Renée Bonnet de Pietrafesa (1911-1982)

Detrás de la partitura

El año 1982 fue fatídico para la música académica del Uruguay por la desaparición de cuatro importantes exponentes. Primero fue el compositor y docente Santiago Baranda Reyes, fallecido el 18 de mayo; luego el compositor Jaurés Lamarque Pons el 11 de junio, y los pianistas y pedagogos Hugo Balzo y Renée Bonnet de Pietrafesa el 17 de julio y el 17 de diciembre respectivamente.

  •  
Julio César HuertasJulio César Huertas

Esta última, habiendo sido una notable pianista muy valorada en su época, trascendió más en el futuro como docente que como concertista debido a su humildad y a la poca divulgación de su trayectoria.

La pianista. Renée Bonnet Pouyanne nació en Montevideo el 7 de diciembre de 1911, en un hogar donde la música tenía un sitial de preferencia. Su tío Alberto Pouyanne, fundador del ballet del Sodre, fue su primer profesor de piano en el Conservatorio Kolischer. Tenía nueve años cuando comenzó sus estudios, pero pronto su tío percibió su talento, y decidió que sería el maestro Guillermo Kolischer quien continuara con su formación. Era 1923, y en agosto de ese mismo año Bonnet realiza su primera actuación pública en el Conservatorio La Lira.

Varios críticos musicales acudieron al recital y en sus respectivos diarios se pueden encontrar valoraciones muy positivas de la pianista. El País expresó: "La niña Renée Bonnet provocó general asombro por la intuición musical con que interpretó autores clásicos tan arduos como Bach y Händel". Por su parte, el diario El Siglo afirmó: "Renée Bonnet, pianista de técnica clara e intérprete sutil, da la impresión de una artista en plena madurez de sus medios."

Dos años después, Kolischer la presentó en una audición en su propio conservatorio junto a sus condiscípulas María Angélica Piola y Mary Lambert.

El 23 de julio de 1933 a instancias de la Asociación Argentina de Música de Cámara actúa en el Teatro Cervantes de Buenos Aires donde interpretó obras de Franck, Chopin, Chabrier, Falla y Prokofiev. Seis años después, actuó (9 de julio de 1939) conjuntamente con Yanka Kolischer y Mercedes Iglesias en el Estudio Auditorio del Sodre con la orquesta de Audem -dirigida por el maestro Eric Simon-, donde interpretan el "Concierto para tres pianos en do mayor" de Johann Sebastian Bach.

Puertas abiertas a la música. La vida familiar de Renée Bonnet también estuvo dedicada a la música. El 20 de marzo de 1937 contrajo matrimonio con el Dr. Juan Carlos Pietrafesa, junto a quien, años después, fundará su propia escuela. De esta unión nacerán dos hijas: Renée, que se destacará como compositora y pianista, y Alicia como soprano y docente.

El 24 de noviembre de 1928 Bonnet ofreció un nuevo recital con obras de Scarlatti, Beethoven, Chopin y Ravel. También sobre esta actuación se encuentra documentación en la prensa. "Esta joven pianista tiene el don de la expresión: desde que inició el programa pudo demostrar la ductilidad de su temperamento. Su comprensión ante dos obras tan diferentes como la Sonata op. 90 de Beethoven y la deliciosa Sonatina de Ravel es notable, pues tuvo que pasar en la misma forma de composición de la gracia reflexiva de uno a la gracia exquisitamente tierna y ligera del otro. La técnica clarísima y la atención al conjunto en la obra demuestran perfectamente que esta joven ha estudiado y se ha formado bajo la dirección de un verdadero músico", destacó el crítico del diario El Plata.

La casa de Renée y Juan Carlos siempre fue un lugar de puertas abiertas para toda aquella persona que precisara de un piano donde estudiar. Su generosidad no tenía límites; tal es así que muchas veces diferentes artistas se trasladaron directamente a vivir a su residencia. Héctor Tosar, junto a esposa Edda Piaggio, fue uno de los tantos. Además, esta pareja vio nacer a su primer hijo en aquella casa.

Innovaciones técnicas. Bonnet incorporará en sus clases importantes innovaciones tales como el relajamiento muscular y un estudio pormenorizado de los movimientos que requiere cada dificultad pianística. Sus clases no tenían una duración fija porque hasta que el alumno no entendiese lo que ella quería transmitirle, no daba ésta por finalizada. Una de sus frases favoritas era: hay que "bucear detrás de la partitura", es decir, encontrar detrás de la parte impresa lo que el autor quería transmitir más allá de la notación. A Renée le gustaba organizar audiciones con sus alumnos, pero no buscando el espíritu de competencia , sino el de confraternidad.

En cuanto a la interpretación profundizó de tal forma que luego destacados pianistas que se habían formado con Kolischer, luego del fallecimiento de éste, fueron a requerir de sus clases interpretativas, como Héctor Tosar, Luis Batlle Ibáñez, Celia Roca y Raquel Adonaylo. En su residencia de la calle Suárez brindaron clases magistrales los pianistas Jörg Demus y Josef Turczynski, el compositor Enrique Casal Chapí, la soprano Ninon Vallin, y el organista Angelo Turriziani.

Su propia escuela. Antes de los 20 años, Renée Bonnet ya había comenzado su carrera docente. En su examen público para obtener el título de profesora de piano por el Conservatorio Kolischer -celebrado el 17 de mayo de 1930 en el salón de conciertos del Palacio de la Música- la pianista interpretó entre otras obras la famosa "Fantasía op. 17" que Robert Schumann dedicara a su amigo Franz Liszt. Posteriormente, el 29 de enero de 1931, su maestro de armonía Tomás Múgica la presenta a examen, en el que obtiene su título de profesora ante un calificado jurado.

Bonnet integró el cuerpo de profesores del primer Conservatorio Nacional, creado y dirigido por el maestro francés Albert Wolff en 1942. En una carta del 16 de abril de ese año la fundadora de "Arte y Cultura Popular", María Vinent de Müller, expresa: "Me parece muy acertado su nombramiento ya que todos le reconocemos sus dotes excepcionales como maestra. Una vez más me alegro de ver cómo perdurará a través del tiempo la escuela de Kolischer."

En junio de 1947 Renée ofrece, en el Paraninfo de la Universidad, un concierto en "Homenaje a Ravel" junto a su condiscípula Mercedes Olivera. Otra de sus facetas fue la de ser una excelente acompañante, como se apreció en sus interpretaciones junto a la soprano Ninon Vallin y al barítono Gérard Souzay.

Así como los hijos en cierta edad se independizan de los padres, también los alumnos buscan un nuevo camino. En 1950 Renée y su esposo fundaron su propio instituto: la "Escuela de Música Renée Bonnet", a la que se incorporarán con el tiempo el violinista Carlos Eizmendi -conocido como "Becho", que fuera inmortalizado por la canción de Alfredo Zitarrosa-, y el guitarrista Amílcar Rodríguez Inda.

Falleció en Montevideo el 17 de diciembre de 1982, pero su legado pianístico perdura a través de sus hijas: Alicia Pietrafesa, en el Instituto de Música que lleva su nombre, y Renée Pietrafesa, en su "Quinta del Arte". Entre sus numerosos alumnos, destacamos: Elsa Astiazarán, Cristina García Banegas, Nancy Nistal, Lourdes Repetto y Numen Vilariño.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.