CABEZA DE TURCO

El debate moral

Ya es omnipresente en la sociedad. No hay opción para que no sea un tema central en la vida de los uruguayos. De una forma u otra el tema moral estará dentro de los problemas centrales que discutiremos en poco tiempo.

WASHINGTON ABDALA

¿Quién ganará ese debate? Eso dependerá del contexto, de los emisores del mensaje, de la semiótica del mismo y de la verosimilitud que se pueda producir con él (o no). Traduzco, no desesperen.

De vez en cuando pasan estas cosas, cuando las sociedades se indignan con el poder, o con la política (como clase política en la concepción de Gaetano Mosca) se instala este contencioso. Es algo que hemos visto en muchas partes. No advierto razón para que acá no suceda algo similar. Además, ya estamos metidos en esa encrucijada, entre un vicepresidente desfenestrado por sus deméritos, varios diputados (titulares y suplentes) aliados a lo indecoroso, y algún intendente complicado por su vida privada enganchada con la pública, ya está, se hizo todo el mérito suficiente para que la "calentura" ciudadana tenga los decibeles elevados. ¡Y faltan aún noticias para este boletín! Que llegarán con el accionar de la justicia que ahora sabe que el país no mira para el costado y que no se puede hacer la distraída. Llegamos a cierta zona ética, no es poco. Tarda todo en este país, pero al final llegamos.

Y lo ideológico no tendrá peso alguno. Sepámoslo. No importará un pito si el que nos declama el discurso moral es considerado de derecha o de izquierda. Solo importará que nos convenza de que nos está diciendo la verdad. Ahora todos están con los ganchos abiertos porque saben que hay ovejas negras en todos lados (o casi en todos lados).

Este tema tiene que ver, además, con la fatiga hacia formas mentirosas de la política. ¿Nuevos políticos que escupen a la política pero hacen política? ¿Políticos que hacen campaña desde plataformas que no son tales pero que de hecho lo son? Nadie quiere pegarle un portazo a la democracia pero todos saben que esa señora no siempre puede con todo. Todo está en discusión y el ciudadano tiene su revancha con el voto. Ese día saca el facón y lo mete en medio de la tripas de aquel que no le sirve, que le mintió o que busca servirse de la política para sus intereses. ¿Vanidad, mesianismo, rosca? No jodan. Con dos dedos de frente todos sabemos quiénes entregan la vida y quiénes quieren colarse en la fiesta.

¿Cómo se posiciona alguien para ser "el mejor" moralmente? Hay casos que este país ha tenido, que no requerían esfuerzo alguno: Dardo Ortiz, Hugo Batalla y Enrique Tarigo no hablaban de honestidad para explicarnos que representaban "eso". Punto.

Hoy, por razones que no voy a explicar acá —pero que todos entienden— la épica moral no está en la mesa, la desconfianza es general, la crisis de la política no es explícita —pero está por allí— y solo la niegan los necios. Lo afirmo desde el dolor, pero es un dato que la ciudadanía no cree demasiado en casi nadie de forma muy entusiasta. Los líderes más pintados han caído en su popularidad y cierto escepticismo campea en el ambiente. A eso agregále las redes sociales que todo lo incendian y la cosa está hot.

Es que la privacidad ya no existe y si fulano nos hace el chuco, comparado con la realidad de su vida misma —que siempre alguien muestra en las redes— en fin, ese tipo está regalado. O sus parientes son idiotas al mostrarnos todo. Da igual. Ahora todos chusmean. Los sapiens son así. Somos así.

La evidencia (me sale el abogado) es lo único que importa a la hora de juzgar la verdad o lo que creemos que es la verdad. Si me hacés un verso progre y tu vida familiar es un "lujete" y dionisíaca, no te creo nada. Y si me hacés un verso humanista y tu vida muestra un mambo cínico tampoco te creo demasiado. Solo te voy a creer si desde tu "verdad" te la creo y me decís "la verdad" que necesito. El prejuicio está y no se lo borra con palabras sino con sinceridad fáctica. Ese es el desafío que se viene. Estar atentos entonces para no envenenarse con whisky de frontera. Trae dolor de cabeza al otro día.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)