ADRIÁN SUAR

Un actor con la fórmula secreta para hacer éxitos

El País charló en exclusiva con el actor que el jueves estrena en Uruguay, El fútbol o yo.

Adrián Suar. Foto: Difusión

  •  
FERNÁN CISNERO13 ago 2017

Capaz que no es un buen día para llamar a Adrián Suar. Al ajetreo periodístico que provoca el estreno de su nueva película, se acaba de sumar el escándalo de unas declaraciones de su exesposa Araceli González.

En una charla con El País, sin embargo, no habla de eso y aunque reconoce que hay veces que tanta exposición lo molesta y lo presiona, sabe que es uno de los gajes de su oficio.

De lo que sí habla, algo lacónico, es de El fútbol o yo, la película que lo une por primera vez en el cine con Marcos Carnevale (el director de Corazón de León, Elsa y Fred, Inseparables) y que lo reúne una vez más con la actriz Julieta Díaz con quien ya estuvo, entre otras, en 2 + 2.

Aunque de fachada es la típica comedia anual de Suar (la última fue la eficaz Me casé con un boludo), El fútbol o yo es más tirando a una comedia dramática. Cuenta la historia de Pedro (Suar), un enfermo del fútbol al nivel que le hizo perder el trabajo y el matrimonio. Gran negador, demora en darse cuenta que está en problemas hasta que decide ir a Alcohólicos Anónimos a ver si lo ayudan a salir. Allí conocerá a Roca (Alfredo Casero en un personaje divertido) y empezará a entender que debe dejar de ver fútbol porque prender la televisión a las cuatro de la mañana para ver un partido de la liga turca no es sano.

En ese viernes ajetreado, Suar atendió la llamada de El País para hablar antes de la llegada a Uruguay de su nueva película, El fútbol o yo, que se estrena en Uruguay este jueves.

—Pedro, el protagonista de El fútbol o yo, es uno de los personajes más complejos que ha hecho. La expectativa es que la película es una comedia pero hay también drama. ¿Cómo lo construyó?

—Lo construí teniendo en la cabeza todo el relato de la película. Sabiendo cómo arrancaba, cuál era el punto de giro, qué cosas tenía que entender el personaje. Y después las discusiones que tiene con su mujer es algo que, en otros ámbitos, uno más o menos lo conoce perfecto que es eso de tener un vínculo con momentos más o menos tensos con una mujer.

—¿Te acercaste a Pedro desde la comedia?

—No por el lado cómico. Sabía que las situaciones eran reideras pero todos nos jugamos viviendo el conflicto que tiene y sabíamos que eso iba a generar bastante humor.

—Para acentuar eso de la comedia tenés un par de situaciones muy cómicas apoyado por Alfredo Casero y Miriam Odorico. ¿Eran necesarias para aliviar ciertas tensiones dramáticas?

—Sí. Uno siempre busca en una película que tenga situaciones recordatorias y ese es verdaderamente un punto alto de El fútbol o yo.

—La escena con Odorico es buenísima y ella es muy graciosa.

—Sí, está muy bien.

—Y la de Casero parece improvisada...

—Siempre nos dicen eso, pero no es así. En todo caso parece improvisado por la cercanía que tenemos nosotros dos.

—La película está firmada por usted...

—Nosotros tomamos un pedazo de una película belga (Je Suis Supporter Du Standard de Riton Liebman) que se hizo en Francia y a nosotros nos gustó la parte de Alcohólicos Anónimos. A partir de ahí compramos la película e hicimos una readaptación porque el guión de aquella película no tenía el arco con respecto a la familia y el amor. Se lo agregamos sintiendo que eso en Argentina iba a funcionar mucho mejor.

—Aunque ya trabajaron en televisión esta es su primera película con el director Marcos Carnevale. ¿Cómo fue esa experiencia?

—Muy buena. Con Marco nos conocemos hace como 15 años, hicimos muchas cosas en Pol-Ka, muchos programas. De hecho, los éxitos más grandes los hicimos con Marco. Nos debíamos una película, apareció esta y nos parecia muy oportuna para saldar esa deuda.

—Cuando vi El fútbol o yo y pienso en otras películas de Carnevale y en muchas de sus propias películas, me parece que existe, cada vez más fuerte, un tipo de comedia porteña bien característica. ¿Es así?

—No sé. Sí, bueno a lo mejor existe un sello de comedia porteña. Pero esta es una comedia universal con respecto al deporte y a la pasión que puede tener un individuo por el fútbol o por otras cosas que lo alejan del foco o uno de los focos de atención que es la familia. El fútbol lo va ensimismando. En ese sentido, es universal.

