Cuentos de federico falco

Inquietante y despojado

Un autor "asistido por una serena comprensión de la sencillez", que la revista Granta distinguió como uno de los mejores narradores jóvenes de la lengua.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Federico Falco

FEDERICO Falco nació en General Cabrera, provincia de Córdoba, Argentina, tiene 39 años, un título de Licenciado en Comunicación y cuatro libros de cuentos que escalonaron su relevancia entre los nuevos narradores argentinos. Los relatos de Un cementerio perfecto muestran un dominio poco frecuente: el arte de contar la vida de los personajes por la imantación de sus silencios, de modo que la historia, con su trasiego, sus detalles y giros argumentales, los toma y abandona a conciencia de que el lenguaje es limitado y la realidad, irreductible.

Concentrado en el paisaje de las sierras y pueblos de Córdoba, el primer relato propone un juego de percepción que con un tono de fábula revela una situación de clandestinidad ("Las liebres"), y se diría que bordea con "El río" (retrato de una viuda sin consuelo), el ritmo sincopado de los tres cuentos centrales, al modo de Cheever, Flannery O'Connor o Carson McCullers: un modo de revelar los temas por el detalle de circunstancias menores.

"Silvi y la noche oscura" sigue los días de una adolescente obligada a acompañar a su madre devota a dar la extremaunción a los moribundos, en sustitución de un sacerdote anciano y enfermo. Cuando se declara atea y se aleja, se enamora de un predicador mormón, al que intenta seducir por todos los medios a su alcance. Los episodios son elocuentes de una prístina ingenuidad, fatalmente orientada a llevar el deseo sexual por el camino severo de la religión.

"El cementerio perfecto" centra su trama en la construcción de la necrópolis de un pequeño pueblo que entierra a sus muertos en la localidad vecina. El ingeniero contratado para diseñar y forestar una loma de las inmediaciones asiste a la espesa trama del poblado, y mientras lleva adelante las obras con el orgullo de un artista, sus virtudes y debilidades quedan expuestas junto a las del intendente y su secretaria. La suma de incidentes forma un crisol de conflictos tan insinuados como insondables, que dan a la historia una inquietante vibración.

"La actividad forestal" es el relato de mayor aliento y despliegue de giros imprevisibles, alrededor de un padre octogenario y su hija, obligados a abandonar su cabaña en un viejo pinar por el avance de las motosierras y el talado de los bosques. Sin otro recurso a la mano, el padre ofrece a la hija en matrimonio como un contrato práctico que les permita vivir, pero solo se interesa un cultivador de claveles japonés, integrante de una colonia asiática. El relato transita por una lógica primaria y agreste que poco a poco revela una encantadora y fina percepción de la compleja condición humana en el destino de personajes humildes. Es también un atractivo y sensible relato del amor, tema que rara vez ingresa a la literatura contemporánea sin deudas, por su propia legitimidad.

Federico Falco ha publicado los libros de relatos 222 patitos (2004), 00 (2004), La hora de los monos (2010), el libro de poemas Made in China (2008) y la nouvelle Cielos de Córdoba (2011). En 2010 la revista Granta lo distinguió como uno de los mejores narradores jóvenes de la lengua española. Tiene una voz propia y concentrada, que se ha desembarazado de la retórica literaria de nuestro sur, interesado en contar el carácter insondable de la realidad de un modo inquietante y despojado, asistido por una serena comprensión de la sencillez.

UN CEMENTERIO PERFECTO, de Federico Falco, Eterna Cadencia, 2016, Buenos Aires. 175 págs. Distribuye Escaramuza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)