Ciencia

Eureka a la uruguaya

Avances en el combate al cáncer de mama y beneficios del sulfuro de hidrógeno son algunos de los hallazgos más relevantes de 2013.

  •  

TOMER URWICZ

Contra viento y marea, encerrados en sus laboratorios, excavando o participando en congresos, algunos científicos uruguayos dijeron "¡Eureka!" el año que pasó y posicionaron a sus hallazgos en verdaderas oportunidades para este 2014. El sulfato de hidrógeno no es tan tóxico, el sistema inmune no está tan "dormido" ante el cáncer de mama, el ser humano no llegó a América hace tan "solo" 13 mil años ni el ganado es tan fácil de robar en el campo uruguayo. Al menos esas son algunas conclusiones de cuatro de los proyectos científicos que se han destacado en el país en 2013 y que, a modo de ejemplo, Domingo selecciona.

CHIP.

Cuando el 23 de abril de 2001 se desató la epidemia de fiebre aftosa en Uruguay, Victoria Alonsoperez tenía 13 años. Aquel episodio, en el que el país perdió 500 millones de dólares, quedó rondando en su cabeza: ¿Cómo es posible que en un lugar en que hay cuatro vacas por habitante la tecnología no sea capaz de prevenir estas catástrofes?

Por eso, ya recibida de ingeniera, se asoció con su colega Sebastián Berchesi y emprendió un proyecto innovador en el que es posible controlar el estado del ganado (sobre todo vacuno) a través de un sistema de sensores que dan información a una computadora.

Las vacas llevan un collar con un chip de geolocalización (GPS), lo que permite saber en dónde se encuentran; incluso se puede evitar el abigeato porque al salir del predio o al romperse el transmisor inmediatamente la computadora da una señal de alerta. Además, se le colocan en el cuerpo pequeños sensores (el animal no los siente) que controlan la temperatura y otros procesos fisiológicos que evitan la propagación de focos de aftosa o brucelosis. Al detectarse anomalías enseguida se puede tomar una decisión (como aislar al animal, por ejemplo).

La información de este sistema que comprende hardware y software, es procesada por la empresa creada por estos jóvenes emprendedores (Chipsafer) que, en el marco de pruebas piloto, entregan a los productores rurales estadísticas con datos para mejorar la labor.

Es por esta innovación que Alonsoperez recibió este 2013 el premio de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual al Mejor Joven Inventor. Con esta perspectiva, sumado al fondo de 70 mil dólares que les dio laAgencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), planean estar en el mercado en el correr de este año; incluso ya tienen consultas desde África.

MOLÉCULA.

El día que Hugo Chávez dijo en la Asamblea de las Naciones Unidas "Ha estado el diablo aquí, todavía siento olor a azufre sobre esta mesa", no imaginó que el sulfuro de hidrógeno no es en realidad tan nocivo como se cree, al menos en determinadas cantidades. La bioquímica Beatriz Álvarez y sus colegas se están encargando de quitarle peso a esa mochila que carga desde hace años el sulfuro de hidrógeno.

Es que esta molécula (HS) cuya fórmula es similar a la del agua (HO), que ya estaba presente en el ambiente donde surgió la vida y que tiene un olor característico a huevo en descomposición, era considerada tóxica para los mamíferos. Su toxicidad se explica por la inhibición de la respiración celular y se asocia a la exposición ambiental, como es el caso de quienes trabajan en cañerías y cloacas.

Sin embargo, se ha comprobado que el sulfuro de hidrógeno es formado en el propio organismo de los mamíferos y que, de hecho, es capaz de ejercer efectos potencialmente beneficiosos para la salud. ¿Qué importancia tiene el hallazgo? La modulación de su producción o bien la administración de un fármaco que lo genere, podría servir para combatir enfermedades como la hipertensión y la diabetes.

Álvarez ya publicó 40 artículos científicos, algunos de ellos sobre esta temática, y obtuvo en 2013 el premio nacional "Por las Mujeres en la Ciencia", que entrega L`Oréal y Unesco con el apoyo del Ministerio de Educación y Cultura. Además, integra el consejo editorial de la revista especializada Journal of Biological Chemistry, lo que la posiciona como referente en la materia.

MAMA.

En Uruguay dos mujeres mueren al día por cáncer de mama. ¿Por qué? Entre otras explicaciones, algunos de estos tumores no responden a los tratamientos convencionales y por su capacidad de metástasis desde su origen (de expandirse a otros órganos) terminan causando el fallecimiento de la persona.

