emigrantes al comic

Historias de vida

La nostalgia uruguaya y sus orígenes italianos, con ocho historias contadas en el formato novela gráfica.

Dibujo de Renzo Vayra
Dibujo de Renzo Vayra

Matías Castro

"Viajar es una brutalidad", dice la primera parte de la cita de Césare Pavese que abre la novela gráfica Tano, historias de migrantes italo-uruguayos, una afirmación contundente que no representa las historias que siguen, cargadas de cierto aire bucólico y sereno. Las frases siguientes de la cita de Pavese son más justas con esta obra del escritor uruguayo Javier Martínez y el dibujante italiano Fulvio Capurso. Dicen: "(Viajar) te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa. Estás todo el tiempo en desequilibrio".

El libro está dividido en ocho capítulos, cada uno dedicado a la historia de uno o más italianos que emigraron a Uruguay y que a veces se conectan entre sí. Algunos de ellos decidieron quedarse, otros volvieron y otros viajaron una y otra vez sin encontrar su lugar definitivo. Son historias muy simples en las que no hay grandilocuencia ni grandes gestas, solo vidas que transcurren y son sintetizadas en unas pocas páginas, entre textos y afinados dibujos.

Cada tanto en medio de esas narraciones mínimas aparece alguna idea o reflexión superlativa, pero incluida de tal modo que nunca queda fuera del tono. "Pensé que si yo no sabía qué hacía en Uruguay era porque no sabía por qué se habían ido mis padres ni por qué habían venido los suyos", dice uno de los personajes. Reflexiones como esa y libros como este parecen ser cada vez más necesarios en un país como Uruguay, cuyos habitantes se siguen pensando como migrantes, siempre con supuestos mejores horizontes en otras tierras.

Javier Martínez es ingeniero, ocasional colaborador de algunas revistas y autor del blog Yerba no hay. Vale la pena atender a lo que escribe en ese blog, cargado de relatos y apuntes sobre sus viajes y experiencias entre Uruguay y otros países, como forma de complementar la lectura de esta novela gráfica y encontrar también otros puntos de vista sobre la idiosincrasia uruguaya.

Capurso es arquitecto, ilustrador y diseñador, autor de historietas y vive en Uruguay desde hace algunos años. Eso se refleja en la impronta gráfica del libro, que cruza recursos de todo tipo pero unificados bajo una línea estética armónica y emparentada a los estilos de historietistas como el italiano Gipi y los franceses Alfred y Nicolás De Crécy. Capurso pasa de la secuencia tradicional de viñetas a las ilustraciones que fingen ser fotografías de época, a los bocetos e incluso diagramas. La lectura es fluida porque textos y dibujos coinciden en la simpleza adecuada para acompañar las historias de vida que representan, tan alejadas de la brutalidad a la que aludía la cita del principio como cercanas a la nostalgia que baña al pueblo uruguayo.

TANO, de Fulvio Capurso y Javier Martínez. Edición de los autores/Fondos Concursables del MEC, 2016. Montevideo, 65 págs. Distribuye Gussi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)