Nombres

Abuela con vida agitada

Margaret Trudeau, madre y esposa de primeros ministros de Canadá, de las juergas al trastorno bipolar finalmente controlado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Margaret Trudeau en la actualidad.

LUIS PRATS

Que puedo hacer si ella es así/con una hippie yo me metí/ Nunca viví nada igual/yo en mi casa y ella en el bar. A comienzos de la década de 1970, Los Náufragos alcanzaron cierto éxito en el Río de la Plata con letras como esta, una ola conocida en Uruguay como "la porteñada". Seguramente aquel grupo nunca escuchó hablar de un primer ministro de Canadá llamado Pierre Trudeau, y de su joven y alocada esposa Margaret, pero la canción los pintaba con fidelidad.

Hoy, Margaret vuelve al primer plano como madre del nuevo primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y como difusora de la causa de la lucha contra las enfermedades mentales. Pero en su momento fue la niña mimada de los paparazzi y el escándalo de las oficinas públicas, porque mientras su esposo ejercía el gobierno, ella se iba de parranda casi todas las noches. Incluso se hizo vox populi que había tenido un affaire con Mick Jagger. Mucho después se supo que ella padecía de un severo trastorno bipolar no diagnosticado en su momento, que se sentía prisionera en la severa residencia oficial del número 24 de Sussex Drive, en Ottawa, y que encontraba explosivo escape en las discotecas. Ah, y que en realidad el amorío había sido con otro Stone, Ron Wood.

La historia comenzó hace casi medio siglo, cuando Trudeau padre —ya un destacado político en su país— se fue de vacaciones a Tahití y conoció a Margaret Sinclair, una hippie de 18 años que venía de una familia de dinero y vinculaciones políticas. Ella lo consideró "un viejo" (tenía 48) pero él sintió el flechazo del amor.

Pierre hizo todo lo posible para conquistarla y finalmente lo consiguió. Pese a los 30 años de diferencia entre ambos, no era un mal partido: ya había sido elegido primer ministro, era muy popular y carismático, además de su prestigio apoyado en un sólido discurso ideológico (con los años se lo consideró el padre del Canadá moderno). Se casaron casi en secreto en 1971 y ella se convirtió en una primera dama de apenas 22 años.

El estilo de Margaret resultó irresistible para los fotógrafos, en un país donde lo más colorido hasta su aparición eran los uniformes de la Policía Montada. Y ella se lo sirvió en bandeja. Una vez, durante la visita oficial de su esposo a Estados Unidos, asistió a una cena de gala en la Casa Blanca con una pollera muy corta. En Venezuela, en otro banquete protocolar, le cantó una canción a la primera dama anfitriona. En México interrumpió un acto para pedir la palabra a favor de los derechos femeninos. Tras un viaje a Cuba, declaró que Fidel Castro era "el hombre más sexy del mundo". Gracias a él y a ella, Canadá vivió durante algún tiempo la Trudeaumanía, un ambiente similar al provocado en Estados Unidos por John y Jackie Kennedy durante su breve estadía en la Casa Blanca.

Escándalos.

Fue menos conocido que Margaret fumaba marihuana en público, algo que sus custodios debieron tolerar aunque por entonces las leyes lo prohibían. Por entonces ya habían empezado sus escapadas nocturnas, que pronto se volvieron noticia. Las posteriores depresiones, en cambio, solo se supieron años más tarde.

Pierre y Margaret se separaron en 1977, aunque el matrimonio hacía tiempo que ya no funcionaba, más allá de los tres hijos que tuvieron. Sin embargo, no se divorciaron hasta 1984. Por tal razón, cuando ocurrieron muchos de sus escándalos, ella era todavía oficialmente la esposa del primer ministro.

Por ejemplo, cuando tuvo su supuesto romance con Jagger, comentado a comienzos de 1977 por la revista estadounidense People. En realidad, había sido con Wood. Para colmo, el caso saltó al mismo tiempo en que un tercer miembro de los Rolling Stones, Keith Richards, era arrestado en un hotel de Toronto, donde estaban preparando un disco, por posesión de heroína para consumo y venta. Todos los ingredientes para un escándalo.

Dos años más tarde, ella fue entrevistada por Playboy y confesó que cuando era estudiante se había realizado un aborto, algo prohibido entonces en Canadá.

La lista de sus amores famosos y fugaces fue extensa, según ella misma lo contó en varios libros autobiográficos: Jack Nicholson, Ryan ONeil (a quien ella sometió a un verdadero acoso previo) y hasta el senador Ted Kennedy.

¿Cómo afectó todo esto a Pierre? Públicamente, el primer ministro no comentaba las actividades de su esposa. En privado, queda claro que el matrimonio no pudo sobrevivir. Y en el terreno político no parece haber pesado en la popularidad del líder liberal.

