Qué cambios ocasionará en la Red? 

Internet: Un futuro enredado

Es imposible pensar al ser humano actual sin el uso de tecnología. Y más inverosímil aún es pensar en su futuro sin Internet. Al menos eso es lo que dicen los expertos, quienes estiman que, para 2015, solo en Uruguay ocho de cada diez personas estarán conectadas a la Red.

TOMER URWICZ

Se habla del cambio que representa el ciberespacio en el diario vivir, el acceso a la información y la organización social. ¿Pero cuáles son en concreto las transformaciones que se pueden esperar a mediano plazo? ¿Cuál es el límite, si es que lo hay?

No existe. Algunas aplicaciones que hoy ya funcionan brindan para los expertos pistas de lo que sucederá a nivel masivo: pacientes que son operados en un país diferente al que se encuentra su cirujano; la biblioteca del Vaticano, con todos sus manuscritos, accesible en forma digital; traductores en tiempo real que permiten negociar con un chino sin saber una palabra de inglés o mandarín; cepillos de dientes que detectan la presencia de una caries y ya agendan cita con el dentista; cámaras de fotos con realidad aumentada que dan información virtual sobre una realidad física; luces del hogar controladas por una tablet; ciudadanos que dialogan y eligen a sus representantes políticos desde un celular; e infinidad de documentos al alcance libre de la población sin importar su lugar en el mundo.

Hay más. Vinton Cerf, uno de los inventores de Internet, adelanta a Domingo que se está trabajando en dialogar con los animales a través de la Red e incluso con los extraterrestres, si es que se encuentra vida más allá de la Tierra.

Es el mismo Cerf que en un congreso celebrado en Japón en 1994 estimaba que para el año 2000 los usuarios de la Red serían unos dos millones. A su optimismo le faltaron algunos ceros, porque se calcula que en aquel entonces hubo unas 361 millones de personas conectadas. En 2012 la cifra trepó a los 2.406 millones (tres veces más que toda la población de Europa).

Estos usuarios envían en solo un minuto 100.000 tuits (siete veces la extensión del Don Quijote de Cervantes), hacen dos millones de búsquedas en Google (los materiales consultados en forma presencial en la Biblioteca Nacional en 2011 fueron solo 26.538, casi la tercera parte que en 2009), suben 30 horas de material en video a YouTube (sería como ver Titanic entera nueve veces), envían 204 millones de correos electrónicos y realizan una infinidad de otras actividades que generan una abundancia de información difícilmente controlable para cualquier gobierno.

INFORMACIÓN. "No faltarán muchos años para que las grandes bibliotecas del mundo estén digitalizadas", afirma el ingeniero Juan Grompone. Los principales manuscritos del mundo estarán en Red, lo que, a juicio del especialista, "despertará una capacidad creadora humana que está dormida". Quizás a algún joven entusiasta se le ocurra una idea brillante en base a un documento que estaba perdido desde hacía siglos en un monasterio en Alemania, en el Vaticano o, por qué no, en un museo uruguayo.

Pero para entender estos manuscritos es necesario saber el idioma, piensa uno con la mentalidad de ahora. Se equivoca. El cuento de la Torre de Babel parece llegar a su fin. "La traducción en tiempo real ya es un hecho y en poco tiempo se perfeccionará de tal manera que uno pueda conversar naturalmente con alguien que no conoce su idioma", dice Raúl Echeverría, director del Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe (Lacnic). Con seguridad más de un intérprete puede pensar en buscar otro trabajo. Internet puede conseguir lo que no pudieron concretar los anteriores intentos de eliminar las barreras idiomáticas. "Primero el esperanto como idioma universal y luego el inglés como lengua común para los negocios y la política", señala Grompone.

Y no sólo habrá más información disponible de forma inmediata sin importar el idioma y el lugar en el que uno se encuentre, sino que incluirá una multiplicidad de formatos. Tal es así que los niños de hoy parecen demostrar que en un futuro muy cercano el mundo no se explicará solo en libros como lo ha entendido la generación antecesora. "¿Cuál es el principal mecanismo de búsqueda de los niños uruguayos en sus ceibalitas?", pregunta el presidente del Plan Ceibal Miguel Brechner. "YouTube", responde. "Los chicos buscan videos, de lo que sea".

