EN CONSULTA i dr. pablo pera pirotto

Ácidos para mejorarla piel

La piel es ácida, por lo que el uso de ciertas sustancias que ayudan a mantener o a restaurar su ph mejoran el aspecto de la superficie cutánea. Dentro de estos productos hay que destacar los llamados alfa hidroxiácidos, que son extraídos principalmente de ciertas frutas y vegetales.

DR. PABLO PERA PIROTTO

Algunos ejemplos son el ácido glicólico que deriva de la caña de azúcar, el ácido mandélico, que se encuentra en la almendra, y el ácido láctico, que es obtenido de la leche.

Fundamentalmente ayudan a mejorar la textura de la piel, a través de distintos mecanismos. Por un lado tienen una acción exfoliadora, es decir, colaboran con la eliminación de las capas de células muertas, lo que se traduce en la disminución del espesor de la piel, que se torna más fina y luminosa. Estos efectos se pueden constatar al poco tiempo de comenzar a utilizarlos, en cualquiera de sus presentaciones, desde cremas y geles hasta lociones y emulsiones.

Más a largo plazo, logran atenuar las líneas de expresión y arrugas finas, así como a nivel de la dermis estimulan la producción de las fibras de colágeno, lo que mejora la sustentación de la estructura de la piel, rejuveneciéndola.

Otro grupo de ácidos muy utilizados son los retinoides, derivados de la vitamina A. Muchas de las cremas antiarrugas tienen entre sus componentes principales el retinol, el retinaldehído o la tretinoína, sustancias que han demostrado ser muy efectivas contra el envejecimiento que provocan las radiaciones solares.

Específicamente la tretinoína se presenta en concentraciones que van del 0,025 al 0,1%, y se debe aplicar por la noche. Siempre que esté indicado, se recomienda comenzar con su uso en días alternos para evitar el enrojecimiento o irritación, hasta que la piel se acostumbre a su acción. Tampoco debe ser colocada cerca de los ojos o boca, en donde la cobertura cutánea es más delgada y sensible. Al igual que sucede con los alfahidroxiácidos, además de los efectos anti-aging que se manifiestan meses después de comenzar su uso, logran rápidamente controlar la secreción excesiva de sebo, por lo que también se utilizan con éxito en casos de piel con exceso de grasitud o con acné.

Tanto los alfahidroxiácidos como los retinoides también son utilizados en formulaciones médicas para la realización de peelings químicos, que están especialmente indicados en épocas del año en donde las radiaciones solares son menos intensas. En manos de especialistas entrenados, con estos tratamientos se pueden obtener muy buenos resultados y potenciar la acción de los productos utilizados por los pacientes en su domicilio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)