MÚSICA

Desarmarse para volver a encontrar una forma propia

Alfonsina lanzó su segundo disco, Pactos.

Alfonsina. Foto: Karin Topolanski

  •  
BELÉN FOURMENT17 jul 2017

"Si me tengo que romper es para verme", dice en "Algo llama" y parece concentrar allí la esencia de Pactos, un disco que obliga a Alfonsina a desarmarse para tomar una nueva forma artística y musical. Sea para un nuevo comienzo o para atender una inquietud del momento, el álbum que llegó a las disquerías el viernes pasado es, a título personal, de los mejores discos uruguayos del año.

En este trabajo que se hizo esperar más de la cuenta y que tiene un precioso diseño (el rosa pastel de las fotografías por momentos se apodera de las canciones, bañándolas de sensibilidad femenina y de belleza), Alfonsina cambia el rumbo. Deja de lado la línea de El bien traerá el bien y el mal traerá canciones, un disco pop rock que se paseaba por el blues y el soul con un sonido fuerte y un aire melancólico; o más bien la resignifica: toma todo eso y lo coloca en nuevos lugares.

Pactos transita por un concepto que tiene que ver con hacer colectivo lo íntimo, con llevar una mirada introspectiva y a la vez abstracta a algo que pueda identificar a cualquiera. Es un encuentro constante de uno con uno mismo pero también con el otro desde una óptica más abierta que la que regía el primer disco; que a veces juega con las sutilezas y otras opta por las declaraciones de principios, como en "Ese frío vacío" o "Como un rayo".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

A la vez, corre la paleta de sonidos para llevarla a un lugar en el que las imperfecciones tienen un lugar clave y terminan cambiando por completo el aire del disco, que patea el tablero de la escena local logrando una estética a medio camino entre lo mainstream y lo indie (l aporte de Fabrizio Rossi resulta clave en ese giro final).

Para estas canciones, Alfonsina juega con su esencia guitarrera y la decora con efectos y distorsión; pero reparte la tensión entre ese instrumento tan protagonista y las programaciones, que junto con su voz (o sus voces, porque hay varias pistas con perfiles marcados) acá van guiando el camino y creando una serie de paisajes que suenan a distintos momentos de la noche, algo que la acerca al Melodrama de la neozelandesa Lorde, que busca representar los altibajos de una fiesta.

Esta noche que construye Alfonsina está habitada por varios momentos sorprendentes —en el combo "Fuego" y "Casas unidas", por ejemplo— y es intensa, brillante y oscura, reconfortante y perturbadora. Es arriesgada, y eso es algo a lo que hoy hay que abrazarse.

Alfonsina

Disco: Pactos. Duración: 37 minutos. ¿Está online? Todavía no, pero está en disquerías editado por Bizarro. ¿Está bueno? Sí, es un buen giro en el recorrido musical de la cantautora.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.