Nombres

Gasol: rejuvenece con los años

Próximo a cumplir los 35 años, la leyenda del básquetbol español pasa su mejor momento y será titular en el Partido de las Estrellas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ahora hace historia en los Bulls.

Pau Gasol no admite matices: es el mejor jugador de básquetbol español de la historia. Y del presente. Como el vino, este catalán solo mejora con los años. En seis meses cumplirá los 35 y aun así será titular, otra vez, en el Partido de las Estrellas de la NBA. No es fácil. Además del desgaste de la competencia, para la que llega a entrenar más de seis horas diarias, debe cargar su inmensidad de 114 kilos y 2,13 metros de estatura. Sencillamente, un gigante.

Prueba de su vigencia, el 10 de enero anotó 46 puntos y capturó 18 rebotes. Fue defendiendo a su Chicago Bulls ante Milwaukee Bucks y constituyó un nuevo récord personal. Lo curioso es que en base a su talento se está convirtiendo en ídolo del mismo equipo en donde jugó su máximo héroe: Michael Jordan. "Es el mejor de todos los tiempos, no solo en el básquetbol sino del deporte en general", dice Gasolina, como lo apodan, sobre la mítica figura con cuyo rostro llegó a empapelar su habitación cuando era un niño.

Si bien el juego entre ambos es incomparable, tienen algo en común: una mente privilegiada para moverse en la cancha. Más allá de un físico acorde al deporte y una técnica exquisita, el diferencial de Gasol frente a otros deportistas, dice la prensa especializada, está en su capacidad de leer las jugadas. No en vano es el cerebro del seleccionado dorado de España, con el que fue dos veces campeón del mundo y otras dos de Europa, y obtuvo dos medallas olímpicas.

Eso sí, sobresalir no es algo nuevo en su vida. Siempre fue el más alto de la clase. Con 13 años medía 1,80 y cada verano había que ajustarle a su altura el pupitre del liceo Llor, en Barcelona. Con su padre pasaba varias horas yendo a comprar ropa que le calzara y que no pareciera de un adulto. A los 15 tenía que agacharse para no pegarse con los marcos de las puertas y le daba vergüenza, claro, como a cualquier adolescente. Aunque al tiempo comprendió que su estatura, lejos de jugarle una mala pasada, podía ser su principal aliada.

Jugó en el equipo de básquetbol de su colegio y aunque era el más alto ocupó la posición de base por el buen dominio de pelota. Con 16 años fue fichado por el F.C.Barcelona, en 1999 salió campeón mundial junior y en 2001, con solo 21 años, se fue a Estados Unidos, contratado por Memphis Grizzlies. Ese mismo año recibió el título de Mejor Deportista Español del momento y Mejor Novato en la NBA.

Pero detrás de tanta euforia, estaba un Gasol tímido que tuvo que acostumbrarse a los flashes y a viajar; un proceso que implicó a toda la familia.

Herencia

Pau Gasol Sáez nació en el distinguido Hospital de Sant Pau, a pocas cuadras de la Sagrada Familia, en Barcelona, el 6 de julio de 1980. Su padre es enfermero y su madre médica internista. El amor por la medicina es algo que él también adquirió, aunque su profesión de deportista lo alejó de aquella ilusión ni bien había ingresado a la universidad.

Casi a modo de compensación, hoy es embajador de Unicef y junto a su hermano Marc crearon la Fundación Gasol para ayudar a los más jóvenes a combatir la obesidad. Suele viajar a África (es también embajador de Mujeres por África) y dice que la ayuda humanitaria es su contacto con lo que fue su profesión trunca. Juega con los niños, visita hospitales y organiza obras de caridad.

La altura de los Gasol es una cuestión genética. Al igual que Pau, sus dos hermanos son basquetbolistas. Marc, incluso, compartirá el 15 de febrero la titularidad en el Partido de las Estrellas de la NBA, un hito para el básquetbol español.

Todos tuvieron que trasladarse a Estados Unidos cuando Pau fue fichado por el equipo de Memphis, en Tennessee. Con aquel pase se convirtió en el segundo jugador español de la historia en vestir la remera de un equipo de la NBA. Estuvo seis temporadas, ingresó a los playoff, siendo el primero de su país en lograrlo en la principal liga de básquetbol del mundo. Más tarde llegó la hora de un contrato millonario en Los Ángeles Lakers y finalmente la mudanza a esa ciudad de California.

Ganó dos veces la liga, hasta que luego de una pésima temporada 2013-2014 se desvinculó del club. Fue entonces que optó por los Bulls por los muchos puntos a favor. Es el equipo de Jordan, recibe un contrato de 19 millones de dólares por temporada y reside en Chicago, una ciudad que le fascina.

"A estas alturas de mi carrera, el dinero es secundario; uno debe pensar en fichar por un equipo competitivo, que esté en una ciudad atractiva, donde uno vea que puede ser feliz", dijo a El País de Madrid. Es que fuera del básquetbol, Pau tiene otros entretenimientos. Es apasionado por la música. Dicen sus compañeros de Selección que canta muy bien y que suele usar melodías para arengar en la previa. Además es fanático del cine. Llegó a actuar en series televisivas como CSI Miami, Eva Luna y Modern Family.

"Tengo ciertos proyectos e ilusiones que no involucran el deporte", contó en la entrevista con el periódico madrileño. "Me gustaría contribuir al posicionamiento y al éxito de los productos españoles en el extranjero. Me ilusiona hacerlo. Tenemos una cocina excepcional. Es muy exportable, y lo puede ser todavía más".

Hasta el momento, España se conforma por lo ya hecho por este jugador que es, en sí mismo, un producto de exportación. Y de esos que mejoran con los años.

Uno de sus goles más importantes

Hace más de una década Pau Gasol vio que con su imagen y salario podía dar una mano a los más necesitados. Es embajador de Unicef y de Mujeres por África, un visitante frecuente del Childrens Hospital de LA y del Hospital St. Jude, en Memphis, trabaja en programas para quitar el estigma social del VIH-SIDA y desde 2013 tiene junto a su hermano su propia fundación.

Juntos en la habitación hace 13 años

Siempre acuerdan a dónde irán a descansar. Pau Gasol y Juan Carlos Navarro comparten algo más que títulos; desde hace 13 años duermen juntos en las concentraciones con la selección española de básquetbol. Es que se conocieron con 16 años en las inferiores del Barcelona. En 1999 salieron campeones del mundial junior y hasta hoy son la dupla letal de La Roja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)