NOMBRES DEL DOMINGO

Christopher Nolan: Del cine "noir" al heroico

Con menos de diez películas a su nombre, el británico ya se ubicó entre los autores cinematográficos más destacados de Hollywood.

Christopher Nolan
Nolan en acción. Foto: Warner Bros.

Cuando Christopher Nolan iba a realizar su primer largometraje —a fines de la década de 1990— hizo lo siguiente: marcó en el almanaque todos los sábados posibles para juntar a su equipo, y dedicar ese día a filmar su primer película: Following, una historia policial en blanco y negro que se estrenó en 1998.

Había calculado que las más o menos 3.000 libras que tenía para costear la filmación, alcanzaban para producir unos diez minutos de película por sábado, y que al término de un año tendría suficiente material para hacer nacer, en la sala de montaje, su opera prima.

Con ese ridículamente pequeño presupuesto, recurrió a todo tipo de trucos para disimular carencias. La gente, dijo después, está acostumbrada a ver producciones pulidas y prolijas. Lo que se sale de esos parámetros desconcentra de lo que él considera lo más importante: la historia.

Sin haber estudiado formalmente cine —eligió Literatura Inglesa cuando entró a la universidad— ya sabía que el sonido es una de las cosas más importantes en una película. Si suena mal, la verosimiltud se derrumba. Entonces, grabó las voces de las primeras escenas de la película en un estudio, para dar la impresión de profesionalismo y exactitud. Para cuando el registro y la mezcla del sonido inevitablemente bajara en calidad, la audiencia ya estaría metida en la historia.

La anécdota, contada por el propio Nolan en una entrevista que puede verse en YouTube (el video está en inglés), ilustra su carácter metódico, y evidencia sus ambiciosas aspiraciones. Ya como realizador independiente, apuntaba al máximo profesionalismo y nivel técnico posible.

Es que Nolan probablemente tenía en su inconsciente la meta de llegar a hacer películas "grandes", tanto en alcance como en presupuesto. Seguramente quería causar en otros el mismo impacto que habían producido en él La guerra de las galaxias (1979), 2001: Odisea del Espacio (que vio con siete años cuando la reestrenaron en el cine), Superman (1978), Alien (1979) y Blade Runner (1982), todos films que había visto de niño y que le habían inoculado la vocación.

Esas películas no solo lo contagiaron para empezar a filmar por su cuenta. También lo encauzaron temáticamente hacia las alturas y abstracciones del espacio y la ciencia, las aventuras, la acción y lo más o menos fantástico (aunque él prefiere el término "realidad aumentada").

Como terminar Following le llevó más de un año, Nolan había tenido tiempo de empezar a escribir el guion de su próximo proyecto: Memento, Recuerdos de un crimen, estrenada en 1999 con Guy Pearce, Carrie-Ann Moss y Joe Pantoliano en los papeles protagónicos. "Tuve mucha suerte, porque cuando Following empezó a recorrer el circuito de festivales y recoger elogios, ocurría que se abría una ventana de oportunidad. Alguien se acercaba y decía: "Me gustó esa película. ¿Qué vas a hacer ahora?". Y ahí ya les vendía la idea para Memento".

Ahora no sorprende que a unos 20 años de sus comienzos, Nolan haya sido capaz de producir una filmografía en la que convive un estilo intelectualizado y riguroso, con la pasión y el talento para lograr que cientos de miles de personas vayan al cine a ver sus películas, toda una hazaña para un realizador con más cosas en común con Paul Thomas Anderson y Sam Mendes que con Michael Bay. Nolan dirige y guiona blockbusters que consiguen elevarse, en temáticas y planteos de realización, por encima de lo que Hollywood acostumbra ofrecer.

Nolan no permite teléfonos celulares durante el rodaje. Para él, distraen y no ayudan a la concentración.

Desde que dio el salto hacia el cine mainstream con Memento, Nolan dirigió siete películas: las tres sobre Batman, Noches blancas (2002), El gran truco (2006), El origen (2010), Interestelar (2014) y, este año, Dunkerque. Se toma su tiempo, porque se dedica a sus proyectos en cuerpo y alma.

Cuando estaba preparando la primera entrega sobre Batman (Batman inicia, 2005), tanto él como el coguionista David Goyer sentían la presión de hacer una trilogía. En esa época, tanto a uno como al otro le preguntaban por eso, porque se sabía que las hermanas Wachowski estaban filmando dos películas para completar la trilogía de Matrix.

"Con David cerramos deliberadamente esa puerta, ni siquiera nosotros nos permitimos pensar hacia dónde queríamos o podíamos ir en futuras películas. Porque una franquicia, para que crezca y se vaya alimentando, necesita tiempo. Es mejor dejar que las ideas maduren mientras que uno hace otras cosas", le dijo a The Hollywood Reporter en una extensa entrevista publicada en 2015.

Hace varios años que es nombrado entre los mejores y más importantes cineastas activos, pero es probable que con su última película, Dunkerque, haya llegado a su obra maestra.

Distinta a todas sus anteriores producciones, Dunkerque —que cuenta la acción de rescate de cientos de miles de soldados británicos varados en una playa durante la Segunda Guerra Mundial— es posiblemente su apuesta más ambiciosa, aunque tenga poco diálogo, dure bastante menos que prácticamente todos sus títulos y tenga poco y nada de la espectacularidad y la sofisticación que lo ha caracterizado hasta ahora. Con un enfoque visual naturalista, un ritmo sereno y parco, Nolan consigue impactar con los elementos y las herramientas primordiales del cine, la fotografía, el sonido y el montaje.

Más allá de lo que tenga en su galera, los primeros veinte años de su filmografía han sido fascinantes.

confianza

Un equipo de trabajo familiar

"Mi esposa es mi colaboradora más cercana. Está involucrada en todo y es a quien le muestro primero todo", dijo sobre Emma Thomas. Y agregó: "Como empezamos juntos, sabe todo sobre cómo se hace una película (...) Trabajar con ella es como hacerlo con mi hermano: Sé que lo que me diga en una discusión creativa será completamente sincero y eso te libera para aceptar una opinión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)