MIDACHI

"Ya tenemos la fórmula del éxito"

El trío de humoristas argentino más famoso llega a Uruguay en agosto, y lo hace tirando la casa por la ventana, con el show de producción más costosa en sus más de tres décadas de trayectoria.

Midachi. Foto: Fernando Ponzetto

  •  
CARLOS REYES18 jun 2017

"Lo empezamos a armar hace cinco meses, y nosotros nos vamos incorporando en el show con lo que ya sabemos que tenemos que hacer cada uno. Lleva más ensayo porque hay una interacción, una sincro, entre lo que pasa en lo grabado y lo que pasa en vivo. Trabajamos con todo lo que es alta definición, tanto de imagen como de sonido", explica Dady Brieva.

El nuevo show es Midachi Kindon, y dará cinco funciones en el Parque Roosevelt, en el Centro de Espectáculos Landia, del miércoles 9 al domingo 13 de agosto. Más de 50 personas hay detrás de esta superproducción, que cuenta con un cuerpo de baile con Mariela La Chipi Anchipi, a la cabeza de ocho bailarines. El show demandó cuatro meses de realización del mapping, a cargo de Luque Films, y nueve jornadas de filmación, siete de ellas en estudio de croma. Con una escenografía de 12 metros por siete, y cinco pantallas construidas especialmente para el espectáculo, el montaje demanda 15 días de trabajo, y el resultado promete causar tanto asombro como risas. De eso y más el trío cómico charló con El País.

—¿Qué tiene de nuevo y qué no Midachi Kindon?

Dady: Es lo mismo que fuimos siempre, para no defraudar a la clientela. Hay una fórmula que se repite, como cuando Susana dice, Hola, tengo medias Silvana, o Marcelo Buenas noches, América. Nosotros ya tenemos una fórmula del éxito, pero siempre con una presentación distinta. Esta vez hemos recurrido al mapping, que para la gente y mi tía Elvira que no saben, son proyecciones de alta calidad, sobre escenografías corpóreas. Y elegimos Midachi Kindon, parafraseando algo de los cuentos infantiles de Disney.

—¿Sentís que hay cierta recesión en el espectáculo en vivo en Argentina?

Dady: La verdad que no. Hay tres o cuatro espectáculos que funcionan muy bien, entre los que está el nuestro junto con Les Luthiers. De ahí para abajo sí se para. Nosotros vendimos unas 42.000 entradas anticipadas en Argentina, y estamos trabajando con 1.870 espectadores todos los días, y tres mil y pico el sábado, con dos funciones. Para nosotros está como asegurado: tenemos una clientela fiel.

—¿Sin tecnología en el escenario hoy es más difícil convocar público?

Chino: Podríamos hacerlo sin apoyo de pantalla y sin tanta tecnología, pero nosotros mismos necesitamos reconfortarnos con ponerle creatividad, que la presentación de los diferentes números tenga una estética. No es una duda que tengamos, de que la gente no va a confiar en el humor. Simplemente que aprendimos que esas cosas detrás, como en los grandes espectáculos del mundo, son muy importantes para la gente. Hoy no hay espectáculo de rock que no tenga una cámara que muestre en vivo el propio espectáculo. Todo eso es Midachi.

—Tú hacés muchos personajes. ¿Cuál te gusta más hacer?

Miguel: Yo me divierto con todos, pero reconozco que la gente disfruta mucho de La Tota. Y también las imitaciones: hay algunas que me han salido bastante bien. Pero pasa más por el cariño que la gente les tiene, que por el que yo le pueda tener al personaje. Y cuando sé que son personajes fuertes, trato de sacarles el jugo por donde sea. Acá en la primera parte aparecen 30 y pico de personajes, y todos los hacemos nosotros tres. Después hay imitaciones: Romeo Santos, aparece Maluma, Thalía, Carlos Vives, Joe Montana. Hay de todo y para todos. Desde La Tota y La Pochola, Chino Sensación Volpato que viene a cantar su nuevo disco de vinilo.

—¿Cuál creés que es la clave del humor que ustedes hacen?

