EL ELEGIDO I BAKER’S

Más que un bar, un punto de encuentro

En la ochava de Pablo de María y Charrúa las plantas, flores y colores de la fachada son el envase y el contenido. A través de los grandes ventanales del local, sutilmente iluminado, se perciben las siluetas de las botellas de whisky o ron, las canillas de cerveza tirada y el perfil de la barra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Baker's

Son apenas 35 metros cuadrados que, cuando se llenan de gente, parecen muchos más. Y eso, para fortuna de los dueños de Baker’s Bar, ocurre cada noche.

En una zona repleta de boliches, el desafío era hacer la diferencia. Por eso, el espíritu siempre fue ofrecer algo más que una botella de cerveza o un daikiri. "Queríamos ser un poco más cosmopolitas, tener tragos de autor, cerveza tirada... Acá el cliente es lo más importante y desde ahí pensamos los productos y la carta", cuenta Carlos Sarli, socio junto a Santiago Urquhart. Desde su apertura en abril de 2016, el público que —naturalmente— llega a Bakers está en sus treinta y pico, ha viajado y se anima a probar cosas nuevas. "Lo que nos pasó fue deliberado, estábamos buscando ese público, ya que iba a valorar ese esfuerzo que estábamos haciendo".

Sin caer en la soberbia, advierte Sarli, ellos usan la palabra "educar" para compartir con los clientes la historia y las características de cada producto. Entre las bebidas más pedidas están el Grito de Asencio (con jugo de pomelo, tónica, bíter, syrup de pepino) y el Me mataste (aperol, vino blanco, syrup de jengibre, jugo de naranja, maracuyá y soda). Todos los tragos de autor cuestan entre $ 180 y $ 200. De la cocina, salen sobre todo tapas (entre $ 160 y $ 200), entre las que se destacan la tortilla española, los bastones de muzzarella y las papas bravas. Más allá de responder a la circunstancia de tener un espacio reducido, estos platos para compartir y las mesas comunales también son una apuesta a propiciar el encuentro. "En definitiva, uno va al bar a eso, a conectar con otra gente".

El escenario se completa con una música diferente casi que para cada día, desde Felipe Reyes los lunes hasta ritmos de house que despiertan las ganas de bailar los sábados. Pero en Bakers la noche termina temprano, con gente "motivada y feliz" que la sigue en otro lado.

Información.

Dirección: Pablo de María 1198. Precio promedio: 350 pesos. Horario: Lunes a sábado a partir de las 19 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)