CRÍTICA

Buen programa en lucha acústica

El segundo concierto de la temporada de otoño de la Orquesta Filarmónica de Montevideo se caracterizó por presentar un programa sumamente ecléctico.

  •  
JULIO CESAR HUERTAS15 abr 2014

A diferencia del primero, donde predominaron dos grandes exponentes del clasicismo y del prerromanticismo como lo son Mozart y Beethoven, este nos llevó desde el clasicismo mozartiano, pasando por la música contemporánea del compositor Luis Rojas para finalizar con el neoclasicismo de Prokofiev.

El Concierto para flauta, arpa y orquesta fue compuesto en París en abril de 1778 a pedido del Duque de Guines que era un aficionado flautista y su hija Marie Adrienne que tocaba excelentemente el arpa además de estudiar composición con Mozart. A pesar de que el compositor detestaba ambos instrumentos el resultado fue magnífico siendo hoy en día uno de sus conciertos más ejecutados en todo el mundo.

La flautista Olga Bertinat supo extraer de su instrumento sonidos firmes y bien proyectados. Se desempeñó con igual soltura en los registros bajos como en los altos. Además de un buen dominio técnico, expresó su refinada musicalidad. Se pudo percibir claramente la excelente escuela que le trasmitió su maestra la profesora Beatriz Zoppolo.

Por su parte la arpista francesa Mélissa Kenny demostró una vez más su exquisita sensibilidad, talento y virtuosismo.

Desde el comienzo se impuso su genuina belleza de acentuación rítmica, así como su sonido cálido flexible y límpido. Su técnica es clara y precisa, y su interpretación es rica en matices. Ambas solistas lograron una fusión perfecta con la Filarmónica. Daniel Hasaj condujo la orquesta dando prioridad a los planos, sin opacar en ningún momento a las solistas.

Luego se escuchó -en primera audición para nuestro país- Canciones profundas del compositor y violista argentino Luis Rojas (1960).

Esta obra fue estrenada por la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca en 2006, en lo que fue la primera incursión del compositor en el género sinfónico. Es una obra de carácter minimalista apoyada sobre una armonía tonal, con repetición de frases musicales cortas con constantes cambios. El espectador sale con la idea de haber asistido a un film donde la música es la esencia misma. No en vano, Rojas ha escrito obras especialmente para ilustrar documentales. Hasaj interpretó con solvencia esta obra, y pidió que los aplausos fueran para el autor, ya que este se encontraba presente en el concierto.

Para finalizar se escuchó la Sinfonía clásica de Prokofiev donde Hasaj tuvo que luchar denodadamente con la acústica de la iglesia, que no colaboró. No obstante su versión fue de una diáfana claridad impregnada de la gracia del siglo XVIII. Hasaj es un músico sumamente estudioso, que busca siempre en la medida de lo posible la perfección y cuyo talento natural lo perfila como uno de los promisorios directores uruguayos.

CONCIERTO DE LA ORQUESTA SINFÓNICA DEL SODRE

FICHA

Director: Daniel Hasaj. Solistas: Olga Bertinat (flauta), Melissa Kenny (arpa). Programa: Concierto para flauta, arpa y orquesta op.299 de Mozart; Canciones Profundas de Luis Rojas; Sinfonía nº 1 op.25; de Sergei Prokofiev. Lugar: Iglesia San Agustín. Fecha: 9 de abri.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.