HISTORIAS

Crímenes verdaderos

Varios casos criminales pasaron a la historia como enigmas, lo que dio lugar a obras de ficción, monografías, investigaciones científicas, cómics y versiones cinematográficas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los detectives de Los Angeles en el momento de hallar a la Dalia Negra.

Un día, la gente mirará al pasado y se dará cuenta de que conmigo nació el siglo XX". Esa línea es atribuida a Jack el Destripador por Alan Moore en la novela gráfica From Hell, que narra los crímenes de Whitechappel ocurridos en 1888 en Londres. El título (Desde el infierno) proviene de la firma de la única carta que se cree verdadera del asesino serial más famoso de la historia y cuya identidad aún hoy es objeto de debates.

Los asesinatos de Jack el Destripador constituyen un hito en la historia tanto de la investigación criminal como en la literatura y el cine. Se le atribuyen cinco muertes de prostitutas, aunque algunas versiones llevan la cifra hasta siete. Los asesinatos, inusitadamente cruentos, ocurrieron en el conflictivo East End de Londres, por entonces la capital más poblada del mundo con un millón de habitantes. Whitechappel era el último reducto del lumpen, pero también era la zona a la que llegaban los inmigrantes en forma masiva a la capital del viejo imperio.

Pocos casos han sido tan minuciosamente investigados como este y por cada nueva teoría que se conoce una nueva viene a rebatirla. La hipótesis más reciente tiene su basamento en una prueba de ADN; una muestra proveniente del chal de una de las víctimas, Catherine Eddowles, permitió identificar al presunto verdadero asesino. Ni el pintor posimpresionista Walter Sickert, ni el exprimer ministro William Gladstone, ni Lewis Carroll, ni el príncipe Alberto Víctor, nieto de la reina Victoria. Lo más probable es que Jack el Destripador no fuese más que un enfermo mental, uno de los primeros asesinos seriales conocidos: el polaco Aaron Kosminski. Este hombre que había huido de su país a causa de los pogromos ordenados por el zar Alejandro III terminó en Whitechappel, donde se hallaron a las cinco prostitutas asesinadas. Incluso estuvo temporalmente detenido como sospechoso y luego quedó libre. Según investigaciones recientes Kosminski murió en un manicomio en 1919 y había perdido toda conexión con la realidad.

Este es hasta ahora uno de los casos más enigmáticos. Pero no el único, ni siquiera el más cruento.

Unos pocos años después de los sucesos que conmovieron para siempre a Londres, una serie de crímenes sacudió a la cuna del jazz, la ciudad de Nueva Orleans (Estados Unidos). Estos asesinatos ocurrieron entre 1918 y 1919 y dieron lugar a una leyenda urbana que perdura hasta hoy, al punto que la serie American Horror Story tomó el caso del Asesino del Hacha como tema de una de sus temporadas.

El hombre del hacha.

Dado que la mayoría de las víctimas del Asesino del Hacha fueron tenderos de origen italiano, muchos creyeron al principio que se trataba de una cuestión de mafias. El primer caso conocido fue el asesinato del matrimonio Maggio, ocurrido el 23 de mayo de 1918, a quienes el asesino golpeó con el hacha y luego degolló con una navaja.

Varios ataques más fueron consumados por el "misterioso hombre del hacha" que, con el correr de los días, dio lugar a una verdadera psicosis. La serie de crímenes se interrumpió abruptamente ese año, pero el asesino volvió a aparecer el 10 de marzo de 1919 al atacar a la familia Cortimiglia. Charles y su hija pequeña murieron a causa de los golpes de hacha, pero Rosie, esposa y madre de la pequeña, logró sobrevivir.

Tres días después de este episodio los periódicos locales recibieron una extraña carta firmada por "el hombre del hacha". "Nunca me han capturado, y nunca lo harán. Nadie me ha visto dado que soy invisible al igual que el éter que rodea su planeta. No soy un ser humano, soy un espíritu infernal. Soy lo que los habitantes de Nueva Orleans y su estúpida policía llaman el hombre del hacha", comenzaba la nota. Más adelante el firmante declaraba ser un fanático del jazz y anunciaba que se librarían de él si en la casa había música de jazz.

La noticia corrió como pólvora y en los locales de jazz, en su apogeo en ese momento, se improvisó rápidamente un tema titulado The Mysterious Axmans Jazz (Dont Scare Me Papa) —El Jazz del Misterioso Hombre del Hacha (no me asustes papá)— que esa noche sonó junto a otros temas. Como resultado, esa jornada no se registró ningún crimen.

