FOTOGALERÍA

Once Tiros copó los Premios Graffiti y Rombai se impuso en el voto popular

Once Tiros se llevó la mayoría de los aerosoles, y Rombai se impuso en el voto popular.

Once Tiros se llevó la mayoría de los aerosoles. Foto: Marcelo Bonjour
Once Tiros en los Premios Graffiti. Foto: Marcelo Bonjour
Papina De Palma, mejor álbum de pop. Foto: Marcelo Bonjour
El Fata y Los Fatales, mejor álbum de música tropical. Foto: Marcelo Bonjour
Solista: Nicolás Molina fue elegido el solista masculino del año. Foto: Marcelo Bonour
Populares: Rombai ganó dos de tres premios al público. Foto: Marcelo Bonjour
Chillan Las Bestias, mejor álbum de rock y pop alternativo. Foto: Marcelo Bonjour
  •  
BELÉN FOURMENT10 ago 2017

Es uno de los momentos más especiales de Once Tiros desde sus inicios, por varios motivos: se alejó de su discográfica por cuenta propia y editó un disco independiente, cambió de manager y en las últimas semanas perdió a una de sus piezas claves, el guitarrista Santiago Bolognini que tuvo mucho peso en el último álbum.

Entonces, la de hoy tiene que haber sido una gran noche para Once Tiros, que se fue del Auditorio Nacional del Sodre siendo la más ganadora de la 15° edición de los Premios Graffiti.

Encabezados por Pablo Silvera, los Tiros consiguieron los aerosoles a mejor banda o dúo del año, y a mejor disco de rock y blues y álbum del año por Bunker, que también fue álbum del año para el público que estuvo votando a través de la web de los premios. Para completar una fiesta redondita, rockearon el escenario principal con un set brevísimo pero potente.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Y la otra banda más premiada de la noche, en un polo opuesto en cuanto a propuesta musical, fue Rombai que también se presentó en vivo. El grupo de Fer Vázquez consiguió el premio a mejor disco de cumbia pop otorgado por el jurado (era el claro favorito, hay que decir), y los otros dos aerosoles elegidos por el público: el de artista del año y el de tema del año por la pegadiza “Cuando se pone a bailar”.

Para el jurado, la canción del año fue la versión de “El amor anda suelto” de El Astillero, el trío que componen Garo Arakelian, Diego Presa y Gonzalo Deniz que también se impuso en el rubro de mejor compositor por el trabajo hecho en Sesiones, un disco que incluye canciones de los tres autores ya editadas en sus materiales solistas, así como otras versiones. “El amor anda suelto” es originalmente parte de Planes, de Franny Glass (Deniz).

Si no puede ver el video haga click aquí

Si no puede ver el video haga click aquí

Fueron entonces cuatro Graffitis para Once Tiros, tres para Rombai y dos para El Astillero: sólo ellos tres se llevaron hoy más de un aerosol.

Sin embargo Papina de Palma, Nicolás Molina y Luciano Supervielle también terminaron la 15° edición de los Graffiti con dos premios cada uno, sólo que a diferencia de las bandas mencionadas, ganaron uno en la ceremonia realizada el 12 de julio en la Sala Zitarrosa, y otro esta noche en el Auditorio.

De Palma, que ya se había impuesto como mejor artista nueva, ganó merecidamente el galardón a mejor álbum de pop por su notable disco debut Instantes decisivos, en una categoría reñida en la que estaban discos como el de El Astillero o Mi corazón bombón de la brasileño-uruguaya Mariana Lucía.

Hubiese sido lógico que también se llevara el premio a solista femenina del año, que fue para Rossana Taddei, quien ya había conseguido el mismo aerosol hace dos años y quien esta vez no pudo hacerse con el de mejor álbum de música popular y canción urbana, que se lo quedó Agarrate Catalina por Un día de Julio. Taddei estaba nominada por Semillas, un álbum de versiones.

Molina, por su parte, fue el solista masculino del año y es, por la visibilidad que ha logrado dentro y fuera de fronteras, más que merecido. El músico rochense que ya había conquistado el mejor álbum indie por El folk de la frontera, está ahora empezando una nueva etapa musical, pero logró con Molina y los Cósmicos y los dos discos editados hasta ahora, posicionarse en la escena actual de muy buena manera.

