NOMBRES DEL DOMINGO

Todo gracias a la risa

El actor Eddie Murphy, una de las mayores estrellas de Hollywood, cumple hoy 55 años. Conocido en todo el mundo por sus películas de acción y de humor, su mejor etapa fue la inicial, la de comediante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En 1982 saltó al cine y el mundo conoció a una estrella. (Foto: Google)

LEONEL GARCÍA

Un día, alguien pensó que el éxito que Eddie Murphy tenía en la tele podía extrapolarse a la gran pantalla. No era solo un negro cómico de blanquísima sonrisa y voz chillona que daba bien ante cámaras. Era un comediante con todas las letras responsable de mantener a flote un buque llamado Saturday Night Live, mítico late show humorístico de la NBC, que no vivía a principios de los años 80 su mejor momento. Junto al duro Nick Nolte protagonizó 48 horas. Corría 1982 y nacía una superestrella mundial. La película fue la séptima más taquillera del año y sentaba un precedente para la carrera del naciente astro: comedias policiales, subgénero en el cual dos agentes de la ley de personalidades muy distintas son obligados a trabajar juntos, entre tiros y enredos. Mel Gibson nunca se hubiera juntado con Danny Glover para hacer Arma Mortal si el bueno de Eddie no hubiera tenido éxito.

Desde entonces y hasta 2014, las películas protagonizadas por Eddie Murphy, quien hoy cumple 55 años, han recaudado US$ 6.600 millones en todo el mundo. Ha sido el pícaro Axel Foley de las tres versiones de Un detective suelto en Hollywood, el menesteroso Billy Ray Valentine en De mendigo a millonario, Akeem en Un príncipe en Nueva York, el obeso mórbido Sherman Klump, el atlético Buddy Love y toda una lunática familia en la remake de El profesor chiflado. Todas comedias, todas exitosas. En el medio, le puso la voz al dragón Mushu de Mulan y a Burro de Shrek.

El mundo lo conoció por el cine. Y quizá se perdió su faceta más brillante y que cimentó toda su fama: la de comediante.

Verte reír.

Edward Regan Murphy nació en Brooklyn, Nueva York. Era el segundo hijo del matrimonio de Charles y Lilian Murphy. Él era policía, actor amateur y esbozo de comediante. Murió cuando Eddie tenía ocho años. Lilian, telefonista, debió ser hospitalizada; entonces, sus dos hijos se fueron a vivir durante un año a una casa de acogida. Siempre ha dicho que esa experiencia lo ayudó a desarrollar un gran sentido del humor y a entender la importancia de buscarle el costado cómico a lo más dramático. De esos días recuerda a "una especie de nazi negra" que tenía a su hermano y a él a su cuidado, bien cortitos. "Aquellos fueron días maaaaaaalos. Quedarme con ella probablemente fue la razón por la que me convertí en comediante", dijo en una ocasión.

Los hermanos volvieron con su madre cuando ella se casó nuevamente y se afincó en la localidad de Roosevelt, en el estado de Nueva York. Eddie nunca fue demasiado aplicado en los estudios; de hecho, en el Roosevelt Institute tenía más fama de payaso de la clase que de otra cosa. Estaba más interesado en escribir rutinas cómicas para sus compañeros que en hacer los deberes para las clases. A los 15 años comenzó a actuar en diferentes clubes de comedia por 25 o 50 dólares por noche. Su principal referente ya era Richard Pryor, un notable monologuista afro que derribó muchas barreras para los suyos. También admiraba a Bill Cosby, de un humor mucho más familiar.

Con el tiempo, Murphy dirigiría y sería la coestrella de Pryor en Noches de Harlem, film de 1989 en la que Eddie cumpliría su sueño de actuar, dirigir, escribir y producir una película antes de cumplir 30 años, tal cual había hecho otro de sus ídolos, Charles Chaplin. Y más acá en el tiempo dejaría su huella, cuando el comediante afroamericano Chris Rock reconociera que Murphy fue su ejemplo a seguir. En 2005, el canal de televisión Comedy Central elaboró un listado de los cien mejores comediantes de stand up de la historia, formato que en Estados Unidos comenzó a desarrollarse a fines del siglo XIX. Pryor quedó en el número 1, Rock en el 5, Cosby en el 8 y Murphy en el 10. Está claro que se habla de pesos pesados del género.

Los monólogos de Eddie Murphy estaban llenos de viveza callejera, arrogancia e irreverencia. Jugaba mucho con los estereotipos del blanco estadounidense, racista y conservador, pero también del negro, el homosexual o el italoamericano. También le hincaba el diente al Sida, tema casi tabú en los años 80. Y no ahorraba groserías (la palabra fuck, a esta altura de innecesaria traducción, apareció 223 veces durante los 93 minutos de Raw, la filmación de su show de stand up de 1987). Esos estereotipos estaban muy alimentados de prejuicios, lo que lo hacían hilarante entonces pero posiblemente serían inaceptables hoy, tiempos de acentuada corrección política. Su espectáculo de 1983, Delirious, también llevado al video, es considerado uno de las más influyentes actuaciones de comedia de todos los tiempos.

En todo caso, a Murphy lo sedujo mucho la frivolidad de Hollywood y a partir de los 90 su faceta de comediante de stand up quedó atrás. El director de cine Spike Lee lo criticó por alimentar con sus actuaciones los estereotipos raciales y por no ayudar a otros afroamericanos con su trabajo. Eso, sin embargo, choca con la realidad: gracias a él despegaron otros actores negros como Damon Wayans, Martin Lawrence e incluso los muy talentosos Halle Berry y Cuba Gooding Jr. También se le ha cuestionado sus limitaciones para el drama, para un papel "serio", algo que a él nunca le preocupó: "No creo que Robert De Niro precise más concentración para lo que hace que Jim Carrey para lo suyo. No creo que la gente me quiera ver en un drama. La gente me asocia con la comedia. Estoy en el negocio de la comedia. Soy lo que soy por la risa", le dijo a la BBC.

NUEVE HIJOS DE CINCO MUJERES DISTINTAS

Conocido por su rol en la pantalla grande, Eddie Murphy también es famoso por sus aventuras sentimentales. El actor está actualmente esperando el nacimiento de su noveno hijo, fruto de su relación con su colega australiana Paige Butcher (36), a quien conoció en 2012.

Murphy ya tiene otros ocho hijos, de cuatro diferentes madres. Eric (1989) y Christian (1990) nacieron de sendos noviazgos fugaces. Su matrimonio de trece años con Nicole Mitchell (1993-2006), a quien había conocido en 1988, le significó la paternidad de Bria, Myles, Shayne, Zola y Bella. Otra niña, Angela Iris, nació de una breve relación con la excantante de las Spice Girls Mel B. Este último caso terminó en escándalo ya que recién luego de un resultado de ADN el actor asumió su paternidad.

De inmediato, Murphy se vinculó a la modelo y empresaria Tracey Edmonds. Con ella se casó en 2008 en una ceremonia de dudosa legalidad en la Polinesia Francesa, para separarse quince días después.

TAQUILLERO, PERO POCO ELOGIADO

Denostado como actor, Eddie Murphy tuvo su momento de gloria con Dreamgirls (2006), película por la que fue candidateado al Oscar como Mejor Actor de Reparto y por la que ganó un Globo de Oro y un premio del Sindicato de Actores.

Sus mayores nominaciones han sido para los Razzies, que año a año eligen lo peor de Hollwyood. De hecho, en 2010 "ganó" el premio a Peor Actor de la Década.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)