NOVELA BIOGRÁFICA DE JORGE EDWARDS

Valentía y prejuicios

La historia de María Edwards McClure, que salvó niños de familias judías de la persecución nazi, en la pluma de un pariente y consagrado narrador.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Testimonio en La Lista de María, documental chileno sobre María Edwards disponible en Internet

Desempolvar recuerdos y poner en escena descollantes miembros de su familia es una de las tantas vetas inspiradoras que ha seguido Jorge Edwards en su vocación de narrador. La inició con un tío escritor en El inútil de la familia (2004) (ver El País Cultural Nº 820) y la continuó con un primo pintor en El descubrimiento de la pintura (2013). Ahora le llegó el turno a María Edwards McClure, que vivió en París durante la ocupación nazi y se encontró a sí misma salvando a niños de familias judías.

La novela explora sin pausa y con toda la maestría de que es capaz el autor en las razones ocultas, en los repliegues espirituales o emocionales que llevan a que una mujer chilena, poseedora de una cuantiosa fortuna y de rancia cuna aristocrática, se entregue a una labor humanitaria en el hospital Rothschild sin que medie ninguna fe ideológica, vinculándose a la Resistencia francesa y padeciendo tortura y riesgo de muerte. Insignificante, siempre relegada familiarmente, María parece responder al pasado y a las frustraciones con su valiente decisión, a la vez que deberá luchar en su fuero interno con los prejuicios y las requisitorias impuestas por su condición social.

Con una vida casi frívola hasta ese momento, María supo tener amistades como el poeta compatriota Vicente Huidobro, la novelista francesa Colette o el historiador alemán Ernst Jünger. El vínculo más importante, sin embargo, lo tendrá con el almirante Wilhelm Canaris, que había sido prisionero en Chile durante la Primera Guerra Mundial y luego sería vinculado a la Operación Valquiria (la conspiración frustrada para asesinar a Hitler), quien fungirá como un distante protector alertándola una y otra vez de los peligros que corre. Personajes esquizoides, ambos subsisten luchando por su dignidad en un entorno hostil y angustiante. El doble, el exilio, la abnegación de patriotas franceses y la conspiración de los opositores internos al nazismo, son algunos de los temas que afloran y se entrecruzan convirtiendo la novela en un magnífico fresco de París en sus años más duros.

La crítica sutil a la clase social y a la propia familia a la que pertenecen la protagonista y el escritor se hace más evidente a partir del retorno de María a Chile en 1960, luego de más de tres décadas de ausencia. Poco después el gobierno de Francia la condecora con la Legión de Honor elogiándola como "una heroína discreta, abnegada y elegante de la Resistencia", en una ceremonia a la cual asisten numerosos familiares, todos perplejos, indiferentes o aburridos. Aunque con un estilo más abarrocado que en otras obras suyas, la prosa de Edwards pone de relieve el trazado de los personajes complementado con una rápida lectura de múltiples resonancias.

LA ÚLTIMA HERMANA, de Jorge Edwards. Acantilado, 2016. Barcelona, 375 págs. Distribuye Gussi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)