EN CONSULTA

Celulares ayudan a controlarse

Con la masificación de los celulares inteligentes han aumentado los usos que se les puede dar tanto en la vida diaria como en el ámbito laboral. Por supuesto que la medicina no ha quedado fuera de este fenómeno, y rápidamente se viene integrando y adaptando al nuevo mundo tecnológico.

En el campo específico de la dermatología el teléfono celular puede resultar una herramienta muy útil a la hora de realizar el autocontrol de los lunares del cuerpo.

Sin tener que utilizar ninguna aplicación específica, es relativamente sencillo tomarse fotografías de sectores de la superficie cutánea que el paciente no puede observarse en forma directa.

Esto sucede por ejemplo, a nivel de la espalda, glúteos o la cara posterior de los muslos. Al comparar los registros, la persona puede tener una referencia que le permita evaluar si sus lunares han mantenido su tamaño, forma y color, o por el contrario si ha habido algún cambio en ellos. En ese caso, siempre lo mejor es concurrir al dermatólogo tratante para que examine y determine la relevancia de lo que se ha detectado.

En estos tiempos, en la práctica clínica es relativamente común que los pacientes muestren las imágenes que han captado con sus celulares de las lesiones que son motivo de su consulta, desde el momento de su aparición.

Si bien esto puede constituir una ayuda para el profesional, sobre todo a la hora de evaluar la evolución de la patología, la calidad de las fotografías no siempre es la mejor, y nunca sustituye al contacto directo con el médico. Lo mismo sucede cuando se envían las imágenes por correo electrónico o WhatsApp, esperando un diagnóstico concreto.

Pero, por otra parte, esto cobra mucha importancia cuando la persona afectada se encuentra físicamente muy lejos del profesional. En esos casos, los medios de comunicación mencionados pueden ser de gran ayuda para obtener al menos una orientación acerca de qué medidas tomar en primera instancia hasta poder tener un contacto personal con un profesional de la salud. Incluso la conexión online permite ver en directo al paciente y poder dialogar acerca de su sintomatología, sin importar las distancias.

Este es uno de los aspectos de lo que se conoce como telemedicina que, como lo indica la palabra, involucra a todo aquello que se refiere a brindar servicios de salud a distancia. Pero esta herramienta no solo puede resultar muy útil para los pacientes, sino también para el contacto de los médicos con sus colegas, ya sea de su propio país como del extranjero, para solicitar una opinión, consejo o para entablar una especie de ateneo virtual en donde se intercambien opiniones en casos difíciles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)