La temporada número 13 buscará superar las peleas internas

"American Idol" comienza con la mente puesta en la recuperación

Keith Urban estaban terminando una entrevista reciente sobre "American Idol" cuando Harry Connick llegó corriendo a un camerino para tomar su turno. "Él habla y habla y habla", dijo Connick corriendo amablemente a su colega del jurado.

Jurado. Keith Urban junto a Jennifer Lopez, Ryan Seacrest y el cantante Harry Connick Jr. Foto: AFP

LOS ANGELES | LYNN ELBER-AP

Urban no deja las cosas así y le dijo a Connick que respondió una pregunta que era para él: "Lo que yo dije servirá para una mejor entrevista``.

Los juegos entre los músicos sugieren que hay un nuevo comienzo para American Idol tras una temporada amarga en la que las discusiones entre Mariah Carey y Nicki Minaj, con Urban en medio tratando de conciliarlas, fue todo menos agradable. Urban recibió a Connick y a Jennifer Lopez, quien regresa tras una temporada fuera, y tiene la tarea de ayudar a que el concurso de canto detenga la caída de sus ratings en su 13ª temporada que comenzó el miércoles.

Los jueces tienen la ayuda de dos productores ejecutivos nuevos que reemplazan al equipo que llevó a American Idol a nueve años consecutivos como el programa más visto de la televisión, título perdido en 2013.

Fuera de los propios errores del programa, otros concursos de talento, incluyendo el exitoso The Voice de NBC y en menor medida The X Factor de Fox han llamado la atención del público. Pero la capacidad del programa para recuperarse no debe ser subestimada, dijeron los productores Per Blankens, quien produjo la exitosa versión sueca de Idol, y Trish Kinane.

American Idol sigue siendo "el mejor formato en el mundo. ...Nuestro trabajo es que regrese a lo básico``, dijo Blankens. Eso incluye "un buen jurado y lo que hacen, incluso podríamos considerar el hecho de que coman su almuerzo juntos porque todo eso comienza ahí``.

Los jueces dicen que no solo se sienten a gusto cuando están juntos sino que están de acuerdo en que su papel en el programa es secundario. "La atención debe estar al frente``, dijo Urban, en referencia a los jóvenes cantantes a los que dio consejos durante una grabación el mes pasado para la etapa de eliminación conocida como Semana de Hollywood.

En conferencia de prensa el astro country agregó sobre el punto de vista del panel sobre lo que deben hacer con los concursantes. "Es algo que puede ser sobrecogedor``, dijo Urban. "Ellos no tienen micrófono, no tienen un público, no hay músicos, nada, y se paran frente a nosotros para cantar. Los tres respetamos mucho eso``.

Químicas.

Los jueces también necesitan ser educadores, dijo Connick. "Este es mi mantra para el programa: Si hay algo que puedo comunicar es que la pasión y la educación no deben estar peleadas. La gente dice `solo quiero tocar lo que siento`. Yo toco lo que siento, pero la definición de pasión para mí es aprender todo sobre tu arte``, dijo el jazzista y cantante.

Al lograr lo que Kinane calificó como una buena "química`` en el jurado, ella y Blankens centraron su atención en la producción. La búsqueda de talento se expandió para incluir a gente que no podía viajar para las audiciones, y se agregó un "cuarto``.

En el cuarto privado, a excepción de la cámara que tiene, los participantes tienen la posibilidad de prepararse para su primer encuentro con los jueces, ya sea ensayando, rezando o simplemente revisando que se vean bien, dijo Kinane.

Tomando en cuenta los comentarios de los espectadores, Idol redujo las rondas entre la Semana de Hollywood y el comienzo de las transmisiones en vivo para que cupieran en una sola semana. Randy Jackson, quien ahora dejó de ser juez para convertirse en mentor, tendrá talleres para ayudar a los concursantes a mejorar su voz y aprender otras cosas referidas a la interpretación.

El repertorio de canciones del concurso, que tiene una gran cantidad de clásicos de ayer, tendrá ahora piezas más actuales para que los participantes jóvenes, y supuestamente los jóvenes espectadores, se sientan más identificados, dijo Blankens.

Cifras para una caída

El programa, que alcanzó su máxima cifra de espectadores con 30,3 millones en la temporada 2005-06, vio cómo su audiencia se reducía marcadamente el año pasado a 13,2 millones de acuerdo con cifras de la empresa especializada en audiencias Nielsen. Eso bastó para mantenerlo entre los programas más vistos en EE.UU., pero el presidente de Fox Entertainment Kevin Reilly, no ha subestimado el reto a pesar de su optimismo.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.