dos novelas de pierre lemaitre

El carácter criminal

Irene y Vestido de novia, lo último del premiado novelista francés.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pierre Lemaître

ANTES DE lanzarse a la novela policial, género que eligió por su poder para exorcizar la violencia social que se vive en Francia, Pierre Lemaître era profesor de literatura. Esa profesión lo impulsa a utilizar el recurso de la metaliteratura: Irène, que reproduce crímenes librescos famosos, es un homenaje a los autores Bret Easton Ellis, David Peace y James Ellroy, entre otros. En este ejercicio de admiración de la literatura, la obra es como un juego de ajedrez malvado en el que el autor coloca al detective, a su esposa embarazada, a policías y a libreros expertos en historias de misterio, tras la pista del asesino ya apodado "El Novelista". El detective, antihéroe recurrente de varios de sus libros (Camille Verhoeven) es tan inteligente como pequeño, ya que apenas mide un metro cuarenta y cinco. El autor se divierte con el lector, presentando con los diferentes crímenes una suerte de trivia a ver quién descubre en qué libro se cometió un asesinato con esas características. Pero también es duro ya que las descripciones no reparan en delicadeza alguna y rozan siempre lo gore.

En Vestido de novia el autor logra mantener a sus lectores en apnea durante casi trescientas páginas. El efecto page turner es despiadado, de ritmo nervioso, pues así es la angustiante historia de Sophie y su paulatino hundimiento: se olvida de todo, pierde todo, hasta que la muerte la persigue de forma peligrosa. En este caso la lectura es cinematográfica y no psicologizante: se pueden ver sólo acciones, no lo que piensa el personaje. El lector, entonces, tiene la impresión de estar avanzando del mismo modo que la protagonista: completamente desorientado. Esto se condice con lo que cuenta Lemaître en una entrevista, donde explica que "quería hacer algo que Hitchcock hubiera querido llevar a la pantalla". Vestido de novia es un libro sobre la manipulación que a su vez manipula al lector.

Pierre Lemaître (París, 1951), a pesar de entrar tarde al mundo literario (a los 56 años), ganó el premio Goncourt en 2013 con la novela Nos vemos allá arriba, pero no fue un camino obvio ni fácil: tuvo que desviarse del género policial para ser reconocido en su carrera literaria. Sin embargo "el día que me dieron el Goncourt le dije a un periodista como reivindicación: Soy un autor de novela policial". Su decisión es contundente: "Voy a seguir escribiendo historias sin que el género policial me constriña, dentro de distintos contextos, pero sin perder su carácter criminal". Tanto Vestido de novia como Irène son joyas de la literatura policial, o joyas de la literatura a secas. 

IRÈNE, de Pierre Lemaître. Alfaguara, 2015. Montevideo, 393 págs.
VESTIDO DE NOVIA, de Pierre Lemaître. Alfaguara, 2014. Buenos Aires, 291 págs. Distribuye Penguin Random House.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)