Vidas

El futbolista interminable

Con 53 años, el uruguayo Robert Carmona se prepara para una nueva temporada de fútbol profesional, ya con el récord mundial Guinness bajo el brazo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Roberto Carmona vive en Young, jugó en Pan de Azúcar y recorre el país dando charlas a niños y jóvenes

LUIS PRATS

El fútbol no para: acallados festejos y polémicas, ya nacen las expectativas y las especulaciones para el siguiente campeonato. Se pone a rodar la pelota y llegan la pretemporada, los torneos de verano y enseguida la actividad oficial. Para Robert Carmona tampoco hay pausas: a los 53 años, cuando su principal actividad podría ser el uso del control remoto desde el sofá ante los canales deportivos, se está preparando para una nueva temporada en una cancha de fútbol.

Con el diploma de la organización Guinness que acredita su récord mundial como el futbolista profesional más veterano, Carmona jugó por el club Pan de Azúcar en 2015 y a la hora del cierre de estas líneas estaba a punto de llegar a un acuerdo con un equipo montevideano. Lejos de pretender "tirar un año más", este incombustible jugador uruguayo asegura no pensar todavía en el retiro.

"Yo siempre quise jugar. Estuve en todas las áreas del fútbol, fui dirigente, técnico y representante de jugadores, pero siempre jugando. Y nunca paré, salvo por las lesiones. Estoy entrenando constantemente", explica.

Nacido en Montevideo el 30 de abril de 1962, se inició como tantos en el baby fútbol. En 1975 defendió a un club que ya no existe, el Dr. Pouey de Las Piedras. Enseguida se fue a vivir a Pan de Azúcar y comenzó su carrera profesional en el club de ese nombre, al cual defendió nuevamente en 2015, cumpliendo el objetivo de volver al mismo equipo 40 años después.

Entre ambos episodios hay una extensa lista de camisetas, que incluye los montevideanos La Luz, Colón, Alto Perú, Basáñez, Platense y Albion, Centro Molino (Maldonado), Peñarol (Young) y Deportivo Colonia, además de un pasaje por una liga de Estados Unidos, donde estuvo en equipos de Filadeldia, Miami y Nueva Jersey. También fue técnico de la selección uruguaya de Primera "C". Su currículum incluye multitud de escudos y logotipos, por los equipos que integró y las instituciones con las cuales trabajó.

No recuerda la cantidad de partidos disputados, ni los goles convertidos, aunque estima que estos fueron alrededor de un centenar. "Juego de diez, aunque no soy un diez goleador", se define.

Récord oficial.

Hace algunos años, su hija Agustina le preguntó por qué no estaba en el Libro de los Récords de la organización Guinness. Entonces comenzó a informarse y comprobó que lo suyo ya era una marca mundial.

El registro hablaba del italiano Marco Ballota, quien a los 43 años y 252 días había defendido a Lazio frente al Real Madrid por la Champions League en 2007. También figuraba MacDonald Taylor, seleccionado a los 46 años para defender a las Islas Vírgenes de Estados Unidos ante St. Kitts & Nevis en 2004.

El caso de longevidad futbolística más conocido —incluso reverenciado en su Inglaterra natal— es el del puntero derecho Stanley Matthews, quien jugó en primera división hasta los 50 años y cinco días, entre 1932 y 1965, aunque en aquel entonces no existía la competencia por ser "el más" tal o cual para el Guinness.

Los nuevos métodos de preparación física y los difundidos conceptos sobre una vida sana, más la indudable ayuda de un físico privilegiado, han estirado las carreras de muchos deportistas. Antes, la treintena era una barrera prácticamente infranqueable, salvo muy escasas excepciones: por ejemplo, Ángel Labruna se hizo famoso jugando hasta los 40 años por River Plate argentino e incluso después vino un año a Rampla Juniors. Pero en tiempos recientes se sumaron otros casos de deportistas cercanos a los 40 o incluso superándolos.

Claro que Carmona llevó las cifras mucho más allá. Ralph Hanna, representante de la organización, vino al Uruguay para comprobar los detalles de su larga campaña y aprobó el récord, acreditado luego en un certificado que recibió el futbolista el 13 de agosto de 2015.

Su actividad.

Desde entonces, Carmona sigue dilatando el récord, aunque su último partido fue a fines de octubre: Pan de Azúcar le ganó 4 a 1 a Bella Vista, por el campeonato de la zona Oeste del departamento de Maldonado, una liga que reúne clubes de Pan de Azúcar, Piriápolis, Las Flores y otras localidades. El torneo se suspendió después por problemas organizativos, pero Carmona no dejó de mantener su estado atlético, a la espera de nuevos colores.

