CRÍTICAS

Con varios puntos sobresalientes

Se inició el programa con las dos hermosas danzas para arpa y cuerdas de Debussy, teniendo como solista a la arpista francesa Mélissa Kenny.

  •  
Julio César Huertas

Fueron compuestas en 1904 con el fin de ser utilizadas en los exámenes finales de arpa cromática del Conservatorio Real de Bruselas. Su estreno en París el 6 de noviembre de ese año tuvo por solista a Lucille Wurmser Delcourt, acompañada por la orquesta de Concerts Colonne dirigida por Édouard Colonne. El contraste entre estas danzas lo determina su carácter. Mientras la Sacra es majestuosa, casi hierática, con una arcaizante procesión de acordes perfectos, la Profana exige mayor vivacidad en el tiempo y la profanidad se manifiesta en lo sensual de la expresión, en el ritmo y la armonía.

Kenny mostró con su ejecución una gran musicalidad, un excelente dominio técnico del arpa y una hermosa sonoridad como pocas veces se ha escuchado. Constituyó la gran revelación de la noche ya que con tan solo 26 años está dotada de una madurez interpretativa inusual para su edad y esto lo confirma su brillante currículo. Por su parte Fratta supo ofrecer el acompañamiento que se requiere de las cuerdas sin opacar en ningún momento la labor de la solista.

Luego se escuchó el Gran dúo concertante para violín, contrabajo y orquesta de Giovanni Bottesini. Este compositor italiano fue un virtuoso del contrabajo lo que hizo que se le apodara "El Paganini del contrabajo". Se presentó por única vez en Montevideo el 16 de octubre de 1879 en el Conservatorio La Lira. La obra fue compuesta en 1860 y en ella Bottesini consigue igualar las dificultades técnicas para los dos solistas de modo que el violín no cumpla la función de un mero acompañante. La brillante ejecución del violinista de Palma eclipsó la labor del contrabajista uruguayo. Si bien la actuación de Masciadri fue correcta le faltó más expresividad. De Palma transmitió con su fina sensibilidad una riqueza de matices además de hacer gala de su depurada técnica. El acompañamiento orquestal de la Filarmónica fue satisfactorio.

Para finalizar se interpretó el Triple concierto para piano, violín, violoncello y orquesta de Beethoven. La directora y pianista Gianna Fratta demostró una vez más su gran versatilidad para abordar dos tareas sumamente difíciles como es el ser solista y al mismo tiempo conducir la orquesta. Su versión, a diferencia de las que estamos acostumbrados a escuchar, fue más camerística, dando un toque intimista a la obra. La actuación del violoncellista italiano Montaruli que tenía a su cargo la parte más virtuosística del concierto fue tímida, quedando opacado por los otros solistas mientras que la musicalidad temperamental de Dino de Palma se impuso en toda la obra.

CONCIERTO DE LA ORQUESTA FILARMÓNICA DE MONTEVIDEO

FICHA

Director: Gianna Fratta. Solistas: Mélissa Kenny (arpa), Dino de Palma, Francesco Montaruli, Milton Masciadri. Programa: Obras de Claude Debussy, Giovanni Bottessini y Ludwig van Beethoven. Sala: Solís, 27 de agosto.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.