Cómic de alcuri y sala

Un caso extremo

Producción a cuatro manos de un uruguayo y un argentino que apela a la sensibilidad escatológica rioplatense.

  •  
Matías Castro03 feb 2017

DE TODAS las artes, la historieta es quizá la más abundante en colaboraciones entre argentinos y uruguayos. De esas coautorías, coediciones, traducciones de material extranjero y descubrimiento de inéditos, la más reciente y quizá la más delirante sea la de Gustavo Sala e Ignacio Alcuri, Parto de nalgas.

Es una historieta de más de noventa páginas que relata un viaje a través de la mente de los dos autores, un verdadero tour de force marcado por su sentido del humor y el absurdo. Dibujado por Sala, fue escrito a cuatro manos en un procedimiento que tiene pocos puntos de comparación con otros cómics, ya que fueron desarrollando el argumento y los diálogos en turnos, completando lo que el otro hacía.

Parece una improvisación sin más plan que el sistema de trabajo. El único hilo argumental es el del viaje surreal, casi como el de Munchausen pero procesado por una sensibilidad escatológica rioplatense. Es un viaje muy intenso. Tanto que es difícil hacer una pausa en la lectura, porque todos los hechos están hilvanados y se suceden con velocidad de vértigo.

Los autores se entendieron. La historieta recupera el nivel de delirio que tenía "El baño", una tira mensual que Sala hacía años atrás para la revista Fierro, pero con nuevo sentido. Ahora los protagonistas son ellos dos, o sus caricaturas, a las que literalmente les pasa de todo. Pueden ser musculosos, gordos, viejitos e incluso nacer de Moria Casán; vuelan prendidos de un inflable de Gardel, luego caen junto a Gerardo Sofóvich y Stan Lee para terminar en el interior de Rada.

Es un caso extremo dentro del humor gráfico uruguayo. También uno de los más honestos; no es menor que sus autores aparezcan literalmente desnudos. Para lectores desprevenidos, vale aclarar que además de desnudos se describen gran cantidad de órganos sexuales, flatulencias y muchos otros elementos con los que Sala, en su obra, juega con mucha más frecuencia que Alcuri en la suya.

Alcuri había escrito, hasta ahora, una sola historieta y era reconocido como autor de libros de humor. Aquí se adapta al delirio de Sala pero sin dejar de introducir con naturalidad sus propias ideas y gustos. Si el lector no se ofende va a reírse desde la primera página, comprobando que el humor sigue uniendo a las dos orillas.

PARTO DE NALGAS, de Ignacio Alcuri y Gustavo Sala. Dragoncomics Editora, 2016. Montevideo, 94 págs. Distribuye Gussi.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.