Sobre Manuel Oribe

Caudillo del pueblo blanco

Este es el primer volumen de la colección "Los blancos". En la Introducción a la colección se diferencia la historia partidaria -rigurosa en el estudio de fuentes, regida por la ética (basarse en documentos, no ocultarlos, mutilarlos, ni tergiversar su contenido) pero con posición tomada en los conflictos que estudia- y la historia académica, a la que se le supone mayor imparcialidad. Esto último es discutible, pues también el historiador profesional tiene condicionamientos ideológicos. Pero señala, con acierto, la validez de los aportes historiográficos partidarios.

Juan de Marsilio

El primer trabajo, de Susana Rodríguez Varese, muestra la sociedad oriental a comienzos de la vida independiente, en la que Oribe fue caudillo partidario y estadista. Claro y didáctico, es revelador para el lector común. Con datos sobre la escasa población, el enorme peso del elemento guaraní y su rápido mestizaje y aculturación, el poder casi feudal de los jefes políticos en cada departamento y la lentitud con la que se pudo poner en obra las disposiciones de nuestra primera Constitución, ilustra sobre el duro trabajo de los constructores de nuestra Nación y Estado.

Los trabajos de Romeo Pérez Antón, Luis Alberto Lacalle y Rodolfo González Rissotto tienen en común presentar a Oribe como un hombre de acción cuya condición de militar de escuela, metódico y disciplinado, condicionó su accionar posterior. Respetó la Ley, al punto de apoyar al Presidente Rivera ante la insurrección de Lavalleja, de quien era tan cercano. Sin ser un intelectual, fue reflexivo sobre lo que hacía, como revela su correspondencia. De temperamento muy diferente al de Artigas, elaboró un artiguismo lúcido y consecuente, meditado, evidenciado en su acción de gobierno. Federal convencido, su respeto por nuestra independencia lo hizo mantenerse neutral en las guerras civiles argentinas hasta no tener otro remedio que tomar partido. Tan diferente a los demás caudillos de nuestro siglo XIX, de modo paradójico fue caudillo indiscutido del pueblo blanco.

El trabajo del Dr. Raúl Iturria es claro y preciso sobre las tensiones regionales e internacionales que desembocaron en la Guerra Grande y en su interacción con nuestras luchas partidarias. Rescata el antiimperialismo de Oribe, señero en la trayectoria de su Partido. El artículo del Gral. (r) Luis Albero Abraham repasa la vida militar de Oribe. Fundamenta, por sus méritos de táctico y estratega, su destaque entre los militares rioplatenses de la época. Hubiera sido bueno que, para refutar acusaciones de severidad excesiva, se estudiara por lo menos un caso en concreto.

"Figuras destacadas de la época de Oribe", de Eduardo Casanova Delfino, muestra parte del tesoro de vidas y obras que los uruguayos tenemos en el olvido. Ilustra, también, el carácter polémico de la historia partidaria. Por ejemplo, presenta al Coronel Francisco Lasala como "uno de los más ilustrados militares del viejo ejército", mientras que fuentes coloradas lo señalan como el instigador del fusilamiento de los vencidos de Quinteros.

La bibliografía final, amplia y bien comentada, incluye fuentes críticas para con Oribe. Hay algunas erratas ortográficas y sintácticas menores y algún error de estilo, como que en la biografía de Oribe - correcta y clara- de Jorge Pelfort y Raúl Marfetán Benítez, se pondere un trabajo previo del Sr. Pelfort, en lugar de sólo dar la cita.

MANUEL ORIBE. FUNDADOR DE LA REPÚBLICA, de autores varios. Ediciones de la Plaza, 2012. Montevideo, 224 págs.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.