Poesía de Sebastián Rivero

Otra forma de contar historia

Con enfoque lírico, el académico y ensayista busca relatar por otro camino la fundación portuguesa de Colonia del Sacramento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastián Rivero

La posmodernidad facebookera no es buen tiempo para la poesía lírica. Por eso es que florece y fructifica así de bien, porque ella es tan rebelde y testaruda. Por eso se crean objetos bellos, artesanales y humildes como los libros de la editorial Perroverde. Y por eso también es que todo un profesor e historiador como Sebastián Rivero (Colonia del Sacramento, 1978), que ha publicado serios, documentados y agudos trabajos sobre la historia de su departamento, asume el tema de la fundación portuguesa de su ciudad en La viajera, pero cantando esa materia épica con enfoque lírico, sugiriendo y aludiendo, sin listas de datos fríos ni grandilocuencia acartonada.

Es importantísima la voz que Rivera le presta a Joanna, la esposa del Capitán Manoel Galvao, muerta defendiendo su cadáver ante el ataque a la plaza de fuerzas españolas muy superiores, justo cundo unas fiebres tenían postrado y delirando al fundador, Manuel Lobo, que moriría preso en Buenos Aires.

Rivero combina el verso libre –con incrustaciones de poesía portuguesa culta y tradicional– y la prosa poética. Logra pasajes de gran patetismo y belleza (“la guerra me suplica/ que degüelle a los ángeles”) y otros de humor irónico (“se contabilizaron 35.000,5 huesos/ dispersos en el campo de batalla”, “en el campo de batalla los muertos se tienden como odaliscas”). El sabio uso de los anacronismos le permite alumbrar dos problemas de larga duración: la violencia como constante en nuestra historia patria y la tensión de esta provincia devenida país entre lo luso/brasileño y lo hispano/argentino (hace decir al Virrey Cevallos, en 1777, cuando toma definitivamente Colonia para España: “veo que se acercan por mi catalejo… 2000 barcos españoles, dos ferrocarriles con cañones Krupp y fusiles rémington” ).

Este poema integra el libro La cárcel del silencio (2005), pero su materia y más aún su estilo ameritaban publicarlo por separado.

LA VIAJERA (EPOPEYA LÍRICA), de Sebastián Rivero. Perroverde, 2016. Colonia del Sacramento, 68 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)