nombres del domingo

Jimmy Morales, ahora no es chiste

Un comediante será el nuevo presidente de Guatemala, un país sacudido por la pobreza y la violencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jimmy Morales, presidente electo de Guatemala.

LUIS PRATS

Te quiero tanto que por ti cruzaría el mar nadando, atravesaría el desierto sin agua y me enfrentaría al Ejército con un cortaúñas", le dice un muchacho a su novia. "¿Y vendrás a verme esta noche?", pregunta ella. "Bueno, si no llueve, voy", dice él.

El humor de Jimmy Morales, Neto en el dúo "Nito y Neto" que formó con su hermano Sammy, no serán recordado como el más incisivo, mordaz o actualizado, pese a que apareció durante años en televisión y llegó al cine. Pero ahora que fue elegido presidente de Guatemala, el comediante tiene un objetivo diferente al de la risa del público: "Mi aspiración más alta es que, dentro de 100 años, en las aulas escolares se enseñe que Jimmy Morales fue el mejor presidente de la historia guatemalteca".

Le espera una tarea que no está para bromas: presidirá uno de los países con mayores niveles de desigualdad en Latinoamérica, con altos índices de pobreza —en especial en zonas rurales y entre poblaciones indígenas— y con tasas de desnutrición crónica y de mortalidad materno-infantil de los más altos en la región, según informes del Banco Mundial. Además, la violencia representa un azote constante, con un promedio de 40 homicidios cada 100.000 habitantes, a un ritmo de 13 muertes violentas cada día.

Para colmo, la corrupción institucional es endémica, al punto que Morales prácticamente arrasó en la segunda vuelta electoral del 25 de octubre con un lema simple y hasta redundante: "Ni corrupto ni ladrón".

El comediante llegó a los comicios con una doble ventaja. No es un político tradicional, por lo cual no sufre el desprestigio de la clase política guatemalteca. Y su pasado reciente como actor lo convirtió en un personaje que no necesitaba presentación a los ojos de los electores.

"Durante 20 años los he hecho reír, les prometo que si llego a ser presidente no los voy a hacer llorar", afirmó Morales durante la campaña.

"A todo el mundo le gusta una persona que combina bien sus principios y sus valores con una sonrisa y con un chascarrillo o un chistecito durante la conversación", dijo también.

su historia

. Si bien Morales era muy conocido en su país, más allá de sus fronteras recién se preguntaron quién era cuando las agencias de noticias titularon: "Un comediante es elegido presidente de Guatemala".

La biografía oficial anota que nació en la ciudad de Guatemala en 1969 como James Ernesto Morales y que en 2011 cambió legalmente su nombre de pila a Jimmy. De religión evangélica, hizo casi todos sus estudios en institutos vinculados a ese credo, en los cuales llegó a recibirse de licenciado en Administración de Empresas y de profesor de Teología. A eso sumó una maestría en Altos Estudios Estratégicos con especialización en Seguridad y Defensa y un doctorado en Seguridad Estratégica en universidades locales.

Con todos esos diplomas, sin embargo, se dedicó a la actuación. Su mayor éxito fue el programa Moralejas, junto a su hermano Sammy, que estuvo 15 años en la televisión guatemalteca. Sus personajes Nito y Neto saltaron luego al cine, donde protagonizaron varias películas de bajo presupuesto para consumo doméstico. Cuando se hizo político, sus opositores lo acusaron de buscar el voto de la gente pobre, luego de haberse burlado de ella con sus estereotipos en sus programas y películas.

En política, su trayectoria es mucho más breve. En 2011 se postuló como alcalde del municipio de Mixco por el partido conservador Acción de Desarrollo Nacional (ADN). Obtuvo menos del ocho por ciento de los votos. Pese a su escaso arrastre, al año siguiente fue invitado a sumarse al Frente de Convergencia Nacional (FCN), un partido de tendencia derechista, creado por antiguos militares de línea dura, protagonistas de primera fila de la vida guatemalteca desde hace décadas. En 2013, Morales fue designado secretario general de la agrupación y en 2015 proclamado candidato a la Presidencia.

Su postulación resultó contemporánea a los escándalos de corrupción que obligaron a renunciar al presidente Otto Pérez Molina y a la vicepresidenta Roxana Baldetti, además de salpicar a decenas de políticos y funcionarios. En otras palabras, la situación era propicia para que un actor cómico se convirtiera en la mejor opción electoral a los ojos de sus compatriotas.

En la primera vuelta, el 6 de septiembre, Morales obtuvo poco más del 23% de los sufragios, suficientes para ser el más votado en un panorama atomizado. Pasó al balotaje con Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza, que había llegado al 19%.

El 25 de octubre, la segunda vuelta representó una marcha triunfal para Morales, que llegó al 68,23%, aunque la participación electoral cayó mucho con respecto a la primera ronda, de 71% a 56%.

Asumirá su cargo el 14 de enero. Le tocará entonces salir a un escenario hasta ahora desconocido para él, como es el de la gestión gubernamental. Y la audiencia ya no espera chistes. "Alguien me dijo: no quisiera estar en sus zapatos , y le dije para serle honesto, yo tampoco", confesó, quizás su última broma como comediante.

Críticas a Un candidato sin programa

Jimmy Morales hizo su campaña apoyado en dos ideas, la honradez y la defensa de los pobres, claves en un país azotado por la corrupción y donde la pobreza afecta a más de la mitad de la población. Más allá de eso, el propio candidato admitió en algunos foros que no cuenta con un programa de gobierno detallado ni con un equipo probado en situaciones de crisis. Incluso solo tiene 11 diputados sobre 158 escaños.

En sus entrevistas, declaró que sus principios son "el temor a Dios, la familia y el honor", en ese orden.

El columnista Manolo Vela Castañeda sostuvo en El Periódico que su elección es "una estafa marca Jimmy". "Nos engañó un comediante, un actor" con "desenvoltura para hablar de todo sin tener idea de nada", dijo.

Una crítica reiterada es que su partido FCN es la voz política de los militares acusados de violaciones a los derechos humanos durante la larga guerra civil (1960-1996) que desgarró a Guatemala. "Desde que asumí la secretaría general en 2013 la dirigencia fue remplazada en un 99% por personas de mi entera confianza, sin experiencia política, pero con el deseo y la capacidad de construir una Guatemala feliz e inmortal", argumenta. Y dice que su vice Jafeth Cabrera, un docente, es de izquierda, pero su primer diputado es un teniente coronel retirado, Edgar Ovalle.

Forma un dúo cómico junto a su hermano

"La gente en la calle me pregunta si soy Nito o soy Neto. Soy Neto, no soy bonito pero soy coqueto", dice Jimmy Morales en sus discursos, como "chiste". En realidad, resulta difícil reconocerlo cuando interpreta a Neto, ya que su hermano Sammy es igual a él cuando hace de Nito. Son dos vaqueros ingenuos de bigotes que aparecieron en varias películas. Una de ellas, Un presidente de a sombrero, es una sátira a las actividades políticas.

¿Profética?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)