EL ELEGIDO - ARAZÁ RESTÓ

Cumplir un sueño desde la cocina

Diego Cáceres supo ser mozo, cocinero, lavacopas, parrillero y encargado. Viviendo en El Pinar y trabajando en Montevideo, pasaba todo el día fuera de su casa con la realidad de estar dentro del rubro gastronómico y el sueño de tener un restaurante propio.

El punto de inflexión llegó el día que su hijo le dijo que precisaban pasar más tiempo juntos. A partir de ese momento, Diego decidió invertir toda la energía y el dinero que tenía para cumplir con aquel pedido. Así, palabras más palabras menos, comenzó Arazá Restó, un restaurante —o más bien "un lugarcito", como prefiere decir su dueño— de comida casera en una esquina de El Pinar.

De a poco, Diego fue arreglando, pintando y decorando una casa que estaba deshabitada y que él transformó en la vivienda y el local que hoy, como no podía ser de otra manera, comparte con su hijo, de 14 años. Nunca hizo publicidad, pero sus platos se fueron haciendo conocidos gracias a un fuerte boca a boca que corrió por toda la Costa de Oro, llegando incluso a Montevideo.

Hoy, a Arazá va gente de todos lados, aunque se mantiene un fuerte grupo de habitués, esos que van siempre a comer el mismo plato. La carta es "bien cortita y sabrosa", advierte Diego: unos diez platos (alrededor de $ 400), cuatro entradas ($ 350) y cuatro postres ($ 160). Siempre hay pesca fresca, como la corvina a la plancha con salsa de tomillo, pimienta y verduras. Otro punto fuerte son las pastas caseras, entre las que recomienda los raviolones de cordero al tannat. De las entradas, una de las más pedidas es la ensalada tibia de frutos de mar, con mejillones y camarones. Para cerrar, vale la pena probar el cheesecake con base de almendras y avena laminadas y salsa de arazá y guayabo criollo, dos ingredientes que consigue gracias a su amiga y colega Laura Rosano. "Todo muy simple, respetando los productos y sin tapar los sabores", explica.

Entonces, ¿cuál es su secreto? Para Diego, una vez más, la clave está en la sencillez. "No es un restaurante hecho por un diseñador, es mi casa, con mis plantas, mis cuadros, mis instrumentos (también es músico). Y la gente que llega se siente como en casa, no hay acartonamiento ni misterio".

Información.

Dirección: Colombia y Av. Costanera, El Pinar. Reservas al 093 574 438. Horario: Miércoles a viernes de noche, sábados mediodía y noche, domingo solo al mediodía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)