NOMBRES DEL DOMINGO

Julieta Díaz, nacida para actuar

La artista argentina se ha probado tanto en papeles dramáticos como en comedia, donde vuelve a brillar este año junto a Adrián Suar en una película muy taquillera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julieta Díaz comenzó de niña en la actuación y lleva 22 años de carrera.

Tiene un retrato de Niní Marshall en la mesita de luz. La popular actriz cómica que cosechó éxitos entre la década de 1940 y avanzada la de 1960 marcó la carrera de Julieta Díaz, aunque su perfil sea bien distinto al de la inefable comediante argentina. Sin embargo, su talento interpretativo ha quedado bien marcado en los 22 años de carrera en televisión y cine, como una actriz con la notable capacidad de sumergirse en piezas dramáticas, como en comedias ligeras.

Desde el 10 de agosto pasado en carteleras argentinas —desde el 17 de agosto en las uruguayas— su nombre vuelve a estar junto al de Adrián Suar, una pareja de ficción que ya ha probado su valía en la comedia y vuelve a hacerlo en El fútbol o yo.

"Hay algo de los colores y el ritmo de nuestros estilos de interpretación que encaja. Como Gustavo Bermúdez y Andrea del Boca (se ríe). Soy muy noventosa. Pero en serio, trabajamos muy bien y la pareja funciona aunque sea en un nuevo contexto. Nunca es la misma pareja", contó la actriz en una reciente entrevista concedida al matutino La Nación, en ocasión del estreno.

Lo cierto es que su experiencia actoral le ha permitido encarnar los roles más dispares, desde una joven Eva Duarte —antes de convertirse en la mítica Eva Perón— hasta la agente policial Gabriela Valentini de la exitosa serie 099 Central.

La comedia le redituó a Julieta Díaz algunos de sus más grandes éxitos. Un claro ejemplo de ello es la que también protagonizó con Suar, Dos más dos, que en 2012 llegó a sumar un millón de espectadores. Al año siguiente pasó algo similar con la comedia Corazón de león, que coprotagonizó con Guillermo Francella y que superó la marca de la anterior con un total de un millón setecientos mil espectadores.

Con 39 años, casada con el estadounidense Brent Federighi, con quien tiene una hija de tres años, Elena Antonia, la actriz lleva más de dos décadas en las pantallas. Pero, en realidad su carrera empezó mucho antes. Era una niña de 12 años cuando se inició en el mundo del teatro.

Chiquitita.

A los 12 años Julieta Díaz comenzó a estudiar arte dramático. Tenía en su casa al mejor maestro, su propio padre Ricardo Díaz Mourelle, un actor de carrera que la introdujo en la interpretación. Su madre, María Bernarda Hermida, se dedicaba a la terapia floral, pero también había alentado su vocación.

A los 17 años continuaba estudiando actuación cuando, a través de Fernando Spiner, consiguió su primera oportunidad en la pantalla chica. Se trató de la miniserie Bajamar, la costa del silencio, y también en 1995 tuvo un papel en la serie Nueve Lunas. Desde entonces su carrera en la televisión comenzaría a sumar títulos con, al principio, papeles de poca importancia.

"¿Querés que te cuente mis primeros papeles en Pol-ka? Me acuerdo de todo perfectamente. El no sé si se acuerda, aunque tiene buena memoria. Fue en Verdad-consecuencia. Hice de Empleada 1", recordaba a las risas durante la entrevista conjunta con Adrián Suar en ocasión del estreno de su última película.

De ese modo y hasta principios de los años 2000, Julieta Díaz va aumentando la importancia de sus papeles. Lo que sería su consagración en series televisivas llegaría con Soy gitano, que protagonizara Osvaldo Laport. Al año siguiente encabezó el unitario Locos de amor; por ambos papeles ganó los premios Clarín y Martín Fierro.

En 2007 muestra su veta dramática con un papel en la película La señal, con el rol principal para Ricardo Darín. Luego de estos reconocimientos llega su momento en la comedia para la gran pantalla con El año que viene a la misma hora (2009), que coprotagoniza con Suar.

Pero sin duda la gran prueba de su vida fue la maternidad. La actriz reniega de la visión idealizada del ser madre. "Supe recién que quería ser madre tiempo después de casarme. Mi marido quería sí o sí y esa fue la discusión. Tuve que profundizar para saber cuál era mi deseo. Mi marido me despertó", contó en una entrevista concedida a Clarín pocos meses después de dar a luz a su hija Elena Antonia.

Con realizaciones personales y con proyectos profesionales ligados a su pasión por la actuación, Julieta Díaz pasa por su mejor momento.

Tres hitos en el cine.

Uno de los desafíos que tomó en su carrera fue el de interpretar el papel de Eva Duarte "antes de que se convirtiera en Eva Perón", en el film Juan y Eva. En comedia uno de su grandes éxitos fue la que protagonizó junto a Guillermo Francella, en Corazón de León. Este año estrenó El fútbol o yo, donde vuelve a coprotagonizar con Adrián Suar.

Lo meor y lo peor de ser actriz.

En una reciente entrevista publicada por Infobae, le preguntaron a Julieta Díaz qué era lo mejor y lo peor de ser actriz. "Lo mejor es poder trabajar y siempre empezar de nuevo. Hacer diferentes proyectos, diferentes personajes, diferentes directores, diferentes compañeros. Eso está buenísimo, nunca me aburro. Y lo peor sería que nuestro instrumento somos nosotros mismos: trabajamos con nuestras emociones y nuestros estados de ánimo, entonces eso está medio a flor de piel. Somos un poco sensibles a enojarnos, a reírnos. A mí a veces me gustaría ser un poco más estable en algunas cosas", respondió la actriz luego de reír un poco por el tono de la pregunta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)