NOMBRES DEL DOMINGO

Marcia Gay Harden, siempre tan versátil

Formada en el teatro y ganadora de un Oscar, la camaleónica actriz cultiva el bajo perfil y se luce en un nuevo film dirigido por un uruguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ganadora del Oscar Marcia Gay Harden, ahora es la protagonista de una película dirigida por un uruguayo.

El vínculo entre Uruguay y Marcia Gay Harden comenzó en 2001, cuando ganó un Oscar como mejor actriz secundaria en La vida de un creador (Pollock, 2000). Ella aún no lo sabía, pero esa estatuilla dorada sería decisiva para que, más de una década después, el director uruguayo Juan Feldman la eligiera entre varias candidatas para protagonizar su primer largometraje en Hollywood, Pura vida (actualmente en cartel en Montevideo). "Cuando me puse a trabajar para conseguir al elenco, le di el guión a una directora de casting a la que le gustó y se comprometió a ayudarme. Entre los dos armamos una lista y al final llegamos a tres actrices. Todas tenían que tener un Oscar, porque yo necesitaba poner Ganadora del Oscar en el póster", contó en un encuentro montevideano con El País. Su primera opción fue Charlize Theron, pero tenía la agenda ocupada por tres años. Luego tuvo un almuerzo sin final feliz con Helen Hunt. Y finalmente conoció a Harden, quien con su belleza discreta, su gran simpatía y su alma de teatro rápidamente congenió con el director. "Es una ‘sweetheart’", recuerda Feldman que le dijo la directora de casting en una entrevista de Galería de Búsqueda. Fue ella quien le aconsejó inclinarse por la actriz, "una persona con quien todos los directores quedan encantados de trabajar".

Y Feldman no fue la excepción. En Pura vida no solo buena parte de la historia, sino también el dramatismo y la emoción, dependen del rostro la actriz de 56 años. El film, cuyo elenco se completa con el español Oscar Jaenada (Cantinflas), cuenta la historia de Jane, una bibliotecaria a la que despiden y parte de viaje a Costa Rica, donde conoce a Juan (Jaenada), un padre soltero que la pelea todos los días como guía turístico para llegar a la cuota del colegio privado al que manda a su hija. En este trabajo, que además de dirigir, produjo y editó, Feldman quería contar algo sobre la realidad que vive en Estados Unidos, donde se radicó hace ya 20 años. "La soledad de la gente, que es tremenda. No sé cómo será acá, porque me fui hace muchos años, pero allá la gente está muy sola. (…) Pensé en una persona introvertida, una mujer estadounidense, y contrastar su vida y su mundo con el de un latino que es todo lo opuesto: extrovertido y sociable".

Con más de 30 años de irregular pero intensa carrera, en la pantalla Harden ha hecho de todo. Fue la mujer de un gángster bajo la dirección de Joel Coen (Millers Crossing, 1990), una madre soltera con problemas de alcohol en Romance otoñal (1992) y la grandiosa Ava Gardner en un telefilm biográfico de Sinatra (1992). Interpretó a una ingeniera que se enamoraba de un veterano astronauta en Jinetes del espacio (2000), su primera colaboración con Clint Eastwood (también actuó en Río místico, 2003), a la pintora Lee Krasner, esposa de Jackson Pollock, en la película que le valió el Oscar (2000) y, más recientemente, a la madre de Christian Grey en la versión cinematográfica del bestseller Cincuenta sombras de Grey. En Pura vida (2015) es una mujer de pelo alborotado y mirada alicaída en plena crisis de la mediana edad, un personaje que, según dijo que a Clarín en 2012, amó profundamente. "Yo conozco a esta señora, a esta mujer, quien no piensa mucho en sí misma, quien no imagina mucho sobre su vida y está triste, muy triste, y muy deprimida. Pero para mí es divertido, el momento de esta mujer es divertido; para mí, la historia es como Cenicienta, porque luego se convierte".

Según el sitio especializado IMDB, el trabajo de Harden generalmente convierte producciones mediocres en productos que vale la pena mirar. Y eso se aplica tanto para la gran pantalla como para la tevé. En el último año, la actriz llamó la atención de la crítica por su papel en Código Negro (Sony), una serie que transcurre en el Hospital de Los Ángeles. Por su rol, estuvo nominada al Peoples Choice Award 2016 como Actriz Favorita en Nueva Serie de TV.

Más allá de los vaivenes de su carrera, poco se sabe de su vida privada. Nació en California en 1959 sin antecedentes actorales en la familia. Su madre era ama de casa y su padre un oficial naval, responsable de que en su infancia se mudara seguido. Una de esas tantas escalas fue en Grecia, donde Harden empezó a interesarse por el teatro y se volvió habitué de las obras en Atenas. En su juventud volvió a Europa a estudiar, pero se licenció en teatro en la Universidad de Texas, en 1983. Alguna vez contó que de su experiencia europea aprendió ciertos valores que luego, como profesional, la llevaron a alternar trabajos comerciales con otros de corte social o independiente. Y aunque su cara más visible ha sido el cine, nunca abandonó las tablas. De hecho, en 2009 ganó un Tony como mejor actriz principal en la obra God of Carnage, una pieza que reestrenó dos años más tarde.

Su perfil bajo solo se desdibuja en algunos posts de su blog, donde la actriz recuerda el legado de su padre o muestra fotos de sus últimas vacaciones en familia. Actualmente divorciada, estuvo casada con Thaddaeus Scheel, a quien conoció en la producción de The Spitfire Grill (1996); es madre de tres hijos, Eulala Scheel y los mellizos Julitta and Hudson.

Sin ser feminista, disfruta compartiendo cartel con sus colegas mujeres y defiende su lugar en una industria que, entiende, todavía es muy machista. "La televisión es un amplio mundo de oportunidades para las mujeres de 30, 40 y 50. ¡Gracias a Dios! En cualquier película hay diez papeles para hombres por cada uno de mujer, especialmente en los films de acción". Ella, por eso, nunca tiene un no para la pantalla chica.

Un viaje a nuevos caminos.

Pura vida, el primer largometraje del uruguayo Juan Feldman, cuenta la historia de una bibliotecaria (Marcia Gay Harden), quien tras perder su trabajo viaja a Costa Rica para suicidarse. Pero allí entra en escena Oscar Jaenada (Juan Chapa), un guía turístico que casi sin darse cuenta le muestra que la felicidad todavía es posible. Cuando se conocieron, Harden abrazó a Feldman y lo felicitó por el guión, pero también le pidió para hacer algunas observaciones sobre el personaje. "Es que es una mujer de teatro y desde ese lugar conectamos muy bien. Nos hicimos amigos", asegura el director.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)