Cuando se alejó definitivamente de su esposo, Margaret se dedicó a la fotografía profesional con cierto destaque (tuvo como maestro a Richard Avedon, uno de los más célebres en las fotos sobre moda) También fue actriz. Pero mantuvo su inestabilidad emocional.

También Justin habló del problema en su libro Tierra de entendimiento. "La salud mental de mi madre se deterioró a medida que yo crecía. Y hubo momentos en que sentí que yo debía cuidar de ella más que lo contrario", contó. Una vez, ella llegó apurada y llorando a su escuela porque la había dejado un novio. "La consolé lo mejor que pude, la abracé y le di golpes en la espalda y le dije que todo estaba bien, que las cosas mejorarían. Yo tenía 11 años", relató el hijo.

Su drama creció cuando otro de sus hijos. Michel, murió en un accidente de alpinismo en 1998. Y dos años más tarde falleció Pierre. Ella se casó con un empresario y se divorció a los pocos años. Y terminó en un centro de salud mental de Ottawa y luego de cinco años de tratamiento logró controlar su trastorno.

Una vez la convencieron para que hablara sobre su problema en una cena benéfica y descubrió que tenía talento para eso. Inició entonces una serie de conferencias por todo Canadá y publicó un libro de autoayuda. También es presidenta de honor de una organización que distribuye agua potable en países pobres.

Justin.

El día en que Pierre Trudeau perdió las elecciones de 1984, lo cual marcó su despedida para siempre del poder, su todavía esposa fue fotografiada bailando divertida en la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54. En octubre de 2015, Justin fue elegido primer ministro. Y junto a él estaba, tranquila y casi anónima para los desinformados, su madre.

Justin terminó cumpliendo la profecía de Nixon (ver aparte), aunque por años no pareció interesarse por la política. Fueinstructor de snowboard, mozo de restaurante, portero, orador y profesor de francés, siempre con el estilo desenfadado de los Trudeau, con el pelo largo y un gran tatuaje de un cuervo en el brazo. En 2008 decidió seguir los pasos de su padre y fue elegido para el Parlamento por un distrito popular de Montreal. Logró la recuperación del Partido Liberal y finalmente en 2015 desalojó a los conservadores de Stephen Harper del Gobierno.

Como primer ministro, Trudeau Jr. residirá en el 24 de Sussex Drive. Tal vez Margaret deba cuidar alguna noche de sus nietos, por lo cual tendrá que quedarse en la severa casa de piedra. Pero la primera abuela de Canadá afirma haber dejado atrás sus fantasmas.

"ValentÍa es pedir ayuda", afirma hoy.

"El mayor acto de valentía en tu vida es el primer paso de decir que necesito ayuda, no puedo seguir así", afirma Margaret Trudeau en sus conferencias sobre el trastorno bipolar.

"A Maggie le pasa algo, decían a menudo mis padres a otra gente cuando trataban de entender mi comportamiento de niña", relata. "Cuando crecí en el Vancouver de la década de los 50, era a menudo caprichosa y temperamental, presta a la risa y aún más presta a la desesperación, propensa a gesticular en exceso, a hacer mohines y a llorar cuando las cosas no eran como yo quería, o pensaba que algo no era justo, o me parecía que mis hermanos estaban abusando de mí", explica.

Cuando tenía 23 años y acababa de dar a luz al segundo de sus hijos con Pierre Trudeau cayó en una profunda depresión. Y recuerda que su psiquiatra parecía más interesado en hablar de política con su esposo que en estudiar su caso. Muchos artistas y escritores padecieron trastorno bipolar: Lord Byron, Virginia Woolf, Vincent Van Gogh, entre otros, aunque en muchos casos el diagnóstico se realizó años después del fin de sus atribuladas vidas.

El pronóstico de Nixon.

"Vamos a brindar por el futuro primer ministro de Canadá, Justin Trudeau". El expresidente estadounidense Richard Nixon dijo muchas mentiras en su vida, pero esa vez acertó. Fue en abril de 1972, cuando Pierre Trudeau hizo una visita de Estado junto a su esposa y su hijo Justin, entonces de cuatro meses. El pronóstico se hizo realidad: Trudeau Jr. fue elegido el 19 de octubre pasado (en la imagen, celebra su triunfo con Margaret).

El gran legado de Pierre.

Pierre Trudeau (1919-2000 ) fue primer ministro de Canadá entre 1968 y 1979 y nuevamente de 1980 a 1984. Líder del Partido Liberal, impulsó muchas medidas que contribuyeron a forjar el Canadá moderno, con una especial defensa de derechos y libertades. Además de un político carismático y popular, en su juventud fue un play boy que no descuidó su formación intelectual. En la foto, sonríe durante una fiesta con una joven Margaret.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)