SALUD

El cuerpo: una herramienta clave para el aprendizaje

La promoción del juego libre y la instalación de salas de psicomotricidad son un primer paso para jerarquizar lo corporal a la par de lo intelectual. En Uruguay, hay avances en el sector preescolar pero aún falta mucho.

Daniela Bluth

No pasan ni diez segundos desde que Gabriela da la orden de "¡A jugar!" hasta que los más de 20 niños se lanzan a la conquista de bloques de polifón, colchonetas, cuerdas, telas y una codiciada hamaca de tela. Tienen cinco años y mucha energía para gastar. Nicolás (los nombres fueron cambiados para la nota) quiere jugar a los ninjas, Bruno tiene ganas de construir un fuerte, Isabel es la princesa y Valentina su mamá. Catalina y Lucía están armando una casa y Mateo se puso en la fila para balancearse. Tiago está escalando como el Hombre Araña y Micaela ya saltó tres veces sobre los colchones. El juego es libre y las reglas claras: no se puede pegar, no se pueden destruir las construcciones de los demás y hay que cuidar los materiales.

La escena se repite a diario en la sala de psicomotricidad del preescolar del Instituto Crandon, adonde asisten los niños de entre uno y cinco años. Este espacio, a cargo de la psicomotricista Gabriela Ventimiglia, permite que los alumnos se expresen libremente a través de su cuerpo, una experiencia que, está comprobado, colabora a su sano desarrollo intelectual y emocional. "Es un concepto que desde el punto de vista teórico siempre estuvo en el discurso, pero llevarlo a la práctica es más complejo. En el ámbito educativo todavía cuesta lograr una coherencia entre lo que decimos y la praxis cotidiana", advierte la maestra y psicomotricista Ana Cerutti. Fue pionera en esto de "jerarquizar el cuerpo sobre la mente" con una propuesta psicomotriz en el colegio Bartolomé Hidalgo en 1986.

Pese a algunos cambios graduales, la teoría y la práctica demuestran que la sociedad, y con ella la escuela, todavía reproduce la dicotomía mente-cuerpo. "No se trabaja el ser integral", opina la psicóloga y psicopedagoga Claudia Hoffnung. "Habría que empezar a integrar el cuerpo como herramienta y contenido de aprendizaje", agrega. Como parte de su licenciatura en Psicopedagogía, Hoffnung realizó una investigación que concluía que "la escuela está lejos de ser un espacio de creación de identidad, donde se considere que somos un cuerpo y no que tenemos un cuerpo".

Incluir lo corporal en la tarea pedagógica es contar con clases de expresión corporal, educación física, danza o canto, pero también utilizar el cuerpo como un instrumento de aprendizaje de determinados contenidos y poder interactuar con los significados que éste expresa. "El problema es que a veces no podemos entender qué nos está diciendo. Y estamos hablando de un cuerpo que se comunica para enriquecer y favorecer el desarrollo del niño", dice Cerutti.

El cuerpo, como principal instrumento de expresión del ser humano desde su nacimiento, también es la base que permite al niño desarrollar su bienestar físico y emocional. De hecho, una actitud corporal, como la calma o la exaltación extremas, pueden ser señales de alerta de que algo no anda bien. "Los niños deprimidos, tristes, con su cuerpito quieto, pueden pasar por momentos muy jorobados y pasar inadvertidos para los docentes, porque son niños que no hacen ruido, no molestan", explica Hoffnung. En cambio, se suele prestar más atención a los hiperactivos, para quienes "no hay mucho lugar en el aula". En ambos casos, señala la psicóloga, el cuerpo está "hablando" de un problema a atender.

Pensar y actuar.

La clase de Gabriela termina igual que empezó, con todos sentados sobre la alfombra de la sala. Los cachetes están más colorados y pese al frío que hace afuera, las frentes lucen transpiradas. Cada niño busca su campera y sale al pasillo para ponerse los zapatos. En el Crandon, la sala de psicomotricidad funciona desde 1996, también a iniciativa de Cerutti. "No es menor que en el colegio se haya destinado un espacio físico, que se haya implementado el material necesario y que sea de uso exclusivo para el preescolar", comenta Ventimglia.

