NOMBRES DEL DOMINGO

Escocés todo terreno

El actor Ewan McGregor vive un momento de gran despliegue, que ahora también lo tiene en el rol de director además de actor. A su vez es protagonista de una de las series más aclamadas de la década.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ewan McGregor debuta como director y ejerce como actor en el mismo film.

En octubre del año pasado los padres de Ewan McGregor tuvieron razones por partida doble para asistir al estreno de su película junto a un grupo de amigos. Es lo que vienen haciendo desde hace años con un inocultable sentimiento de orgullo por la carrera de su hijo. Pero en esa ocasión era especial: Ewan cumplía el doble rol de director y actor principal en El fin del sueño americano, película basada en Pastoral Americana, la obra de Philip Roth ganadora del premio Pulitzer que eligió para su primera incursión como realizador.

El actor escocés saltó a la fama con un film que hoy es considerado de culto, como es el caso de Trainspotting, que este año tuvo, precisamente, su secuela. Aquella película dirigida por Danny Boyle estaba basada en una novela de Irvine Welsh —escritor escocés que visitó Uruguay en el marco de la Filba— , que registra las andanzas de un grupo de jóvenes marginados por la sociedad que se vuelcan con desenfreno a las drogas. Ewan tuvo el papel del personaje principal de la aventura, el joven Mark Renton, que volvió a retomar en la secuela que los retrata veinte años después. Su rostro terminó por ser del todo popular luego de que tomara el papel del caballero jedi Obi-Wan Kenobi, en la saga Star Wars.

Pero su carrera, que arranca en 1993 con dos películas poco recordadas y en 1995 salta a la fama con Trainspotting, tuvo otro punto alto con El fin del sueño americano (estrenada a fin de 2016 en Uruguay), en la que interpreta a Seymour Levov, un legendario atleta que tiene una vida casi perfecta junto a su esposa, reina de belleza y su hija, hasta que la chica es acusada de cometer un acto terrorista en protesta contra la guerra de Vietnam. Este año ha estado presente con la segunda parte de las desventuras de Mark Renton y un papel en La Bella y la Bestia. A su vez, anuncian varios proyectos que lo tienen como protagonista para el año próximo, entre ellos Zoe, una película romántica dirigida por Leon Joosen.

Oportunidades.

Ewan nació en Perth, Escocia, en 1971. Su vocación actoral llegó muy pronto. Comenzó a estudiar en 1988 en la Guildhall School of Music and Drama, donde compartió aula con Daniel Craig. Unos seis meses antes de graduarse obtuvo un papel en la miniserie Lipstick on your Collar, de la BBC. En 1993 debutó en cine en la película Being Human, junto a Robin Williams. Este primer trabajo recibió elogios por parte de la crítica especializada.

A diferencia de otras grandes estrellas, Ewan lleva junto a su pareja 22 años. Se casó con la diseñadora francesa Eve Mavrakis, con la que tiene cuatro hijas, en 1995, en Dordogne (Francia). Desde hace años reside en Los Ángeles y su familia la completan su padre James y su madre Carol Lawson, quienes asisten religiosamente a cada estreno junto a sus amigos.

La única excepción hasta la fecha fue en 1996 cuando se estrenó The Pillow Book, donde Ewan aparecía completamente desnudo, por lo que le pidió a sus padres que no asistieran acompañados. Ellos fueron a ver la película y poco después James le envió una nota a su hijo con un breve comentario: "Me alegra comprobar que has heredado uno de mis mayores bienes".

En sus inicios Ewan llegó a la meca del cine, Los Ángeles, con una mano atrás y otra adelante. Debido al escaso presupuesto que manejaba tuvo que buscar un compañero con el que compartir el alquiler de un apartamento. Había conocido a otro joven actor en un fallido casting, a la postre una de las pocas personas con las que había llegado a congeniar en la ciudad: Jude Law.

La búsqueda de oportunidades en Hollywood tuvo resultados al poco tiempo. Puede decirse que Ewan se convirtió definitivamente en estrella al tomar el papel de Obi Wan Kenobi en los capítulos I, II y III de Star Wars. Allí sintió la presión de estar interpretando el mismo papel que el legendario Alec Guinness y se esmeró en pronunciar sus parlamentos con el mismo acento. Cuentan que en las escenas de acción Ewan se consustanciaba tanto que durante los duelos con espadas láser él mismo producía el zumbido con la boca, lo cual daba verdaderos dolores de cabeza a los técnicos en el trabajo de posproducción, que debían quitar el sonido para colocar el que llevaría la película.

Apasionado motoquero.

Más allá del cine, Ewan McGregor es un amante del motociclismo. De hecho, combinó su afición por las motos y el cine en una maratón motociclista que realizó en 2004 junto a su amigo Charley Boorman y la cámara de Claudio Von Planta, que filmó una road movie desde Londres a Nueva York, pasando principalmente por Europa central: Ucrania, Rusia, Kazajistán, Mongolia, Siberia y Canadá. La proeza fue realizada en una motocicleta BMW R 1150 GS Adventure, con la que sumaron 30.395 kilómetros, sobre lo que luego también escribió el libro Long Way Round, que se transformó en éxito de ventas.

Tres años después hizo otra maratón, esta vez entre Escocia y Sudáfrica, también junto a su amigo y colega Charley Boorman. De aquí salió el segundo libro, Long Way Down, un nuevo un éxito de ventas. El trayecto incluyó el pasaje por varios centros de Unicef, organización de la que McGregor es embajador desde 2004. El actor tiene planeado una tercera maratón en motocicleta pero esta vez en Sudamérica, para la que aún no ha confirmado fecha. El libro se llamará Long Way Up.

Papel doble en nueva entrega de Fargo.

Ewan McGregor incursiona también en el mundo de las series y en una que ha conquistado a un numeroso público de fans. Tiene un papel central en la tercera temporada de Fargo, aunque en rigor habría que decir que tiene dos papeles centrales en la misma ya que interpreta a dos hermanos no gemelos que son el eje de la trama. "La posibilidad de interpretar a dos hermanos que no son gemelos me encantó. Eso es algo que no se busca, se encuentra. Lo que uno busca es un buen guion. Interpretar dos papeles es la guinda", dijo el actor en una reciente entrevista concedida al diario El País de España. De modo que en esta nueva entrega de la serie basada en la memorable película de los hermanos Coen, McGregor interpreta a Ray y a Emmit, los Stussy, a quienes más allá del lazo sanguíneo poco es lo que los une. El actor debió ganar un poco de peso para asumir el papel de Ray y se valede algunas prótesis para alcanzar el deseado aspecto de hombre coruplento.

Se siente un "cantante frustrado".

Aunque su éxito en el cine es a estas alturas indiscutible, Ewan aún tiene un sueño no cumplido: la música. "Soy un cantante frustrado. No he podido desarrollar una carrera musical al ciento por ciento porque me llaman más como actor que como cantante", confesó hace poco. De todos modos se sacó las ganas de cantar en algunas películas, como fue el caso de Moulin Rouge, de Baz Luhrmann.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)