carta de charles bukowski

Censura indecente

El autor de "Escritos de un viejo indecente" fue censurado de mala manera en una biblioteca de Holanda. Respondió con esta carta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carta de Charles Bukowski

Apreciado Hans van den Broek:

Gracias por su carta, en la que me informaba de la retirada de un libro mío de la biblioteca de Nimega. Y también de que lo acusaban de discriminar a negros, homosexuales y mujeres. Y de que es sádico porque aparece el sadismo.

Lo que más temería es discriminar el sentido del humor y la verdad.

Si escribo mal acerca de negros, homosexuales y mujeres es porque los que he conocido eran malos. Hay muchos "malos": perros malos, malas censuras, hay incluso hombres blancos "malos". Los únicos "malos" que no se quejan cuando escribes sobre ellos son los blancos. ¿Es necesario que diga que también hay negros "buenos", homosexuales "buenos" y mujeres "buenas"?

En mi trabajo como escritor me limito a fotografiar con palabras lo que veo. Si escribo sobre el sadismo es porque existe, no lo he inventado yo. Y si ocurre algo terrible en mi obra es porque en nuestras vidas pasan estas cosas. Cuando escribo no siempre estoy de acuerdo con lo que ocurre, ni me refocilo en el lodo por mero placer. Además, es curioso que la gente que despotrica contra mi obra parece no haberse fijado en las partes que conllevan alegría y amor y esperanza, porque esas partes existen. Mis días, mis años, mi vida ha tenido altibajos, zonas claras y zonas oscuras. Si hablara sólo de las claras y nunca mencionara las otras, sería un mentiroso como artista.

La censura es la herramienta de quienes necesitan esconderse la realidad a sí mismos y a los demás. Lo único que temen es su incapacidad de enfrentarse a lo real, y yo no puedo enojarme con ellos. Sólo siento una horrible tristeza. En algún lugar, mientras crecían, los refugiaron contra la totalidad de sucesos de nuestra existencia. Les enseñaron a mirar sólo hacia un lado, cuando hay muchos.

No me desanima que un libro mío haya sucumbido en la caza y lo retiren de las estanterías de una biblioteca local. En cierto sentido, me honra haber escrito algo que ha despertado a esa gente y la ha sacado de sus más bien leves profundidades. Pero me duele, sí, cuando se censura un libro de otra persona, pues por lo general se trata de un gran libro y de ésos hay pocos y a lo largo de los tiempos esos libros han terminado a menudo siendo clásicos, y lo que antaño se consideraba chocante e inmoral se convierte hoy en día en lectura obligatoria en muchas universidades.

No digo que éste sea uno de esos libros, pero sí que en nuestro tiempo, en este tiempo en que cualquier momento podría ser el último para muchos de nosotros, es condenadamente molesto e imposiblemente triste que sigamos teniendo entre nosotros a gente pequeña, amargada, cazadores de brujas y declamadores contra la realidad. Y sin embargo, también éstos merecen un lugar a nuestro lado, son parte del todo, y si no he escrito sobre ellos quizá debería hacerlo aquí, y con eso basta.

                                                 ojalá mejoremos todos juntos.

                                                                         Atte.,

                                                                             Charles Bukowski

El autor

CHARLES Bukowski (1920-1994) nació en Alemania pero vivió la mayor parte de su vida en Los Ángeles, California. Su poesía y narrativa apela a imágenes violentas y a lenguaje gráfico. Entre sus numerosos libros traducidos al español destacan Escritos de un viejo indecente (Anagrama, 1978), Mujeres (Anagrama, 1983), y Cartero (Anagrama, 1989). La carta adjunta fue tomada de Cartas memorables, recopilación de Shaun Usher (Salamandra/Gussi, 2014). La carta, fechada el 22 de julio de 1985, está dirigida al periodista que le informó del caso. El libro Tales of Ordinary Madness de Bukowski fue retirado meses antes de la biblioteca de la ciudad holandesa de Nimega por orden de la dirección, tras recibir la queja de un lector. Dichas autoridades calificaron al libro de "muy sádico, fascista en algunos pasajes y discriminatorio contra ciertos grupos, incluidos los homosexuales". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)