VIAJES

La historia sale de paseo por Edimburgo

Dominada por su gran castillo en lo alto, la capital de Escocia es una ciudad que invita a caminarla, con sus construcciones medievales, victorianas y recuerdos de escritores célebres.

Edimburgo
Foto: Shutterstock


Amanece nublado en Edimburgo, al mediodía lloverá y más tarde saldrá el sol en esta ciudad, la segunda más grande luego de Glasgow, en Escocia, que puede llegar a tener las cuatro estaciones en un día.

Dependiente del Reino Unido desde 1707, siempre con la esperanza puesta en poder lograr su independencia, en 2014 se realizó una votación donde la mayoría de los escoceses prefería seguir bajo el ala de Gran Bretaña. Después venía otro referéndum este año, pero debió suspenderse debido al atentado ocurrido en Westminster. Pese a todo, otra consulta se podría llegar a dar probablemente para 2019, fecha en que quizás el Reino Unido abandone el bloque comunitario.

La ciudad tiene un movimiento constante entre la mañana y la tarde, y a la tardecita, la Rose Street, donde se encuentran la mayoría de los pubs, se llena de locales y extranjeros.

En las calles, en las esquinas, es muy común ver jóvenes tocando instrumentos desde temprano, y de esta forma el aire se llena de música sin molestar; gaiteros que si se les deja plata, lo que recauden irá para alguna ONG, según informan los edimburgueses, quienes además avisan que a diferencia de otros lados, hay que tener mucho cuidado al cruzar la calle ya que los semáforos duran muy poco y los automovilistas no tienen demasiado respeto por el peatón.

También se podrá ver al pasar, a un hombre con un búho sobre su brazo que lo prestará por unas monedas, y miles de gaviotas por la ciudad posadas sobre los autos, los monumentos y edificios, tan tranquilas que no se irán cuando pasemos a su lado.

Entre tantos tours que hay aquí, los fanáticos de Harry Potter podrán ir tras los pasos de este personaje, al igual que los admiradores de la serie Outlander en las Tierras Altas, o seguir las huellas del rey Arturo, Lancelot y Ginebra.

Al marcharse habrá que llevar algún suvenir que no sea sólo los imanes típicos. A través de la gran cantidad de negocios que hay en la Royal Mile se puede obtener, por ejemplo, un quaich, especie de copa que se usa para tomar brandy o whisky; un spurtle, una vara de madera para remover el porridge, que es un plato de granos de avena molidos típico de Escocia, y, por supuesto, whisky, aunque aconsejan comprarlo en supermercados, ya que en las tiendas especializadas son muy caros debido a los impuestos altos que tienen. Para saber más de esta bebida hay que visitar The Scotch Whisky Experience, que se encuentra cerca del castillo; aquí se puede conocer todo sobre el whisky y ver la tienda.

Aunque todos dicen que la mejor forma de conocerla es caminando, ya que es pequeña, la ciudad cuenta con dos compañías urbanas de autobuses por si se desea ir hacia otros lados, y estos tienen Wi-Fi a bordo; también los black cabs (taxis) y un tranvía muy pintoresco, con sólo 15 estaciones que comunican el aeropuerto con la parte nueva.

Las dos caras

Edimburgo tiene dos distritos Patrimonio de la Humanidad, y bien vale ese título: la Old Town y la New Town. Y no sólo eso, sino que también, en 2004, la Unesco la declaró la primera Ciudad de la Literatura. Edimburgo exuda literatura por donde se la visite.

La Old Town (o Ciudad Vieja) es de estilo medieval. La Royal Mile (la principal) es la avenida que conecta el castillo de Edimburgo con el palacio Holyroodhouse (residencia oficial de la reina Isabel II durante el verano), y en su recorrido hay cuatro distritos importantes: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate, que se pueden visitar con facilidad.

En la New Town (o Ciudad Nueva) las edificaciones son de estilo victoriano. La calle más famosa es Princes Street, que mira al castillo, y sus jardines son de estilo inglés. Ahí están el monumento a sir Walter Scott (imponente, en Princes St. Garden) y el de Wojtek, un oso que fue un soldado, amante de la cerveza (en los jardines de Princes Street).

