reedición de selva almada

Indudable talento

Llega de España El viento que arrasa, novela de la promocionada autora argentina, cuya primera edición porteña es de 2012.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Selva Almada

Desde su publicación en 2012, El viento que arrasa, de la escritora entrerriana Selva Almada (1973), ha tenido varias ediciones y un exceso de promoción que enturbia sus valores elementales. Bien narrada, la historia concentra en el taller mecánico de una ruta provincial los destinos de un pastor protestante y su hija adolescente, del mecánico que repara el motor y su joven ayudante, todos parejamente desamparados frente a una tormenta que se aproxima.

Pearson es un predicador protestante convencido de su misión evangélica, en algún momento abandonó a su esposa y se quedó con la niña; “el Gringo” es un hombre solitario que cobijó al muchacho que lo asiste hace muchos años, cuando la madre lo abandonó en el camino. Ambos quieren el bien de los jóvenes, pero Pearson se empeña en llevarse al ayudante del Gringo para sumarlo a sus seguidores, motivo del enfrentamiento entre los dos hombres y núcleo central del argumento.

En el curso de unas pocas horas Almada enlaza el pasado de los personajes, su voluntad, su carácter, con líneas claras y sugerentes. La apelación a varios sermones del Reverendo y a las conductas modestamente cínicas de su hija Leni dan a sus silencios y conductas una particular vibración. Las historias del Gringo y su ayudante Tapioca son de una sencillez más ingenua y más expuesta en su tipicidad.

La inteligencia de Selva Almada ha sido narrar su historia sin grandes énfasis, dosificar con ritmo sostenido las intensiones sumergidas del relato y dotar a los personajes de silencios que operan como secretos, en contraste con los signos sensoriales del clima opresivo que anuncia el arribo de la lluvia. Las señales visibles ocultan una trama más densa.

La lectura de la narrativa sureña norteamericana ha sido provechosa y la novela está impregnada de sus lecciones con notoria disciplina. Es desproporcionado cargar sobre la autora la jerarquía de una narradora como Flannery O'Connor, aunque los caracteres del predicador y su hija, y algunos tonos narrativos evoquen a la autora de Sangre sabia. Por detrás de las exageraciones de la prensa argentina, Selva Almada muestra en esta novela una ambición inicial, de indudable talento, y una voz prometedora, apenas logre sumar un aliento más profundo y personal en el desarrollo de sus historias.

EL VIENTO QUE ARRASA, de Selva Almada. Mardulce España, 2015. Madrid, 160 págs. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)