Es que aún en la normalidad, la psicomotricista advierte que a los niños de hoy les cuesta resolver situaciones sencillas a través del cuerpo. "El uso de las manos nos preocupa muchísimo", puntualiza. Tareas como vestirse, atarse los zapatos o usar los cubiertos suelen estar "descendidas" para la edad. "Esos son los cimientos del desarrollo y no se les está dando el lugar que deberían tener por muchos motivos, pero sobre todo porque se privilegia el aprendizaje formal. Está eso de `ya sabe leer`, `ya maneja la computadora`, pero de repente no puede resolver una situación sencilla con un compañero".

La falta de tiempo y el abuso de la tecnología como forma de entretenimiento son dos de los aspectos que, para Cerutti, le juegan en contra al cuerpo. "Los espacios físicos son cada vez más pequeños y los adultos no tenemos mucho tiempo para salir a jugar, por eso compensamos con la imagen... y eso genera niños más inquietos, más desafiantes, más distraídos, en parte porque no pudieron canalizar y expresar la energía que es natural en ellos", opina.

En el día a día Ventimiglia constata que los más pequeños tienen dificultades para esperar y que la demanda hacia el adulto es cada vez mayor. "En la sala de psicomotricidad favorecemos determinados espacios y materiales, apostando a que el niño recorra un itinerario de maduración que va del placer de la acción al placer de pensar la acción", explica. Además, se trabaja en coordinación con las maestras de sala. Integrar la psicomotricidad a la rutina educativa es cada vez más común en preescolares públicos y privados de todo el país.

De todos modos, todavía hay mucha diferencia entre lo que ocurre en el preescolar y en la escuela. "Rápidamente se pasa de que ese cuerpo exista y sea parte de los contenidos de aprendizaje, a negarlo", sostiene Hoffnung. "Y cuanto más crecen los chiquilines, peor. Si miramos hacia secundaria, prácticamente se olvida todo, el cuerpo, el juego... tienen educación física y poco más. Los tenemos todo el día detrás de un pupitre escuchando a un profesor", dice la psicóloga, quien trabaja con adolescentes.

Actuar y corregir.

El abordaje en una sala de psicomotricidad no sólo permite acompañar y apuntalar el normal desarrollo de un niño, sino también detectar -a tiempo- si existen dificultades, dice Ventimiglia. "Tenemos la ventaja de estar en contacto con los niños desde el año de vida, que es muy temprano. No sólo vemos el desarrollo motor, sino cómo el niño usa el cuerpo para conocerse y relacionarse con el entorno y con los demás".

Los niños son "un ser único e integral", opina la médica Alicia Fernández, expresidenta de la Sociedad Uruguaya de Pediatría, y así deben ser abordados. "La violencia que un niño sufre en sus diferentes formas la manifiesta corporalmente. Y puede hacerlo con dolor abdominal, dolor de cabeza, falta de ganas para comer o distracción en la escuela". Además, Fernández asegura que el lenguaje no verbal "puede ser la manifestación de enfermedades orgánicas".

Lograr un desarrollo corporal adecuado para cada edad, coinciden los especialistas, influye en el despegue de las capacidades intelectuales. "Sin embargo, todos conocemos personas con déficit de desarrollo corporal o motor que han desarrollado normalmente o incluso en forma superior sus capacidades intelectuales", puntualiza la pediatra. Un ejemplo es Daniel Radcliffe, el actor que da vida al popular Harry Potter, quien padece dispraxia, una dolencia conocida como "enfermedad del niño torpe".

CLAVES, CONSEJOS Y SEÑALES DE ALERTA

-Claudia Hoffnung, psicóloga y psicopedagoga, sostiene que el cuerpo debe ser considerado como un "contenido importante" para el aprendizaje y pone como ejemplo el simple hecho de contar. "Los dedos son importantísimos y no se usan. Muchos niños cuentan con los dedos escondidos porque les da vergüenza o directamente porque las maestras no los dejan". Y agrega: "Habilitar eso, que es tan sencillo, ya les genera alivio".

-"Los niños tienen 100 maneras de expresarse, pero les robamos 99", postulaba el maestro italiano Loris Malaguzzi, uno de los referentes de la psicomotricista Ana Cerutti, pionera en Uruguay. "Todas las formas que tenemos de expresarnos deberían ser el eje de una educación de calidad", opina Cerutti. El video de la propuesta de Malaguzzi está en You Tube.

-En las salas de psicomotricidad se parte del juego espontáneo del niño, de ahí que aparezcan situaciones de la vida cotidiana o hechos recientes.

-Para Alicia Fernández, los pediatras deben tener en cuenta "los signos de alerta" con determinados síntomas que hacen pensar en la existencia de una enfermedad orgánica y no emocional detrás.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.