—Pero al menos desde la visión que en esta orilla tenemos de ustedes, no se puede ser más porteño que Pedro.

—Sí, puede ser por el fútbol. Pero en Uruguay también es una pasión desmedida como en la Argentina.

—Su personaje va a Alcohólicos Anónimos a curarse del vicio del fútbol. Es decir que estamos hablando de otras adicciones también. Tiene una lectura por ese lado.

—Exactamente.

—¿Y eso lo hace más atractivo al planteo?

—Sí.

—¿Cómo convive con eso de ser actor, empresario, productor y la exposición pública casi constante de su vida?

—Depende del momento. A veces me presiona, a veces me molesta. Pero son las reglas del juego cuando hay exposición, hay veces que viene bien y uno lo recibe con mucho cariño y tiene que guardar un poco en el debe con el haber ganado para cuando vienen esas épocas difíciles, uno las puede afrontar.

—Ha estado en el mundo del espectáculo desde toda la vida. ¿Cómo ha cambiado el show bussiness argentino en estos tiempos con respecto a hace 20 o 30 años?

—La posibilidad que brindan las distintas plataformas y todo lo nuevo y los tiempos modernos, hace que por momentos haya mejorado y en otros aspectos ha aparecido una nueva profesión que es el mediático o contar la vida en vivo en la televisión o en las redes. Eso también es parte de una pasión y de una obsesión que se tiene hoy.

—En un momento su personaje, futbolero apasionado, grita "Arriba la celeste". ¿Eso era para nosotros los uruguayos?

—Nadie se avivó de eso. Ese "Arriba la celeste" lo dije por ustedes. Los quiero mucho. Por eso digo "te ponés el jean y arriba la celeste". Lo dije por Uruguay, no por Argentina. Tengo un vínculo muy grande con Uruguay y con las películas cada vez que voy por allá, la gente me trata con mucho cariño, respeto y van a ver las películas, además yo me siento muy cómodo allí. Por eso se los dediqué. ¡Arriba la celeste total!

Dos carreras que conocen lo popular.

Aunque su carrera televisiva comenzó siendo un adolescente de 13 años en 1981 en El ciclo de Guillermo Bredeston y Nora Cárpena, dos años después consiguió su primer éxito televisivo con Pelito, un año después, el cine recién descubrió a Adrián Suar en 1997 con Comodines, una película de acción. Desde entonces no ha parado de filmar. Y muchas de sus películas han sido exitosas: Apariencias; Un novio para mi mujer (la primera de su buena dupla con Valeria Bertuccelli que repitiría en Me casé con un boludo, que fue la película argentina más vista en su país del año pasado, un suceso que repitió en Uruguay), Igualita a mi y 2+2. Paralelamente, además, ha tenido una carrera televisiva de perfil altísimo como actor, productor, empresario, ejecutivo y personaje de la farándula.

El director Marcos Carnevale ha trabajado con el Suar productor en alguno de sus mayores éxitos televisivos (Valientes, Amas de casa desesperadas) aunque El fútbol o yo es su primera colaboración cinematográfica. Carnevale ha congeniado una carrera con elogios y popularidad y un buen ojo para el cine popular. Entre sus películas están Elsa y Fred, Anita, Viudas, Tocar el cielo y Corazón de León, aquella con Francella como seductor con enanismo, e Inseparables, la remake de una película francesa.

TRES PELÍCULAS DE SUAR Y DÓNDE VERLAS.

Apariencias - 2000.

Suar es Carmelo, un hombre tímido que se enamora de Verónica (Andrea del Boca) pero cuando descubre que tiene novio (Fabián Mazzei), decide convertirse en el amigo gay de la muchacha. Dirigida por Alberto Lecchi, es una comedia de enredos simpática y que marcaría el tono de los siguientes éxitos de Suar. Está disponible para alquiler en Claro Video.

Un novio para... - 2008.

...mi mujer es la historia de amor cansado por las rutinas entre Andrea "La Tana" Ferro (Valeria Bertuccelli) y Diego "el Tenso" Polsky (Suar), es una de las más clásicas de la comedia porteña. La dirige Juan Taratuto que es un especialista en el género. La dupla repetiría en la también eficaz (y también de Taratuto) Me casé con un boludo. Un novio para mi mujer está disponible en la grilla de Netflix y Claro Video.

2+2.

2012

Una comedia bastante inofensiva sobre parejas que intentan probar eso de ser swingers. Suar comparte elenco con Julieta Díaz, Carla Peterson y Juan Minujín y el siempre cerca Alfredo Casero, dirigidos por Diego Kaplan. La comedia (que está disponible en Netflix) funciona más o menos bien y es, una vez más, una prueba de lo que Suar sabe dar en el cine.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.