Claro que para las maestras esto supone un desafío. "Ya no se necesitan docentes al estilo Wikipedia (enciclopedia) porque los jóvenes los datos que buscan los encuentran", explica Brechner. En todo caso "se precisa educar sobre el uso de tecnologías y el análisis crítico de los medios", complementa Ida Holz, quien participó en la fundación de Internet en Uruguay.

¿Para qué educar en el uso de Internet? Por un lado, dice Brechner, para potenciar las habilidades. Hoy una persona creativa tiene "mayores probabilidades de darse a conocer" gracias a la Red. Por otro, agrega Echeverría, "la cantidad de tecnología disponible alrededor de uno irá en crecimiento a tal punto que en pocos años ya no se pensará en Internet como parte de nuestra realidad. Nadie dirá `me voy a conectar a Internet`, porque se vivirá conectado. Será como utilizar la red eléctrica hoy".

COTIDIANIDAD. También estará conectado el aire acondicionado con el celular y el lavarropa con la PC. Es el Internet de las cosas, la conexión a la Red de objetos del diario vivir. En casi todos los hogares la heladera revisará cada semana qué alimentos se están terminando y hará el pedido al supermercado; y casi todos los championes registrarán `en la nube` las estadísticas del ejercicio que uno realiza, afirma Diana Parra, gerente de la División de Sociedad de la Información de la Agencia de Gobierno Electrónico (Agesic). Y así cada elemento del mundo físico estará digitalizado.

Pero hay más. La realidad aumentada (capturar con un dispositivo móvil la imagen de un lugar y asociarla a contenidos virtuales) estará en la vida diaria. Tal es así que en unos cinco años "no se va a necesitar conocer la dirección donde vive otra persona porque se podrá saber todo online", indica Echeverría.

Otras tendencias afectan aún más la rutina. En ese sentido una de las prioridades en la investigación es la salud. Ya existen ejemplos de intervenciones médicas a larga distancia, pero la complejidad es mayor y cada vez más extensiva. En Uruguay, de hecho, se trabaja "en una red de salud", cuenta Holz, "que permite diagnósticos remotos, la consulta a especialistas online (sobre todo por falta de personal capacitado) y el acceso a la historia clínica del paciente al instante".

Se trata de una apuesta cada vez más arraigada a los intereses humanos. Es que "la gente está acostumbrada a decir que Internet es la `red mundial de ordenadores`, pero se está convirtiendo en la `red mundial de personas`, una transformación que está siendo impulsada por las redes sociales", señala a Domingo el vicepresidente de Facebook para América Latina, Alexandre Hohagen.

En buena medida este acercamiento se debe a la extensión de nuevas tecnologías. En Uruguay 71,6% de la población mayor de seis años ya tiene un celular, según datos de Agesic en base a la Encuesta Continua de Hogares divulgada esta semana. "En Facebook decimos que nuestros próximos mil millones de usuarios (hoy la red social ya cuenta con más de mil millones) vendrán de los teléfonos móviles", admite el jerarca de la compañía. ¿Qué provocará este fenómeno? "Tendremos en nuestros bolsillos la posibilidad de interactuar con nuestros gobiernos y de participar en la mejora de políticas públicas", dice a Domingo César Calderón, español experto en gobierno abierto.

POLÍTICA. Las tecnologías cambiarán la organización social. "La democracia es un sistema político que no ha avanzado mucho en los últimos años. Pero con Internet las expectativas de los ciudadanos se van a modificar muchísimo", aventura Echeverría.

Basta ver las últimas elecciones en Estados Unidos en las que se pudo segmentar los mensajes electorales mediante la Red. O las revueltas en los países árabes impulsadas desde redes sociales. O el uso que hacen de Twitter los parlamentarios uruguayos. Es que "gracias a Internet la política ha vuelto a su origen: un candidato hablando personalmente con un ciudadano", afirma Calderón.

Y no son sólo los electores los que tienen un mayor acceso a la información, también los propios políticos que pueden conseguir una tendencia sobre la opinión pública casi minuto a minuto. Porque cualquiera, desde cualquier lugar, puede publicar cualquier mensaje. "Eso hará sociedades más democráticas y menos autoritarias", estima Grompone y pone como ejemplo la imposibilidad de una censura total en Cuba, China e Irán.

