda no se puede hacer actividad física.

FALSO.

Son muchas las personas que tienden a pensar que no se puede realizar actividad física con dolor de espalda y que la suspenden porque creen que hacer ejercicio los va a perjudicar más. Eso, según los especialistas, es un error. Una vez más, siempre depende de la situación particular de cada persona, pero en general, se debería poder hacer ejercicio. De hecho, explica el doctor Carreras, "hay actividades físicas que deben realizarse aunque el paciente tenga dolor, que funcionan como una medida higiénica". A esto, Tarabini agrega que mientras la actividad no genere molestias, por más que "exista una discopatía, se debería realizar normalmente, sobre todo si es parte importante de la vida de la persona". Claro está que las actividades que deben evitarse son las de alto impacto, esfuerzo y que tengan un gran contacto físico.

MITO: Las contracturas no son causa sino consecuencia del dolor de espalda.

VERDADERO.

"Muchas veces se atribuye a los problemas de la espalda como causa la contractura, pero la contractura es una consecuencia de otro problema", explica el doctor Tarabini. En general, la contractura no constituye el problema en sí mismo, sino que es solamente una manifestación, entonces "si bien requiere de su tratamiento, es imprescindible tratar la causa que la genera", agrega el traumatólogo.

MITO: Es tan habitual el dolor de espalda que no es necesario consultar a un especialista.

FALSO.

Esto no quiere decir que cuando aparezca el dolor hay que consultar inmediatamente a un médico ni mucho menos. Lo recomendable es, como dice Tarabini, que si la persona toma algún analgésico o alguna medida —como cambiar la postura— y el dolor no se va y le genera alguna disfunción o impedimento en su quehacer diario, e incluso cuando el dolor empieza a afectar otras áreas como la psicoemocional, entonces sí, debería ir al doctor. A su vez, el doctor Carreras considera que si el dolor aparece de forma brusca y no cede de inmediato o si es repetitivo por episodios que persisten y no tienen respuesta ante los analgésicos, entonces, no debería esperarse un tiempo prolongado para consultar a un especialista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)