NOMBRES

Antonio Gasalla: una vida dedicada a la risa

Actor, productor y director teatral, lleva cuatro décadas en el espectáculo. Pese a su delicado estado de salud, continúa en escena junto a su amiga Susana Giménez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gasalla en una de sus grandes interpretaciones, la abuela con Susana.

Desopilante, irreverente, mordaz, agudo. No faltan adjetivos para Antonio Gasalla, un comediante cuya sola presencia es garantía de rating para la televisión, en la que ha cimentado buena parte de su carrera. El teatro ha sido su fortaleza, ganándose el apodo de "El rey de la calle Corrientes". El gran humorista argentino nació como artista en el café-concert a principios de la década de 1960 y desde entonces no ha parado de cosechar éxitos. Su papel inolvidable en la versión cinematográfica de Esperando la carroza (1985) lo ha convertido en un clásico, al punto que aún hoy cuando encarna a la abuela en el show de Susana Giménez hace explotar las mediciones del domingo en la pantalla rioplatense.

En 2015 estuvo alejado de la televisión y regresó en 2016 de la mano de Susana Giménez con un sketch central en el que junto a la diva interpretan al dúo de funcionarias que guardan las puertas de la Casa Rosada, excusa para recibir a un invitado especial por show. A principios del año pasado su salud le dio un susto: un pico de presión lo obligó a la internación por unos días, poco después de su cumpleaños 75. Recientemente, un diagnóstico médico lo sacó nuevamente de escena. "No tengo miedo a la muerte", dijo cuando se hizo pública la noticia sobre su cáncer de piel.

Mientras estuvo alejado de la televisión no perdió ocasión de mostrar su afilado talante crítico, aun como mero espectador. "Acá estamos un poco quedados, es un problema de plata, no podríamos hacer Breaking Bad. Lo que nosotros producimos es muy ingenuo, la televisión es para gente de doce años", sostuvo el actor durante una larga entrevista concedida al portal Infobae.

La polémica, o a veces lisa y llanamente el escándalo, lo han seguido casi a lo largo de toda su carrera, que lleva cuatro décadas.

Comienzos.

A principios de la década de 1960 Gasalla estudió en la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático. Allí conoció a Carlos Perciavalle, el uruguayo con quien haría un dueto que cosechó éxitos inolvidables.

De hecho, en 1966 tuvo el primero junto a Perciavalle, Edda Díaz y Nora Blay con Help Valentino. El éxito impulsó al grupo a la creación de un café-concert que llevó adelante varias presentaciones hasta su disolución. Y este sería el nacimiento del dúo Gasalla-Perciavalle, que se convirtió prácticamente en una marca.

A partir de 1973 comienza a escribir, producir y montar grandes espectáculos junto al actor y dramaturgo Enrique Pinti. Esta dupla consolida la carrera de Gasalla con el libretado infalible de Pinti y la dirección y actuación del propio Gasalla. Por esta época comienzan los repetidos éxitos de taquilla que lo convierten en el "rey de la calle Corrientes".

Es posible que su consagración llegue en 1985 con su participación en la versión de Esperando la carroza, la pieza teatral escrita por el dramaturgo uruguayo Jacobo Langsner y llevada al cine por Alejandro Doria. Allí Gasalla interpretó por primera vez el papel de Mamá Cora y compartió cartel junto a China Zorrilla, Luis Brandoni, Mónica Villa, Betiana Blum, Juan Manuel Tenuta, Andrea Tenuta y Darío Grandinetti, entre otras figuras del elenco.

Detrás de escena.

El carácter irreverente, las ocurrencias súbitas son algo así como el sello distintivo de Gasalla. Esto le ha traído más de un problema. De hecho, uno de sus últimos encontronazos se debió precisamente a ello. Esto ocurrió durante las funciones de la obra Más respeto que soy tu madre, que protagonizó junto a la actriz Claudia Lapacó. Invitada por el programa Intrusos, la actriz contó de sus desavenencias con Gasalla, que la llevaron a renunciar a su participación en el exitoso elenco. "A mí me molestaba que todas las noches me decía cosas distintas. Decía una frase terrible, que no voy a repetir. No se la decía a Claudia Lapacó, pero yo no estudié los años que estudié para recibir cosas fuera de libreto. Ningún cómico de revista me hubiese dicho las guarangadas que me dijo Antonio Gasalla arriba del escenario", contó ante el panel.

"Si los actores creen que lo que decimos en el escenario se lo decimos a ellos, están equivocados, tener que explicar esto a esta altura de la vida con una actriz que tiene más años de profesión que yo", explicó el propio actor poco después sobre el tema.

Más allá de ese problema, Gasalla mantiene las mejores relaciones con las tres grandes divas de los medios argentinos. Además de un vínculo muy estrecho con Susana Giménez, tiene una larga amistad con Mirtha Legrand, aunque durante 2015 declinó participar en sus almuerzos. También se lleva en buenos términos con Moria Casán, para con quien no ha ahorrado críticas.

Actualmente el actor participa en el programa de Susana pero no tiene uno propio. Su alejamiento de la televisión es sentido por el actor. "Las nuevas generaciones de ejecutivos cambiaron la televisión, no hay programas cómicos", se quejaba hace poco.

"Antes el humor no estaba en los noticieros y hoy las noticias se dan con humor, el humor se expandió. También desaparecieron los programas serios, desapareció (Alejandro) Doria", reflexionó Gasalla.

El actor cuida ahora de su salud. "No estaba preparado para que me dijeran que tenía cáncer. Nadie está preparado. Cáncer es una palabra fuerte, pero qué vas a hacer. Tenés que poner tu buena voluntad para vencer. Cada uno vive su dolor como puede. Estos días, los vivo arriba del escenario, empieza la obra y ya no me duele tanto. El teatro es sanador para mí", confiaba hace unos días.

Con humor, esperanzado, Gasalla continúa haciendo lo que más ama.

Una creación mayor

Mamá Cora es una de las creaciones del dramaturgo Jacobo Langsner para una pieza clásica del teatro rioplatense, Esperando la carroza. En la historia, Mamá Cora, de ochenta y pico, es la madre de cuatro hijos, Antonio, Jorge, Sergio y Emilia. Desmemoriada, preocupada siempre por "dar una mano", sus empeños terminan indefectiblemente en desbarajustes. De este personaje viene "la abuela" que Antonio Gasalla continúa representando en el show de Susana Giménez, con la diva como contrapunto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)