Los tumores pueden crecer y expandirse porque son capaces de adormecer al sistema inmune (ese ejército de defensas que tiene el humano). Lograr que reaccione y que sea el propio organismo el que combata los focos de cáncer desplegados en otras partes podría disminuir el número de muertes por esta causa.

Eso se propuso la investigadora María Gabriela Kramer y su equipo del Departamento de Biotecnología de la Facultad de Medicina: analizar el efecto que puede ocasionar un agente que estimule al sistema inmune para combatir la expansión del cáncer. ¿Cómo lograrlo? Los científicos comprobaron en ratones que es factible inyectar en el tumor una sustancia (la citoquina interleuquina-12) que genera una especie de inflamación y advierte al sistema defensivo que está ocurriendo un problema y que es necesario salir al combate.

Luego, la inflamación genera la rotura celular y eso libera a los antígenos tumorales (esas sustancias que solo hay en los tumores). El sistema inmune se entrena, reconoce el contexto y entiende que si eso se repite en otra parte del organismo debe atacar.

Para introducir la sustancia inicial en el tumor, un equipo universitario colaborador de Navarra (España) brindó la tecnología necesaria: crearon un vehículo viral (un virus) al que se le quitó la información genética y se lo sustituyó por el gen de la citoquina. Luego el virus desaparece (no se expande ni se multiplica) y las propias células producen la sustancia.

El descubrimiento que dio resultados exitosos con ratones este 2013 puede ser un complemento a las soluciones para estos cánceres que se están estudiando en el mundo (tanto para la práctica veterinaria como humana). Pero primero se debe investigar qué tipo de toxicidad le genera al cuerpo este procedimiento y luego comenzar (previas autorizaciones éticas) los ensayos clínicos. Porque como todo en la ciencia, decir "Eureka" no es de una año para otro.

Las mujeres buscan más espacio en la ciencia

Algunos de los hallazgos encabezados por uruguayos parecen verdaderas hazañas en un país que tiene -en relación a la población-diez veces menos investigadores que Nueva Zelanda y la mitad que Argentina. Unos 1.500 investigadores están registrados actualmente, un incremento sobresaliente si se tiene en cuenta que a la salida de la dictadura eran solo 40. Hoy, la mayor parte (34%) está abocado a las ciencias naturales y lo siguen el área social, agrícola y médica. En el escalafón de inicio hay más mujeres que hombres: 331 y 308 respectivamente. Pero, al ir subiendo de categoría, la situación se invierte, hasta llegar a valores de 10 mujeres y 63 hombres en el Nivel III. Casualidad o no, de los cuatro proyectos seleccionados por Domingo, en tres son mujeres quienes lideran las investigaciones. Una de ellas, María Gabriela Kramer, recibió unos 950 mil pesos de la ANII para idear estrategias de tratamientos contra el cáncer de mama basados en la estimulación del sistema inmune, pero la continuidad de estos proyectos dependerán de nuevas fuentes de financiación.

Rompe paradigmas: América pudo ser poblado hace 30 mil años

Eso es lo que dicen los libros sobre la prehistoria del continente; a nivel científico, parecía no quedar dudas. Pero un grupo de investigadores uruguayos, dirigidos por el paleontólogo Richard Fariña, están dispuestos a derribar el paradigma. Su obsesión por contar otra historia, no la que uno aprende en la escuela, empezó a finales de los 90, cuando unos estudiantes encontraron huesos de animales en el Arroyo del Vizcaíno, en Sauce, Canelones. Para la sorpresa de los científicos que analizaron el hallazgo, los fósiles pertenecían a una fauna de gran porte que habitó estas tierras hace miles de años (unos 30 mil según las pruebas de carbono 14). Pero mayor fue el asombro al ver que esos restos tenían marcas de lo que podían ser herramientas de caza fabricados por el humano. ¿Será que el hombre llegó a estas zonas mucho antes de lo que se creía? Fariña y su equipo se pusieron a investigar ya que la comunidad científica no aceptaba la simple muestra de unos huesos encontrados por estudiantes. Hallaron más huesos, dispuestos en forma despareja (no arrastrados por una correntada) y más marcas de sistemas de caza. Este 2013 Fariña publicó su hallazgo (inclusive en una revista especializada británica), dio conferencias, mostró el descubrimiento en el Día del Patrimonio, encabezó portadas de prensa y si bien se está a la espera de que el escepticismo científico dé el visto bueno a las conclusiones, ya se habla de que la prehistoria americana puede tener el doble de años de lo que se creía.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.