El que se cree fue su último ataque ocurrió en la noche del 27 de octubre de 1919, cuando Mike Pepitone fue asesinado mientras dormía. Su esposa Esther Albano llegó a tiempo para ver al asesino cuando huía. Un año más tarde Albano fue arrestada luego de disparar contra Joseph Mumfre, quien aseguraba la mujer, era el hombre del hacha. Aunque la Policía no pudo confirmarlo, desde la muerte de Mumfre no volvieron los crímenes.

La dalia negra.

Algunos casos pasan a la historia por sus propias e inexplicables dimensiones. El de la Dalia Negra es uno de ellos.

En la mañana del 15 de enero de 1947, Betty Bersinger caminaba con su hija pequeña por una calle sin asfaltar en una zona de construcción del vecindario de Leimert Park de Los Angeles. Cuando vio en el medio del predio lo que creyó era la figura de un maniquí cortado al medio tardó en reaccionar. Y cuando lo hizo fue con horror.

Se trataba del cadáver de una mujer joven que había sido cortada exactamente a la mitad, pero además presentaba múltiples mutilaciones y evisceraciones. Las investigaciones posteriores permitieron identificar a la víctima como a la joven Elizabeth Short.

El caso estalló en los medios y pronto pasó a ser conocido como la "Dalia Negra", una suerte de guiño siniestro hacia la película La Dalia Azul, un éxito de la época protagonizado por Verónica Lake.

La Policía de Los Angeles llegó a indagar a más de 50 sospechosos, pero los detectives no pudieron hallar pruebas contra ninguno de ellos.

La mezcla de misoginia ritual y extrema crueldad contribuyó para elaborar la leyenda. El caso ha sido objeto de innumerables tesis universitarias, e incluso de una novela magistral de James Ellroy que lleva el mismo nombre.

Hasta hoy continúa siendo un misterio lo que ocurrió con la joven Elizabeth Short que, se cree, llegó a Hollywood haciendo dedo con la ilusión de convertirse en una nueva estrella de cine.

La desaparición de Madeleine McCann.

La desaparición de Madeleine McCann, de apenas 4 años, ocurrió el 3 de mayo de 2007 y hasta el día de hoy continúa siendo un misterio.

La niña había llegado con su familia, sus padres y dos hermanos mellizos menores, al hotel Praia da Luz, en el Algarve, Portugal. Según pudo establecer más tarde la investigación policial la niña fue dejada en la habitación del hotel junto a sus dos hermanos sin la supervisión de un adulto.

Los padres de Madeleine salieron sin cerrar con llave la puerta del apartamento y se fueron a tomar unas copas a un bar de tapas dentro del hotel Ocean Blue. Sobre las 21.30 Kate McCann fue hasta el dormitorio de los niños para comprobar si todo estaba bien y halló la cama de Madeleine vacía.

La desaparición de la niña fue oficialmente denunciada media hora después. La búsqueda comenzó de inmediato, se interrogó a todo el personal del hotel, y a los propios padres, así como a sus amigos. Con la colaboración de Interpol se hizo un cierre de fronteras y la búsqueda se extendió a países vecinos. Desde entonces hubo varios avistamientos, pero ni un solo rastro cierto de Madeleine.

Un clásico de E. Allan Poe.

La muerte de Mary Rogers fue uno de los primeros enigmas que ganaron espacio en los medios. Ocurrió en Nueva York en 1841, y el cuerpo de la joven fue hallado en aguas del río Hudson. Edgar Allan Poe tomó el caso para escribir El Misterio de Marie Roget, relato pionero del género policial.

"Desde el infierno".

Jack el Destripador, el asesino serial más conocido, es hasta la fecha un verdadero misterio. Tras asesinar a cinco prostitutas en Londres desapareció sin dejar rastros. Desde esas fechas, a fines del siglo XIX, las hipótesis y teorías han sido las más diversas. Una prueba de ADN parece contener la verdad.

El hombre del hacha.

El misterioso hombre del hacha se convirtió en una leyenda urbana en Nueva Orleans. Una serie de crímenes cometidos con el uso de hachas y navajas entre 1918 y 1919 en la cuna del jazz moderno dio lugar a la leyenda. Una mujer fue a prisión por matar a quien, aseguró, era el verdadero asesino.

La marca de Hollywood.

El cuerpo de Elizabeth Short, una joven aspirante a estrella de Hollywood, fue hallado en el centro de Los Angeles cortado por la mitad y cruelmente mutilado. La policía local interrogó a más de medio centenar de sospechosos sin aclarar el asesinato que los medios llamaron El caso de la Dalia Negra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)