NOMBRES DEL DOMINGO

Abel Pintos, voz que deja huellas

El cantante y compositor argentino ganó el tercer Gardel de Oro de su carrera y se transformó en el primer artista en lograrlo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abel Pintos ganó su tercer Gardel de Oro

En lo más alto del teatro Gran Rex, en Buenos Aires, hay un cartel rojo con letras doradas. "Abel es de oro", dice. Al lado, en otro celeste con las mismas letras se lee "11 es de oro". Cuando el pasado 7 de junio la dupla de presentadores de los Premios Gardel – los más importantes de la música argentina – dijo su nombre, cientos de fanáticas explotaron en gritos y aplausos. Es que Abel Pintos acababa de ganar el Gardel de Oro, transformándose en el primer artista en obtenerlo por tercera vez —lo había logrado en 2013 y en 2014—. Él, cantante de perfil bajo que en ocasiones mezcla pop con folklore, también se emocionó. "Muchas gracias", dijo en el escenario, con la voz entrecortada, mientras los aplausos y gritos no cesaban. "Gracias al Gauchito Gil, gracias a Dios (...) Gracias a ustedes querida familia. Gracias a los que han estado desde hace tantos años. Los quiero mucho. Gracias", señaló y otra vez fue ovacionado. Esa noche Pintos había recibido el Gardel a Mejor Álbum del Año por su disco 11, a Mejor Canción del Año, por su tema Cómo te extraño y a Mejor Álbum Artista Masculino Pop. De esta forma, el cantante argentino de 33 años confirma que está en uno de los mejores momentos de su carrera y que, por supuesto, tiene mucho por delante. De hecho, hace poco más de diez días que presentó una versión de su tema Oncemil con la española Malú y hace diez días fue el encargado de musicalizar el "sí, quiero" en el casamiento de Lionel Messi y Antonella Roccuzzo. Lo hizo con su tema Sin principio ni final y emocionó a todos.

De bajo perfil.

Nació en Ingeniero White, una localidad de Bahía Blanca, ubicada al Sur de la provincia de Buenos Aires y se acercó a la música desde muy chico. Fue en una acto escolar en homenaje a José de San Martín, cuando con solo siete años cantó por primera vez y un delegado de la localidad que estaba entre el público lo invitó a presentarse en una actividad por la conmemoración de los 100 años de la localidad. Fue ahí cuando, después de haber cantado temas de Víctor Heredia y León Gieco, empezaron las invitaciones constantes a todos los festivales y programas de la ciudad. Y, justamente fue en un programa llamado Tango en la Bahía que el cantante Raúl Lavié lo escuchó y lo ayudó a acercarse a Gieco, que, poco tiempo después, lo ayudaría a grabar su primer disco: Para cantar he nacido.

Ese álbum, que el cantante produjo a los 13 años con Sony y la ayuda de Gieco, incluía 18 canciones de artistas como Horacio Banegas, Carlos Carabajal, Peteco Carabajal, Raúl Carnota, Atahualpa Yupanqui, entre otros.

Por el disco, el cantante fue invitado a presentarse por primera vez en el escenario del Festival de Cosquín, donde, no solo fue reconocido por el público sino que además recibió una Mención especial, otorgada por la Comisión de Folklore y el Cosquín de Oro en 1998.

En 2001 llegó su segundo disco, Cosas del corazón, que incluía canciones como Luna llena, Botellas al mar o La callejera y contó con la colaboración de los músicos Domingo Cura y Carlos Buono. Tres años después editó Sentidos, que incluye uno de los temas más célebres del cantante: Sueño dorado, que luego le daría nombre a un disco.

En 2007 tocó por primera vez en un teatro de la Avenida Corrientes, en Buenos Aires. Pintos recuerda ese momento como un punto clave de su carrera: llenó el Ópera. "Fue el primer teatro de Capital Federal al que pude llegar como mi música", contó. Allí presentó el disco La llave, el tercero como autor y compositor.

En 2010 Pintos editó Reevolución, uno de sus trabajos más célebres hasta el momento, que contaba con el tema Aventura, que luego cantaría a dúo con Marcela Morelo.

Dos años después, llegó su primer álbum en vivo: Sueño dorado y un año más tarde, editó Abel, que incluyó temas como Aquí te espero o Tanto amor. En 2015 llegó Único y 12 meses después grabó 11, disco con el que ha girado por el interior de Argentina y algunas ciudades de España.

El cantante contó en una entrevista que realizó en Madrid, que el nombre del disco se debe a varias coincidencias: él nació el 11 de mayo, a los 11 años decidió hacer de la música su vida, además, es el disco número 11 de su carrera y, mientras lo grababa, mitad en Madrid y mitad en Londres, el número 11 se hacía presentes en distintos momentos de la grabación. "Un día empecé a revisar por qué ese número empezaba a tener tanta presencia en este álbum. Revisé las letras de las canciones y me encontré con que lo que estaba haciendo era un disco en el que hablaba sobre mi opinión respecto a las relaciones humanas. Y yo creo que dentro de las relaciones, importan mucho las individualidades, entonces al final el 11 terminaba siendo un buen símbolo de eso también".

Muchas de las letras del argentino hablan, en definitiva, de amor. Desde No me olvides, que formaba parte de Reevolución, en la que Pintos canta: "No voy a arrepentirme de decirte la verdad, cambiaste con tu amor mi vida entera", hasta Oncemil, de su último disco, 11: "No me gusta sentirme ausente cuando tú vives a mi lado". Sin embargo, el cantante siempre ha preferido mantener el perfil bajo de su vida privada y, aunque en los últimos meses declaró que está "soltero y suelto", nunca se refirió directamente a su intimidad y, en una entrevista con El País de Madrid dijo al respecto: "A todos nos encanta ir más allá del misterio. Cuando un artista no cuenta porque sí con quién estuvo la noche anterior, se crea cierta curiosidad". De esta forma, el cantante se mantiene alejado del entorno mediático y tiene un solo objetivo: seguir emocionando con sus canciones.

A través de las redes sociales.

Cuando el martes 11 de abril Abel Pintos presentó públicamente el video de la canción Oncemil, en pocas horas se convirtió en trending topic en Twitter. Pintos usa con frecuencia las redes. Y, cuando mostró una versión del tema con la cantante española Malú, sus seguidores no tardaron en llenarlos de elogios en Twitter e Instagram.

La emoción en los premios Martín Fierro.

El pasado 18 de junio se realizó la ceremonia de entrega de los Martín fierro, la fiesta más grande la televisión argentina. Allí, Pintos cantó una emocionante versión de su tema Sin principio ni final, en el segmento que recuerda a los artistas fallecidos en el último año. Algunas de las figuras homenajeadas fueron Irma Roy, Ricardo Dupont, Andrés Percivale, entre otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)