LIBROS

Un ícono por dentro

Ser parte de The Ramones es casi una profesión de riesgo. El haber sido alcohólico alimentó al peligro. Hoy lo narra en libro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marky Ramone

Incluso las anécdotas más inocentes en una banda particularmente extrema son una muestra de excesos. A fines de 1988, con George Bush padre recientemente electo presidente de Estados Unidos, The Ramones preparaba su disco Brain drain, que tenía el éxito Pet sematary, mientras iba de gira por el soleado estado de Florida. El baterista Marky Ramone, recién regresado luego de luchar contra su adicción al alcohol, había convencido al mánager de la banda en quedarse un día más en Tampa, prometiéndole que llegaría a tiempo a un recital en Miami Beach. Con él se quedó el bajista y compositor Dee Dee Ramone, que había cambiado la cocaína y la heroína por el litio y dorpromazina.

Para las dimensiones de Estados Unidos, 400 kilómetros de distancia no son nada. Menos si se hacen en un Chevrolet Impala que tanto gusta por esos lares. Claro, no tuvieron en cuenta su estado y que recalentaría al punto de prenderse fuego en medio de la nada, en un paraje llamado Alligator Alley, incendiando varias cuadras de campo. Marky, Dee Dee y Mike, un amigo que hacía de chofer, temían que por su culpa The Ramones tuviera que cancelar el recital. Pagando el autostop más caro de la historia (un fajo de varios cientos de dólares) y soportando un frío chino en la caja de una pickup —su conductor no se fiaba de las pintas de los músicos: camperas de cuero, vaqueros rotos y championes— llegaron a destino absolutamente congelados apenas diez minutos antes de la prueba de sonido. Joey Ramone, el cantante, los recibió con algo que había visto en la televisión: "Había un incendio gigantesco en la autopista. En Alligator Alley. Lo acaban de dar en las noticias. ¿Lo han visto?".

Esta es la primera de las historias que Marky Ramone, nacido como Marc Steven Bell, narra en Mi vida en The Ramones (Planeta, 464 páginas, 720 pesos). Se podría decir que Marky es un privilegiado: fue integrante de la mítica banda punk neoyorquina y aún permanece en el mundo de los vivos (sus cuatro miembros integrantes originales fallecieron). Haber sido parte de ese grupo que revolucionó el mundo del rock, entre 1978 y 1982, y de 1987 hasta 1996, garantiza un sitial en la historia de la música y buenas anécdotas para contar.

NOVEDADES LITERARIAS.

Una mirada al periodismo cultural - Planeta, $ 480

Un libro de Claudia Amengual sobre el periodista Jaime Clara y Sábado Sarandí, su histórico programa radial.

Resplandor - De autor, $ 430.

Nueva entrega de la serie Voces anónimas, de Guillermo Lockhart. Es un viaje a partir del universo mágico de la tradición oral, adelanto de entregas en TV.

La última historia de Homero Escribano- Fin de Siglo, $ 295.

Humor malicioso con muchas referencias al mundo periodístico, literario y editorial a cargo de Jorge Burel.

Need you - Cross books, $ 590.

La escocesa Estelle Maskame presenta la segunda entrega de su trilogía You, con gran éxito en el público juvenil. "Admite que necesitas su amor".

El ruiseñor - Suma, $ 890.

Esta novela de Kristin Hannah, situada en la Francia de 1939, en la Segunda Guerra Mundial, llega con efusivos elogios de Isabel Allende.

Fuego de dragón - Brujita, $ 330.

Fantástica y encantadora historia pensada para niños, escrita por Canela e ilustrada por Federico Combi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)