Viajes

Grandes planes para los más chicos en Miami

Un zoo para interactuar con los animales, paseo por los pantanos y un nuevo complejo para hacer turismo aventura, entre otras actividades para alternar con la playa y tener a los niños felices.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ligre es una cruza de papá león y mamá tigresa.

Para el público infantil, una visita a Orlando y sus parques mágicos difícilmente pueda competir con otros destinos. Sin embargo, Miami, además de playas de arenas blancas y aguas cálidas, ofrece una nutrida cartelera de atracciones para disfrutar en familia, que se pueden alternar con paseos por el South Beach y las visitas a los centros comerciales, todo sin que el ratón Mickey meta las orejas. Porque se sabe, los chicos suelen tener un papel decisivo en la elección del destino de vacaciones y en muchas de las actividades que se realizan en el viaje. Y más ahora, cuando se aproximan las vacaciones de julio. A continuación, una lista con algunas propuestas para tener a los niños contentos. Y un dato: hasta el 30 de setiembre se puede comprar el Summer Savings Pass, con entrada ilimitada al Zoo Miami, al Miami Seaquarium, Lion Country Safari y Museo de la Ciencia. Cuesta US$ 56 para adultos y 46 para chicos de 3 a 12 años.

Jungle Island, el zoo boutique.

Hooney, la serpiente pitón birmana de varios metros de largo, me abraza delicadamente. La sostengo fuerte con las manos, sin sentir el asco y la impresión que siempre le tuve a los reptiles. Después le daré de comer en la boca a un monito capuchino como si fuera un bebe y jugaré con lémures, que saltarán y caminarán por mi cabeza.

Estas son algunas de las experiencias que se viven en el exclusivo tour Go Wild que ofrece Jungle Island, un zoo boutique, pequeño, con pasarelas techadas y muchos árboles, casi selvático, para protegerse del sol y animales a los que se ven a pasos e incluso con los que se puede interactuar.

Los que no quieren gastar 300 dólares en jugar con estos animales exóticos como si fueran domésticos pueden recorrer el predio como en cualquier zoo y pagar sólo algún encuentro en especial, como entrar a ver canguros o darles de comer a las tortugas gigantes.

"La estrella del zoo es el ligre, una cruza entre tigre y león. Este es el gato más grande del mundo, tiene el récord Guinness: sólo existen 30", cuenta Felipe García, guía y veterinario mientras recorremos el parque. El ligre descansa a lo lejos. Los tigres blancos en otro sector están inquietos esperando la comida. Es una suerte verlos con los ojos abiertos porque duermen 18 horas por día.

Un poco más allá están los orangutanes: "Jake, Pina y Connie juegan habitualmente con un iPad al memotest y toman agua de un vaso", explican mientras ellos hacen monerías. Y la lista de animales sigue: hay 450 especies que se ven muy de cerca. Muchas aves de los cinco continentes, leopardo, un serpentario, reptiles y variedad de monos y otras especies exóticas. En el anfiteatro también hay shows de aves, con cóndores y búhos que sobrevuelan las cabezas de los espectadores. Los habitués de Miami recordarán al viejo Parrot Island que estaba en el Sur de la ciudad. Hace 10 años, ese parque dedicado a las aves se mudó al centro de Miami, entre el Downtown y Miami Beach, para tener más espacio y sobre todo más animales. Y así llegaron los exóticos. Dentro de unos años le van a sumar actividades de aventura, como tirolesa.

Una sugerencia: ir con traje de baño porque en un costado hay una playa con inflables acuáticos para divertirse y extender un poco más la visita, que tranquilamente puede durar entre cinco y seis horas.

La entrada cuesta US$ 35 para adultos y US$ 27 para niños. Abre todos los días, de 10 a 18. 1111 Parrot Jungle Trail. www.jungleisland.com 

Otra opción: Miami Zoo. Está en el Sur de Miami, a una hora de auto. Es mucho más grande (más de 100 hectáreas), con más animales, pero también más cansador para los chicos. Se ven leones, jirafas, elefantes, gorilas, entre otros. Evitar los días de mucho calor, aunque hay juegos de agua para refrescarse. Se puede alquilar bicicletas para recorrerlo. Entrada: US$ 18 adultos y US$ 14 menores de 13 años. Abre de 10 a 17. 1 Zoo Boulevard 12400 SW 152 Street. www.zoomiami.org 

El museo de los chicos.

