Leo Maslíah

"Cada vez hay más actividades que se organizan sobre mentiras"

El polifacético Maslíah estrena El Ratón, hoy a las 21 horas en la Sala Zavala Muniz, donde ofrecerá funciones los jueves, viernes, sábados y domingos de marzo. La trama plantea que en la actualidad, cada vez más, las instituciones y algunas expresiones artísticas se sostienen en base a mentiras.

Masliah: "La inspiración sigue siendo la misma, a veces me trae las mismas creaciones".

ALEJANDRA VOLPI06 mar 2014

Al mismo tiempo, el pianista y escritor que comparte su rol en la obra con Guillermo Lamolle, propone un ciclo de conciertos (titulado Maslíah ReLeoded) en Espacio Guambia todos los viernes del mes.

-¿En qué se inspiró para escribir El Ratón?

-Esta obra no tiene una única fuente de inspiración, creo que combina la forma en que me llegan distintas facetas del acontecer cultural y social de los últimos años, con ciertas ideas escénicas y dialógicas.

-¿Por qué El Ratón?

-Es un título surgido naturalmente de la trama o la acción de la obra, pero podría haber sido otro. Creo que los porqués de los títulos de las cosas artísticas no están necesariamente más al alcance de sus autores que de otras personas.

-¿A qué se refiere con que en esta época las artes y las instituciones tienen cada vez más cabida para la mentira sustentable?

-Me refiero a que hay cada vez más actividades que se organizan y se institucionalizan sobre la base de mentiras. Creo que antes la mentira socializada se plasmaba principalmente en la religión, la política y la publicidad, pero ahora abarca, cada vez más, otras áreas como la alimentación, la cultura, la salud, cursos, carreras, la Justicia, etc.

-¿Qué diferencia tiene esta obra con lo anterior que desarrolló como dramaturgo?

-Diría que no tiene más diferencias con ninguna de mis obras anteriores que las que ellas pueden tener entre sí, salvo en casos donde hay personajes comunes.

-¿Cómo es su personaje?

-El papel está repartido: en algunas funciones lo representa Guillermo Lamolle y en otras yo. Lo actuamos bastante distinto, pero, como en muchas de mis obras, los personajes sólo son un nombre y una continuidad corporal que se comporta de un modo que obedece más a las reglas de la situación escénica en que está inmerso que a una caracterización fija. Como dice Bruno Schulz en Tratado de maniquíes: "Nuestras criaturas serán provisorias, hechas para servir una sola vez. Si se trata de seres humanos, les daremos, por ejemplo, una mitad de rostro, una pierna, una mano, la que le sea necesaria para el papel que le toque representar. Sería una pura pedantería preocuparse por elementos secundarios si no estuvieran destinados a entrar en juego. Por detrás bastará simplemente con una costura o una mano de pintura blanca". Y en el caso de mis obras esa parte de atrás se puede volver hacia delante y albergar otra mitad de rostro sin relación con la del anverso.

-¿Cómo fue el proceso de realización de la obra?

-Empezamos a ensayar despacio, hace mucho tiempo. Se fue armando muy de a poco. Uno de los papeles demoró bastante en encontrar actor. Hicimos castings en varios países, pero aunque nos topábamos con muy buenos actores, no podíamos lograr que compusieran un acento montevideano convincente. Providencialmente se nos cruzó uno que se sabía la letra sin haber leído siquiera la obra y dijimos "tá, tiene que ser éste". Pero no agarró. No le servían las condiciones económicas. Así que tapamos el agujero entre Lamolle y yo.

-¿Por qué le puso "una onda" Matrix a los afiches del ciclo que hará en Espacio Guambia?

-El anuncio no va tanto por Matrix sino por lo de la recarga que en este caso es reaparición (Maslíah juega con la palabra reloaded sustituyéndola por reLeoded). Hace varios años que no me presento en ese local al que me une una historia de muchas décadas. Antes de haber llegado a grabar un disco solista, Antonio Dabezies (director de Guambia) me grabó dos canciones para un disco simple que iba incluido en la revista "A" que sacó antes de El Dedo y Guambia. Después colaboré regularmente en esas revistas y en la década del 2000 toqué cantidad de veces ahí donde antes funcionaba la redacción.

-¿Cómo va a ser ese show?

-Las cuatro funciones van a ser distintas por los distintos invitados que participan. En la primera estará Lucía Gatti (chelo y voz), en la segunda la cantante y compositora Queyi, en la tercera los saxofonistas Emiliano Pereira y Alejandra Genta, y en la cuarta todavía no se sabe.

-¿Se siente más inspirado hoy que hace veinte años? ¿O es al revés? ¿Por qué?

-No, la inspiración sigue igual. A veces hasta me trae las mismas creaciones y les tengo que cerrar las puertas diciéndoles que de ésas ya tengo.

-¿Alguna vez tuvo oportunidad de publicar sus discos con una compañía multinacional y no aceptó?

-Creo que no. Tuve oportunidad de rechazar suculentas ofertas de agencias de publicidad extranjeras, pero con multinacionales del disco tuve dos experiencias, una en los `80 con RCA, que fue buena, y otra en los `90 con Polygram, que fue mala.

-¿Prefiere cultivar el bajo perfil antes que todo? ¿Por qué no se animó hasta ahora a hacer un Auditorio Adela Reta solo, por ejemplo, y apuesta a conciertos más para un aforo reducido?

-Es que no ando golpeando puertas a ver dónde me dejan tocar. Si me llaman para tocar en ese auditorio y hay alguien que lo organice bien, voy. Capaz que llego un poquito tarde pero voy.

-¿Está preparando un nuevo disco? ¿Cómo maneja sus lanzamientos?

-Hace años que vengo trabajando con el sello uruguayo Perro Andaluz. En enero salió un DVD de una presentación en Agadu con Lucía Gatti y Jorge Risi y dentro de poco va a salir otro con la grabación de un concierto con banda en Buenos Aires. Un poco más adelante en el año voy a sacar un disco de canciones nuevas. Pero la distribución de todo este material es mínima.

-¿Está escribiendo un nuevo libro? ¿Escribe más o compone más? ¿Qué terreno gana?

-En general no escribo libros sino cosas que en algún momento alcanzan cierta extensión o se combinan entre sí para llegar a ser publicadas en libros o como libros. En un par de meses sale uno de teatro por Criatura Editora, que también posiblemente me publique una novela nueva antes de fin de año y a mediados quizá salga por Perro Andaluz un segundo libro ilustrado por Sanopi (habíamos hecho hace años uno titulado El Oráculo). Pero la música me ocupa más que la literatura.

Perfil


Nombre: Leo Maslíah.

Profesión: Compositor, pianista, escritor y dramaturgo.

Un creador prolífico y diverso

En una entrevista que ofreció a El País en enero de 2012, Maslíah expresó que a su entender "el público uruguayo está cada vez más tarado, como todos, pero por suerte todavía queda gente que sabe qué es la comunicación artística y no la confunde con el embotamiento idiotizante de los sentidos o la postración religiosa ante algo que le dijeron que representaba algún tipo de estatus cultural". Esa idea está vinculada a la percepción del mundo que ofrece ahora en El Ratón.

El artista, considerado de culto, publicó alrededor de cuarenta libros en Uruguay y Argentina y casi el mismo número de discos en su prolífica trayectoria que comenzó en 1974 cuando por primera vez tocó el órgano en público. Su primer álbum fue Cansiones barias y lo lanzó el sello Ayuí en 1980.

Sus más recientes trabajos son Música no alineada y La Orquestita.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.