En Consulta I Dr. Pablo Pera Pirotto

Cuando se empieza a caer el pelo

Una de las consultas más frecuentes en el sexo masculino es la caída de pelo. La llamada alopecia androgenética a veces comienza a manifestarse a edades muy tempranas, conjugándose por un lado el factor hormonal y por el otro, el peso de la herencia.

En general, cuando hay un padre o abuelos calvos en la familia, existe una gran probabilidad de que ése sea el destino capilar del individuo.

Para combatir esto contamos con varios tratamientos, que se pueden dividir en terapéuticas médicas por un lado, y quirúrgicas por el otro. Entre las primeras, la mesoterapia es una de las opciones científicas que tiene mejores resultados. Esta técnica se basa en la administración de microinyecciones mediante las que se administran fármacos como minoxidil, biotina y pantenol para estimular el crecimiento y fortalecer el cabello. Esto se puede complementar en el domicilio con lociones, espumas y champúes dermatológicos con el objetivo de mantener y mejorar los resultados. Con la reiteración de las sesiones de mesoterapia, en primer lugar se busca frenar o enlentecer la caída, y luego comenzar a estimular el crecimiento.

El Plasma Rico en Plaquetas es otra de las opciones terapéuticas. Consiste en la utilización de los factores de crecimiento que se encuentran dentro de las plaquetas para lograr estimular la regeneración y rejuvenecimiento de los tejidos, en este caso, de los folículos pilosos.

Para ello se debe realizar una pequeña extracción sanguínea, que luego se somete a un proceso de centrifugado y depuración que logra un concentrado muy enriquecido en plaquetas.

Con respecto a los fármacos, si bien la oferta es amplia, existen comprimidos en base a vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer el pelo y deben tomarse durante al menos tres meses para lograr mejorar la fortaleza del cabello.

Por otro lado, el finasteride es otra opción que logra buenos resultados, y que actúa inhibiendo el estímulo hormonal a nivel del folículo, deteniendo así la caída.

De todas formas, con todos estos tratamientos se logran resultados cuando aún existen folículos pilosos en la zona. Cuando un área del cuero cabelludo está calva desde hace muchos años, seguramente allí no pueda nacer pelo por más estímulo que se le dé.

En cuanto a lo quirúrgico, los microimplantes son una solución definitiva, ya que se basan en la extracción de los bulbos pilosos del sector occipital del cuero cabelludo, una zona en donde siempre se conservan los cabellos, para luego colocarlos en las regiones alopécicas.

Una vez que estos implantes reciben vascularización y comienzan a nutrirse, los nuevos pelos crecerán y ya no se caerán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)