NOMBRES DEL DOMINGO

Claire Danes, una linda chica dura

Mientras espera la nueva temporada de Homeland, la actriz que creció haciendo TV sueña con hacer comedia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Por su papel en Homeland la actriz ganó varios Globos de Oro.

Son pocos los intérpretes que habiendo hecho cine y televisión, ganan fama y renombre internacional por su desempeño en la pantalla chica. Claire Danes es, sin duda, una de esas excepciones. Seguramente no muchos la recuerden besando a Leonardo Di Caprio en Romeo y Julieta o en su papel de Kate Brewster en Terminator 3: La rebelión de las máquinas. Pero es difícil no haber guardado en la retina su mirada paranoica o sus crudos interrogatorios en Homeland, la serie sobre espionaje que la erigió ante el mundo como la eficiente agente de la CIA Carrie Mathison.

Mientras la crítica no se cansa de vincular su historia con la de su personaje, la actriz aprovecha cada entrevista para recalcar que solo se trata de una actuación. "Es la intensidad de imaginar que te conviertes en otra persona y la capacidad de conectar con ella. Por supuesto que es mi cuerpo y mi voz, de eso no puedo escapar, claro. Y que echo mano de mis propias experiencias para ser Carrie. Pero no soy yo. Sí, menos mal; no soy yo". Con Carrie, Danes encontró el lugar que estaba buscando desde hacía años y parecía no encontrar. Había participado en series y películas, había ganado premios y festivales, había hecho castings y se había dado el lujo de rechazar papeles, pero no había hallado aquel rol que la hiciera vibrar como lo hace en Homeland desde 2012. "Un personaje con el que quisiera mantener una conversación e incluso seguir hablando con él durante siete años si se da el caso".

Las comparaciones entre ficción y realidad responden, sobre todo, a que Carrie es bipolar y Claire no tuvo una infancia sencilla: sufría intensas pesadillas que le hacían ver lo que no había. Para palear ese comportamiento obsesivo, le recomendaron canalizar su energía a través del arte. Así, con seis años se apuntó en clases de baile moderno que rápidamente la llevaron a sus primeros trabajos como actriz. Empezó a estudiar actuación a los 11 años, a los 13 estaba trabajando en la serie My so-called life (traducida como Es mi vida) y dos años más tarde ya compartía cartel con Di Caprio. "El impacto fue tremendo. Nos pasamos más de medio año en México con un visionario como Baz (Luhrmann) en una película única. Él me dio el mejor consejo de mi carrera: que en esta profesión no hay que tomarse las cosas muy en serio. Siempre insistía en que teníamos que divertirnos con lo que hacíamos", dijo a El País de Madrid.

Pero más allá de Carrie, fue la mezcla de espionaje, patriotismo y terrorismo que reúne la línea argumental de Homeland, basada en la serie israelí Hatufim (algo así como Secuestrados), la que la cautivó. "A eso se debe el éxito internacional de la serie, porque temas como el terrorismo son desgraciadamente relevantes en todo el mundo, porque vivimos en un momento de ambigüedad política y porque Estados Unidos como país no está representado de forma heroica en Homeland", explica.

Danes es neoyorquina y creció en el Soho, a 15 manzanas de donde estaban las Torres Gemelas. Sin embargo, el 11 de setiembre de 2001 estaba en Sidney, Australia, celebrando el cumpleaños de su novio de entonces. "Fue tan confuso para mí estar al otro lado del mundo cuando estaba sucediendo todo eso al lado de mi casa… Me partió el corazón".

Hija de un fotógrafo y una diseñadora textil, se define a sí misma como alguien "muy sensible" y a la vez "muy cerebral". En su juventud, esa explosiva combinación en su forma de ser la alejó de Hollywood; dijo que no a Titanic porque quería estudiar y partió rumbo a Yale para obtener el título en Psicología. Atrás estaba dejando una filmografía prometedora con directores como Francis Ford Coppola (El poder de la justicia) y Oliver Stone (U-Turn), ambos en 1997. Pero el ímpetu universitario duró solo un par de años y volvió a la industria. Su regreso "fue insustancial con trabajos menores en buenas películas", como Las horas, "o papeles grandes en otras rematadamente malas", como Terminator 3, escribió El País. "Eso sí que fue echarle imaginación. Sacarle emoción a un trozo de cinta aislante pegada en un palo. Realmente no es mi trabajo preferido", dijo ella.

La pantalla chica le gusta desde niña, y ya de adulta se ha declarado fan de series como The Wire, Mad Men y Breaking Bad. Casualidad o no, la televisión también es donde ha alcanzado sus mayores logros. Con Es mi vida ganó el primer Globo de Oro de su carrera, en el telefilm Temple Grandi —en el que retrató a una persona con autismo— logró su segundo Globo y su primer Emmy, y con Homeland ya lleva dos Emmy y dos Globo de Oro como mejor actriz. Además, el último episodio de la primera temporada tuvo 1,7 millones de espectadores, convirtiéndose en el final de temporada de mayor audiencia en su primer año de la historia de Showtime. Y pese a ser criticada por ambos lados del espectro político, de la mano del talento y el carisma de Danes Homeland logró dejar en claro que hoy no es tan fácil ser un héroe, el mundo no se divide en buenos y malos, y no todo es blanco o negro.

En sus sucesivas temporadas el set de la serie se trasladó de Washington a Sudáfrica y Berlín, una ciudad tan camaleónica que hace las veces de Líbano o Irak. Más allá de actuar, Danes está cada vez más involucrada con el equipo de guionistas encabezado por Alex Gansa. Aunque como mera espectadora, participa en las reuniones que los creadores de la serie mantienen con expertos en cuestiones de seguridad nacional, donde se discuten los temas y surgen ideas para posteriores entregas. Tras cinco temporadas, sobre su personaje dice que le gustaría que "encuentre la felicidad" y que sobreviva, algo que en Homeland no está garantizado. Sobre ella misma, es consciente de que, con la sexta temporada en puerta, la serie no durará toda la vida. "Estoy más que lista para hacer una comedia", lanzó, como augurando cierta distancia de la Casa Blanca y Al Qaeda.

La acción se traslada a Nueva York.

Tras dos temporadas grabando lejos de Estados Unidos, en su sexta temporada (con estreno mundial previsto para setiembre), Homeland se desarrollará en Nueva York. Ya no está en el elenco Damian Lewis, quien interpretaba al sargento de Marines Nicholas Brody, rescatado en 2011 e investigado como sospechoso de haberse unido a Al Qaeda. Por ese rol, en 2013 ganó el Globo de Oro a mejor actor de serie de TV - Drama.

Un actor en quien confiar.

Desde 2009 Claire Danes está felizmente casada con el actor británico Hugh Dancy, a quien conoció en el rodaje de Pasión al atardecer y que forma parte del elenco de la serie The Big C. "¡Me encanta estar casada con Hugh! Es la persona perfecta, alguien en quien poder confiar, que es tu mejor amigo, con quien repasar tus escenas. Alguien que te hace sentir segura. Alguien que, tras la fascinación de los primeros días, ha dejado paso a algo más profundo y, ¡qué alivio!, porque otro tipo de relación sería agotadora".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)