Miguel: Tiene que ver con que hemos aprendido a que no nos importe nada. No creo que haya otros tres tipos que se suban al escenario sin estar preocupados por si se te ve el vestido que tenés abajo, porque a veces tenemos dos o tres ropas debajo. Incluso aprovechándonos del error para seguir haciendo reír. La gente ve que te estás equivocando, y se ríe más. No hay histeria en nuestro show, estamos muy concentrados en los cambios y muy relajados sobre el escenario.

—¿Hubo algún episodio complicado que les haya sucedido en escena?

Miguel: Bueno, el otro sábado, en el Teatro Ópera, se descompuso una señora, en la última fila de arriba. Estábamos los tres vestidos de madrastras, y tuvimos que parar todo. Esperar al médico, vinieron a buscar a la señora, la bajaron. Diez minutos en silencio total, hasta que se llevaron a la espectadora. La gente aplaudió, se apagaron las luces, y retomamos a los gritos otra vez.

—¿Cuál es el espectáculo más taquillero de ustedes?

Dady: Creo que fue De Película. De miércoles a domingos, en el Broadway, eran dos funciones, que sumaban 3600 localidades. Metimos 150.000 espectadores, que festejamos en el restaurante Edelweiss. Y en Uruguay tenemos un récord de mayor cantidad de público en menos funciones. Metimos en el Plaza 12 mil personas en tres días, hace una pila de años.

—¿Qué balance hacen de lo que fue Midachi TV, hace ya algo más de 10 años?

Chino: En su momento nos fue muy bien, con buen rating. En televisión tratamos de no perder nuestra esencia, y mucho de lo que hacíamos tenía que ver con el teatro. De hecho, había música en vivo, público: necesitábamos esa interacción. Pero hay una cosa que pasa y es que los críticos de los programas de humor siempre dicen que no hay programas de humor en televisión. Y en cuanto sale uno lo primero que hacen es pegarle. Siempre ha pasado. Se habla tanto de los programas de Olmedo. Y sus programas no medían en términos de audiencia. Olmedo fue más exitoso después que murió, cuando faltó. También creo que el programa de humor tiene que ver con la reiteración. Hay programas que primero medían poco, y luego los pasaron durante años y años.

—¿Y cómo ven hoy la producción de humor televisivo?

Miguel: Creo que hubo una camada de productores —Marcelo Tinelli, Adrián Suar— que te decían que esos formatos eran viejos. Como que lo nuevo era otra cosa. Y dejaron a la televisión sin programas de humor. Por otro lado, yo creo que el programa de humor tiene que ir una vez por semana. No todos los días, porque es desgastante, terminás repitiendo cosas que no van. Pero en Argentina está faltando un programa de humor de una vez por semana. Y es como dice Dady: ahora todos se hacen los graciosos. En los programas de chimentos, en los noticieros, y hasta en el fútbol, todos tratan de ponerle una cuotita de humor.

—La conducción televisiva también se ha vuelto más humorística...

Chino: Por eso ahora nosotros nos hemos vuelto conductores, como le pasó a Dady, a Miguel y a mí. Ahora quieren que conduzca alguien que sea divertido. Cuando Juan Alberto Badía conducía, lo hacía con total rectitud, usando las palabras exactas. Era un presentador. Las cosas van cambiando y tenés que adaptarte. Lo que creo (para beneficio de los que hacemos teatro), es que la salida al teatro no se ha perdido. Ir a ver al artista, estar dos horas, y saber que estás sin red, para bien o para mal. Y esa adrenalina, que siente el artista pero también el público, ojalá que no se pierda.

DATOS DEL SHOW.

Algunas cifras de una superproducción.

Las entradas para Midachi Kindon están en Red UTS y valen $ 4080, $ 3280, $ 2680, $ 2280, $ 1880 y $ 880. El show arrancó en Buenos Aires el 1° de junio, y el montaje, sobre libro en el que colaboró Daniel Dátola, y producción musical de Chino Asencio, tiene 141 trajes, 84 realizados bajo supervisión del vestuarista Carlos Passano y por seis talleres de confección. Se usaron más de 300 metros de tela, y hay en escena más de 45 pares de zapatos, diseñados a medida por Ferreti. Se presentará en Landia en agosto, el miércoles 9 a las 20:30, el jueves 10 a las 20:00, el viernes 11 a las 20:30, el sábado 12 a las 20:30 y el domingo 13 a las 18:00.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.