Policial de Elliott Chaze

Antisentimental

Nacido en 1915 en Louisiana, Elliott Chaze se convirtió en periodista, durante la guerra fue sargento de paracaidistas en Japón, después se radicó en el sur de Mississippi, donde retomó su profesión, se casó, tuvo cinco hijos, y murió en 1990. Dejó escritas una decena de novelas, algunas premiadas, y varios relatos dispersos en revistas.

  •  
Carlos María Domínguez

Mi ángel tiene alas negras fue publicada en 1953 y acaba de ser rescatada en Buenos Aires por La bestia equilátera con una buena traducción de Carlos Gardini. Desde hace unos años, Elijah Wood (Frodo, en El señor de los anillos) viene trabajando en la adaptación cinematográfica, pero la producción se ha empantanado varias veces y el anunciado estreno para este año volvió a postergarse.

Se trata de un clásico policial de la serie negra, jerarquizado por un estilo filoso, básicamente honesto, económico, con buenas dosis de humor y golpes duros. La novela está escrita en primera persona por Tim Sunblade, de modo que lo que cuenta no debería ser un misterio para él, y sin embargo no logra comprender lo que ha vivido. Es algo que suele ocurrirle a la gente corriente, solo que en Tim alientan muchas ideas a propósito del mundo que le tocó en suerte, sus impulsos no siempre se rinden a la inteligencia de sus movimientos y tiene una elemental sinceridad consigo mismo que a menudo lo obliga a tomar decisiones inconvenientes. Se ha fugado de la prisión de Parchman con la idea de robar un camión de caudales en la ciudad de Denver, pero en el camino se ha encontrado con Virginia, una prostituta que conoció mejores épocas en Nueva York y tiene un desprecio por la mediocridad que corre parejo con el de Tim, aunque a menudo no se entiendan. La historia de amor entre ambos crece en el desarrollo de la trama hasta cubrirla por entero, y lo hace de un modo tan pautado como el asomo de la historia de Tim, su origen, sus recuerdos, sus motivaciones.

La virtuosa precisión de las descripciones acompaña la inteligencia de los personajes con un ritmo narrativo sostenido que marca el compás de lo que se cuenta y lo que se calla, más allá de la peripecia del robo y su desenlace. Hay varias zonas de la novela que evocan los tormentos del estudiante Raskólnikov, en Crimen y castigo, solo que girados en la moderna saciedad del dinero.

Le dice Tim a una antigua novia que va a visitarlo a la cárcel: "las mujeres de pueblo me sacan de quicio. Se dejan manosear en una hamaca y no basta con que sea agradable y que fuera lo que buscaban. Tiene que ser amor… Se babean el resto de sus vidas apestosas e insignificantes, transformándolo en algo hermoso y espiritual". Es una muestra del espíritu antisentimental de la historia, que sin embargo resulta conmovedora.

Elliott Chaze es un autor olvidado en la literatura norteamericana y ninguna de sus novelas ha sido traducida al español, salvo esta pequeña joya que acaba de ser recuperada en Buenos Aires. Es posible y deseable que se den a conocer otros libros. Algunos críticos aseguran que hay títulos muy valiosos.

MI ÁNGEL TIENE ALAS NEGRAS, de Elliott Chaze. La Bestia Equilátera, 2013. Buenos Aires, 222 págs.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.