Si llueve a cántaros o hace un calor que derrite el asfalto, el Museo de los Niños puede resultar salvador. En la zona de las museos, muy cerca del flamante Pérez Art Museum y de Jungle Island, y a pocas cuadras del Bayside, es un mundo de juegos interactivos para chicos de hasta 10 años. Los padres pueden sentarse a descansar, mientras los niños se encargan de probar todo, la mayoría de las actividades educativas.

Dos hermanitos de 7 y 8 años entran corriendo al supermercado, uno elige ser cajero, mientras el otro hace las compras (carnes, frutas, verduras y demás en versión plástico), paga y se van hacia el karaoke. Allí pueden cantar y bailar.

Después irán al castillo de los sueños, a timonear un gran crucero auspiciado por Carnival, a construir un edificio y a jugar a los bomberos entre otras salas de las 14 que ofrece el museo para los chicos. Tiene un gran sector con profesores para soltar la veta artística y también se presentan obras de teatro. Ahora, la muestra temporaria es sobre piratas y muy pronto asomará El Mago de Oz. La entrada cuesta US$ 18 tanto para adultos como para niños. El tercer viernes de cada mes el acceso es gratuito. 980 MacArthur Causeway, Miami. www.miamichildrensmuseum.org 

Wakeboard.

Para chicos (y padres) intrépidos, Miami ofrece una nueva propuesta: Aktions Parks. Inaugurado en marzo último, el complejo sobre una laguna en Amelia Earhart Park está preparado para iniciarse y perfeccionarse en el wakeboard, el deporte en el cual la persona se desliza sobre el agua encima de una tabla y es arrastrada por una lancha. Un salida con mucha adrenalina reservada para los que les gusta la acción.

En este caso no se necesita una lancha de la que colgarse. Está formado por un sistema de poleas Rixen Cableways, diseñadas en Alemania, de las que los esquiadores se agarran para recorrer dos circuitos. No es necesario ser un experto ni mucho menos. Tiene una especie de polea escuela para principiantes, donde se puede caer y levantar del agua mil veces sin riesgos.

Se puede empezar con el kneeboard, una tabla en la que se va arrodillado o directamente en el wakeboard, para deslizarse sobre las cálidas aguas de la laguna. Según las habilidades de cada chico, a partir de los seis años ya pueden probar el equilibrio. El instructor controla la velocidad del desplazamiento y la adapta a cada uno. Después sí, se podrá pasar a los dos circuitos de la laguna. Ya existe otro parque similar, de los mismos dueños, en Orlando.

El pase de dos horas cuesta US$ 34; 4 horas, 44, y día entero, $ 54. El alquiler de equipos, aparte (US$ 14). Para los principiantes, $ 59, con un instructor particular y pase de cuatro horas. Abre todos los días, de 10 a 20. 401 E 65 Street, Hialeah. www.aktionparks.com/miami  

Cocodrilos a la vista.

Un clásico para los chicos es la visita a una de las granjas en los Everglades, la gran zona pantanosa del sur del estado de Florida, poco más de una hora al sur de Miami. Allí la propuesta es navegar en los típicos airboats a toda velocidad por los pantanos y tener encuentros cara a cara con los alligators, los reyes de la región. Muy parecidos a los cocodrilos, pero con algunas diferencias: son más anchos y cortos, y los dientes no sobresalen cuando mantienen la boca cerrada.

Everglades Alligator Farm es una de las granjas-parque temático con shows, exhibición de animales y los paseos en los hidrodeslizadores, lo más divertido del parque.

Los airboats son una especie de lancha con una gran hélice atrás que llevan a toda velocidad por los pantanos (con ducha incluida) sin empantanarse.

Durante la navegación primero se ven alligators de todos los tamaños por todos lados (¡cuidado no caerse ni asomar un brazo, hay más de 400 ejemplares solamente en esa zona!) y también se hacen giros como en un parque de diversiones.

Después los shows con los reptiles sobre sus hábitos, y hasta se puede agarrarlos para la foto. Son helados como una piedra. También se puede alimentarlos a las 12 y a las 15. Tarifas: paseo en airboat y acceso a los shows, adultos, US$ 23; chicos, 15,50 (de 4 a 11 años). Alligator Farm está en 40351 SW 192 Ave. Florida City. Horario: todos los días, de 9 a 17. www.everglades.com *LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)