NOMBRES DEL DOMINGO

Brie Larson: la revelación

Con 26 años y cultivadora de un bajo perfil, esta actriz estadounidense aún poco conocida por el gran público fue premiada en los Globos de Oro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A los tres años Brie Larson le dijo a su madre que iba a ser actriz. Foto: Google.

Brie Larson no se parece a ninguna versión anterior de Brie Larson que uno pudiera haber visto en éxitos recientes del cine y TV. Frente a los reporteros que esperamos para conversar con esta estrella tras su increíble actuación en La habitación, película que le valió el Globo de Oro como mejor actriz, Brie Larson aparece simple y llana.

Una hija de vecina. Agradable, sensible. Nada del demoledor e intimidante glamour que muestra como Envy Adams en la cinta de culto Scott Pilgrim contra el mundo (2010), en el rol de una rockera que canta un himno insigne como Black sheep. Tampoco es posible hallar, cara a cara con ella, su tenor adolescente en Remember the Daze (2007), el drama generacional que la hizo aún más destacable para críticos y cinéfilos. "Brie Larson es una roba- escenas, no importa lo poco que salga", anotó en su oportunidad Variety sobre su rol secundario en Remember The Daze, la historia del último día de clases de un grupo de chicos estadounidenses en 1999 y en donde opaca a la estrella del filme, Amber Heard, actual mujer de Johnny Depp.

Brie Larson, 26 años, es una corriente de talento puro. En La habitación, basada en el best seller de Emma Donoghue, que se estrenará próximamente en Uruguay, la actriz de nuevo está irreconocible. Al comienzo de este film dirigido por el irlandés Lenny Abrahamson, se la ve desgarbada, descuidada. Ella es Ma, una madre preocupada de que su pequeño hijo Jack (el increíble Jacob Tremblay), a punto de cumplir cinco años, no se dé cuenta de que los dos, madre e hijo, están encerrados, día y noche, en una pequeña habitación debido a los siniestros caprichos de un hombre que tiene secuestrada al personaje de Brie desde hace siete años.

En cautiverio, la víctima de este sicópata tuvo a su hijo —al hijo de ambos—, y esta madre devota y fuerte le inventa un mundo de cuentos y fantasía con tal de que el pequeño sea capaz de sobrellevar una prisión que le ha cerrado la posibilidad de conocer el mundo exterior y la vida normal como cualquier persona. "Nunca logré entender por qué me sentí atraída a este proyecto hasta que pude entrar más profundamente en él", dice ella, emocionada.

Viaje a la emoción.

Brie Larson se crió básicamente estudiando teatro. A los seis años comenzó sus estudios formales de actuación. Es la estudiante más joven que jamás ha asistido al American Conservatory Theater en San Francisco, Estados Unidos. "Tengo conciencia de decirle a mi mamá que quería ser actriz desde que tenía tres años. Nunca fui al colegio, nunca tuve una experiencia real en las salas de clases ni con compañeros", cuenta. "Me enseñaron en casa y podría decirse que tuve una manera más abstracta de aprendizaje. Empecé explorando de formas más creativas y a medida que crecía se me daba la oportunidad de viajar o tocar música".

Comenzó a actuar, entonces, en películas Disney para TV como Todo sobre ruedas (2003) y a los 13 años, debido a su talento vocal, firmó con el sello Universal. En 2005, tras demoras varias con el lanzamiento de su esperado primer disco, editó Finally Out of P.E., un cancionero adolescente, tipo Disney o Nickelodeon, que vendió solo cuatro mil copias en Estados Unidos y que no tuvo mayores repercusiones, salvo señalarle el camino de la actuación como vía posible para el éxito.

"Me siento agradecida cada día por todas las veces que me dijeron que no. Lo que más valoro es la oscuridad que he experimentado porque no sabría cómo encarnar a Ma o Grace (su personaje en Las vidas de Grace) si no hubiera experimentado pérdida o tristeza, no sabría cómo expresarlo. Es una parte muy valiosa de nuestra experiencia: no asustarse con los obstáculos, sino sentir curiosidad por ellos", dijo a la revista Elle.

Era cosa de tiempo antes de que fuera fichada en 2009 para la serie United States of Tara, producida por Steven Spielberg y donde se lució como la hija sarcástica y rebelde de la protagonista, Toni Collette. Y para que fuera la crucial actriz secundaria en comedias como el remake de la serie 21 Jump Street o Esta chica es un desastre, donde iguala y casi opaca a la sobrevalorada Amy Schumer.

"Lo he dicho, es algo intimidante que el mundo te vea", dice esta joven artista que ha cultivado literalmente un bajo perfil. Es capaz de tuitear una foto junto a un pony en vez de alfombras rojas glamorosas y si participa en algún desfile de moda, inmediatamente deja claro que lo hace en el marco de la representación de un papel, de un juego.

Brie Larson es un talento que crece y quizás su apego a la realidad, a la normalidad, a ser "uno más", se deba a lo que descubrió —de nuevo— o recordó —una vez más— estudiando y preparándose para el papel de La habitación. Durante una ocasión se encerró sola en su departamento y recordó sus días de una infancia complicada, cuando se mudó con su madre y hermana desde Sacramento hacia la ciudad de Los Angeles.

"Mi madre no tenía muchos recursos, yo era pequeña y no me daba cuenta de que se estaba separando de mi padre. Preparando el rol redescubrí esos momentos. Esos recuerdos donde arrendamos un piso de un ambiente en Los Angeles, y en una sola cama dormíamos mi hermana menor, mi madre y yo. Recuerdo haber sido muy, muy feliz en esos años. No teníamos mucho, pero mi madre se encargaba de contarnos historias y fantasías para hacernos sentir bien". Y el método funcionó bien. Fue una chica alegre. Y el recuerdo le ha servido para construir uno de sus mejores personajes. El Mercurio/GDA

Un premio dedicado a su amor.

Cuando el domingo pasado Brie Larson subió a agradecer por su Globo de Oro como Mejor Actriz, dijo que tenía miedo de olvidarse de alguien. Al que sí recordó en público fue a su novio, el músico Alex Greenwald, sentado a su lado durante la ceremonia y con quien compartió después junto a Katy Perry su momento favorito de la noche: festejar con hamburguesas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)