Y Supervielle, que había conseguido el aerosol a mejor álbum de música electrónica por Suite para piano y pulso velado, y que abrió la gala versionando “La Cumparsita” junto a Horacio Di Yorio, fue reconocido como productor del año, un premio justo.

La de hoy fue una ceremonia muy musical por esa apertura especial, sujeta al centenario del tango más famoso del mundo, y por los conciertos anunciados: Once Tiros y Rombai, además de Tango y Rock (este quinteto espontáneo armado por Julio Cobelli, Gabriel Peluffo, Christian Cary, Guzmán Mendaro y Poly Rodríguez), Edú Lombardo, Larbanois - Carrero y Julieta Rada.

Si no puede ver el tuit haga click aquí

Pero además hubo una instancia bien especial que conmemoró los 15 años de estos premios, que inicialmente estuvieron centrados en el rock pero que después se abrieron a otros géneros. Se trató de un show homenaje a todos los que ganaron hasta ahora el premio a la trayectoria, hilvanado por una cantidad de artistas.

En escena y comandados por Nacho Algorta hubo cantantes varios, desde Gerardo Nieto a Gonzalo Brown, de Mery Deal de la banda #TocoParaVos a Lucila Rada. Juntos y con una banda singular que incluyó vibráfono y tabla de lavar en su instrumentación, fueron versionando temas como “Detrás del miedo” de Laura Canoura, “En la noche” de Los Estómagos, “Milonga de pelo largo” de Dino o “Durazno y Convención” de Jaime Roos, entre tantos otros. Para la última canción que fue “Candombe de la Aduana”, se integró desde el público el coro Rapsodia. En esta edición, el premio a la trayectoria se lo llevó Leo Maslíah.

Si no puede ver el video haga click aquí

Giraluna por mejor álbum de música infantil, Chillan las Bestias, Copla Alta por el mejor álbum de folclore, Cuarteto Ricacosa, El Fata y Los Fatales y Trotsky Vengarán fueron los otros premiados de una noche que sirvió para demostrar cómo ha mutado esta ceremonia, y que repartió con un criterio bastante acertado los galardones a lo mejor de lo editado el año pasado a nivel nacional.

Talentos premiados: cinco ganadores.

En una noche de varias alegrías, destacamos a algunos de los artistas premiados por los discos que editaron el año pasado.

Trotsky Vengarán: mejor álbum de punk

La banda de Guillermo Peluffo era la clara favorita en esta categoría y con Relajo pero con orden, uno de sus mejores discos, tenía todo para ganar. Sin sorpresas se impuso a The Moors, Iván & Los Terribles, Punkzer y Prank!, las otras bandas que estaban nominadas.

Cuarteto Ricacosa: mejor álbum de tango

El buenísimo Gurí del Cuarteto Ricacosa y editado por Ayuí, fue el vencedor en esta categoría, en la que convivían propuestas de lo más diversas como las del Cuarteto Ciudad Vieja, la Orquesta Típica Randolfo, el Proyecto Caníbal Troilo y Rubén Rada.

El Fata y Los Fatales: mejor álbum de música tropical

Fabián “Fata” Delgado ganó con justicia este premio por su Otra calle (Bizarro), producido por Mateo Moreno y que le da una renovación necesaria y bien hecha a la música tropical de acá. No pudieron con él El Gucci, Vanesa Britos, Lucas Sugo ni la histórica Sonora Borinquen.

Papina De Palma: mejor álbum de pop

En un nominación que podía ser de las más peleadas, el Instantes decisivos de la cantautora debutante le ganó a Mi corazón bombón de Mariana Lucía, a Sesiones de El Astillero, a Corazón en reparo de La Santa y a Bajo ningún concepto de Gonzalo Brown. Y estuvo muy bien.

Chillan Las Bestias: álbum de rock y pop alternativo

La banda argentina liderada por el uruguayo Pedro Dalton consiguió este premio por su segundo material discográfico, editado por Bizarro y sin nombre. Por este premio también iban Los Oxford, Molina y los Cósmicos, el solista Yamandú Gallo y Milongas Extremas.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.