Al recorrer la Royal Mile, se ven pequeñas calles denominadas closes. Son estrechas y se puede encontrar desde el Mary Kings Close (ideal para hacer un tour y saber de las historias sobre asesinatos, la llegada de la peste en Edimburgo y el fantasma de Annie, la niña que llora porque perdió su muñeca) hasta museos, como el de los Escritores (Writers Museum), en un edificio de 1662, de entrada gratuita como la mayoría en este lugar, donde se podrá saber más de Robert Louis Stevenson, sir Walter Scott y Robert Burns.

Para los amantes de la literatura, a la salida del museo está el monumento Makars Court, en homenaje a escritores de Escocia, donde en las losas en el piso se pueden leer inscripciones con citas de los autores. Si uno sigue este circuito, en York Place está el pub The Conan Doyle y en Picardy Place (en diagonal al bar), la estatua del personaje creado por este escritor: Sherlock Holmes, con su capa, su gorra y su habitual pipa, el sitio obligado para la foto si uno es fanático de sus novelas. El pub Brodie es otro lugar ideal para tomar algo. William Brodie (o Deacon Brodie) es la persona en la que se inspiró Robert Louis Stevenson para escribir El extraño caso del doctor Jekyll y Mr Hyde.

La catedral de Edimburgo, la Saint Giles, del siglo XIV, es una de las dos parroquias de la Old Town y posee su cúpula en forma de corona real. Cerca de acá, algo llama la atención sobre el piso, por su realce: es el corazón del Midlothian, hecho con losas de granito. "En este lugar estaba la antigua cárcel, que fue demolida en 1817. Al pasar por aquí, hay que escupir en el interior del corazón para que traiga suerte, pero ojo, no lo hagan afuera porque si no pueden multarlos", dice Borja, guía español, que hace tiempo que está radicado aquí, y que, pese a la lluvia, no dejará de contar la historia de la ciudad. Él forma parte de los tantos guías que después de casi dos horas cobrará lo que la gente quiera pagarle, ya que es un tour gratis.

Al lado del corazón está el monumento a Adam Smith y a pocas cuadras, la estatua de David Hume, donde los estudiantes se reúnen para frotarle el dedo gordo del pie para que les vaya bien en los exámenes.

Escocia no es solo whisky, fantasmas, polleras kill, spurtle, quaich, Harry Potter y Outlander. También locales de suvenires que venden perros de peluche igual a aquel que hizo popular a Edimburgo: Bobby.

Bajo la lluvia, Borja dice que Bobby fue un perro de raza skye terrier y su dueño, John Gray, un policía de Edimburgo. Por dos años fueron inseparables durante los recorridos que John hacía en su trabajo, hasta que éste falleció de tuberculosis. Bobby, su fiel amigo, no se quería ir del cementerio donde estaba quien había sido su amo. Cuando en Edimburgo los dueños de perros tuvieron que registrar sus mascotas por la cantidad que había en la calle ya que eliminarían a los que no estuviesen anotados, sir William Cambers, un lord de la ciudad, se hizo cargo de Bobby pagando la licencia. Todos los días le llevaba comida, ya que el perro no se movía de ahí. Pasaron 14 años hasta su muerte. En la entrada de Greyfriars Kirkyard (el cementerio) fue enterrado y tiene su propia tumba. Pero una aristócrata de Edimburgo, al conocer esta historia, pidió construir una estatua en su homenaje, que se puede ver en Greyfriars, Midlothian, al lado del pub que lleva el nombre de la mascota. Quien pase por ahí puede tocar la nariz de Bobby, es una tradición y dicen trae buena suerte.

En la reja que se encuentra al final del cementerio, Borja explica que la construcción que se ve atrás, es el George Heriots School, una escuela privada en la que se inspiró la autora de Harry Potter para el origen del Hogwarts, el colegio de magia y hechicería, cuando escribía en la cafetería The Elephant House.

Edimburgo deja que uno pueda recorrerla aunque sea misteriosa, porque a la vez se abre a quienes se atrevan a transitar sus calles pese a la distancia, al idioma y el clima. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)