Para Brechner, esta transparencia es una de las virtudes de la Red y la justificación para no regularla, aunque admite que habrá que pensar sobre la privacidad y los derechos de las personas. A lo que Grompone responde: "La privacidad es lo que uno no hace en Internet". Lo único seguro es que "los políticos deben saber que ya no pueden ocultar nada", explica Calderón, el experto español.

Hoy, las personas casi no conversan en Internet sobre política, dice Calderón. "La gente habla lo mismo que en la calle: de música, de deporte y de amor".

Pero hay científicos que van mucho más allá de la realidad humana conocida hasta hoy, traspasan los límites del cielo, e intentan generar una red que permita transportar datos fuera del planeta Tierra.

Cerf trabaja para crear una Internet interplanetaria que se ponga en marcha entre la Tierra, Marte y la Estación Espacial Internacional. Y si alguna vez se encuentran especies con una experiencia similar a la de los humanos, que se pueda dialogar con ellas en la Red. "Es un intento profundo de estandarizar protocolos del espacio profundo", dice el inventor. "Ya contamos con un diseño de protocolo estable (…) el que calculo se podrá calificar en 2014". Claro que para que se ejecute faltarán, dice, unos cuatro o cinco años más.

"Algunas personas argumentan que debemos resolver primero todos los problemas de la Tierra antes de ir fuera del planeta, pero es como decir a Lewis y Clark (conquistadores del Oeste estadounidense) que deben quedarse hasta que el resto del Este esté en condiciones óptimas. De ninguna manera", concluye.

LAS CIFRAS

54,5%

De los uruguayos mayores de 6 años utilizaron Internet el último mes, 8% más que en igual período de 2010, según el análisis de Agesic en base a la Encuesta Continua de Hogares (INE).

EL URUGUAY CONECTADO

En el mundo, Internet nace en el ámbito universitario y en Uruguay también. En 1987 Ida Holz llegó del exilio. Volvió de México a Montevideo con formación en Informática y con lazos generados de tantos años en el exterior. Fue cuestión de acomodar un poco el cuerpo en el país y enseguida le surgió un desafío: extender un proyecto piloto de envío de correo electrónico que existía en la Facultad de Ingeniería a toda la red universitaria. Aceptó y fue por más. Concurrió a congresos internacionales, se capacitó y en 1994 participó en la conexión directa de Uruguay con un enlace en Miami, lo que da origen a Internet en el país.

-¿Imaginaba este futuro?

-Jamás. Es un medio de expresión que no conoce de límites y espero siga así.

HITOS DE INTERNET

1967

Arpanet. Red de datos entre universidades y las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Coincide con la venta de computadoras medianas a bajo precio. La aparición de los satélites globalizó esa Red.

1969

El hombre llega a la Luna e internacionaliza las conexiones. Como la Tierra gira, para saber dónde está el transbordador es necesario crear bases en varios puntos del planeta.

1970

Unix. El primer sistema operativo portable que cuenta con un correo electrónico. Surgió en los laboratorios Bell de la compañía de teléfonos norteamericana AT&T. Los centros universitarios del primer mundo pasan a estar comunicados por email.

1978

Minitel. En Francia el gobierno constata que le es muy caro imprimir las guías telefónicas, por lo que crean un aparato pequeño, electrónico, con todos los contactos. Ahí surgen las secciones, se crean las páginas amarillas, las compras online y la publicidad.

1983

Vinton Cerf y Robert Khan crean el protocolo que da origen a Internet. Ellos buscaron intercambiar trabajos científicos y que se pudiera, además de escribir las letras del alfabeto, compartir gráficas, imágenes y música. El mensaje recorre la Red de nodo a nodo y puede elegir otra ruta ante un problema.

1984

Steve Jobs presenta la máquina con disponibilidad gráfica.

1990

www. El inglés Tim Barners-Lee presenta la World Wide Web; es el primer navegador de la Red y el origen mundial de Internet aunque aún no era comercial.

1995

Windows de Bill Gates incluye un navegador gratis,el Internet Explorer.

Netscape. El primer navegador comercial. Desde entonces la Red se globalizó y salió de la órbita científica, militar y académica.

www.elpais.com.uy: La entrevista completa a Vinton Cerf, inventor de Internet, está disponible en el sitio web de El País.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.