"Siempre entreno, incluso solo. Siempre llevo a todos lados mi indumentaria deportiva, mis pesas, todo", cuenta.

El interminable futbolista vive en Young, aunque también tiene casa en Montevideo. Cuando jugaba en Pan de Azúcar, viajaba constantemente entre esa ciudad, su pueblo y la capital, porque además da charlas en escuelas y liceos con su asociación civil "Hacele un gol a la vida".

El récord mundial corresponde a futbolistas que hacen de la actividad su forma de vida (entre los jugadores aficionados, la marca pertenece a un brasileño que a los 88 años disputó un torneo regional en 2006). Carmona se preocupa por aclarar que él es futbolista profesional. "No hago fútbol 5, ni fútbol de asados con amigos. Estoy dedicado totalmente al fútbol", enfatiza.

Por eso, se encarga de convenir con sus equipos algún tipo de retribución. Como sabe que el medio criollo siempre está huérfano de recursos y hasta los jugadores de primera cobran poco y mal, sus acuerdos pueden incluir el pago del hotel, los traslados o la comida. Cuando estuvo en Estados Unidos alcanzó buenos ingresos y con esa base pudo desarrollar inversiones junto a su esposa.

Otro de sus orgullos es que su trayectoria no tuvo pausas, salvo las originadas en lesiones. Con tantos años, sin embargo, resulta lógico que haya sufrido muchas: en los dos tobillos e incluso fractura expuesta de uno, rotura de ligamentos cruzados, fractura de clavícula, rotura de meniscos... "Pero las superé y volví. Gracias a Dios he sido un elegido para estar donde estoy hoy", afirma.

Otra particularidad es que en sus comienzos estuvo en la preselección juvenil de Maldonado y ahora fue citado a la selección de la zona Oeste del departamento de Maldonado. "Estoy en la lista del plantel convocado por la liga en reconocimiento a mi trayectoria. Me tomó por sorpresa pero si me toca jugar daré batalla. Y si no, apoyaré a los compañeros desde el banco", comenta.

¿Y nunca tuvo la posibilidad de defender a un equipo uruguayo de primera división? "Jugué en la B y la C, pero elegí mal el mercado. Cuando me fui a Estados Unidos lo decidí por la parte económica y no la deportiva. No me puedo quejar, me fue bien en lo económico. Antes había tenido la oportunidad de jugar en Racing, cuando los técnicos eran el Chiquito Mazurkiewicz y Cascarilla Morales. Hicieron una prueba, quedé en el plantel, pero pedí una suma de dinero que no me dieron. Me la ofrecieron en La Luz y me fui a jugar en la C. Fue allá por 1982, 1983", recuerda.

Más allá.

Desde hace algunos años, además, Carmona creó la asociación civil "Hacele un gol a la vida", con la cual ofrece charlas a jóvenes en todo el país, así como en el interior argentino.

Con el mismo objetivo, lleva adelante en una radio de Piriápolis el Espacio Guinness, donde habla sobre valores, calidad de vida, respeto por los demás y alimentación saludable. Y anuncia que será la imagen de una marca de ropa deportiva estadounidense en el mercado nacional. Por eso, cuando se le pregunta por su mejor momento, responde: "Los mejores años los estoy viviendo ahora".

OTROS CASOS DE LONGEVIDAD DEPORTIVA.

Reyes: 50 segundosa los 71 años.

El 19 de enero de 2008 se produjo un hecho inusual en el fútbol mexicano: el jugador Salvador Chava Reyes recibió a los 71 años el homenaje de las Chivas de Guadalajara de incluirlo en el equipo para un partido oficial. Entró, tocó tres veces la pelota y a los 50 segundos fue reemplazado. Se había retirado de las canchas en 1972, luego de una exitosa carrera en varios clubes y la selección mexicana.

Matthews: una vigencia legendaria.

El inglés Stanley Matthews es el único futbolista que llegó a Sir mientras estaba en actividad, una prueba de su fama. Debutó en 1932 y se retiró en 1965, a los 50 años. Y en ese período siempre jugó en primera, por el Stoke City o el Blackpool, sus dos clubes. En 1956, con 41 años, todavía defendía a la selección inglesa. Esa temporada ganó el Balón de Oro al mejor jugador europeo.

Contreras: el mayor en Primera "A".

Jorge Contreras lleva el apodo de Loco, pero se toma su trabajo como futbolista profesional en Racing muy en serio. De esa forma llegó a ser el jugador más veterano entre quienes militan hoy en la primera división uruguaya: nació el 21 de setiembre de 1971, por lo cual tiene 44 años. Curiosamente, debutó en esa categoría a los 28 años, pues antes defendió clubes de la "B" y estuvo en Colombia. Además, es padre y abuelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)