más james joyce

Adelanto del nuevo Finnegans Wake

Para leer en voz alta, apostando a la sonoridad del texto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
James Joyce

SUGERENCIA: leer a continuación en voz alta, declamando, y malpronunciando los términos ilegibles o mal escritos.

LA IDENTIDAD inequívoca de las personas en el duplex de Tiberíades salió a la luz de la manera más intrincada. El documento original estaba en lo que se conoce como la inquebrortable escritura de Hanno O' Nonhanno, es decir, no mostraba signos de puntuación de ninguna especie. Aunque sosteniendo el verso contra un pico encendido este nuevo libro de Morses respondía de manera notable a la interrogación silenciosa de la más vieja luz de nuestro mundo y su recto dejaba ver el hecho picante de que estaba agujereado pero no puntuado (en el sentido universitario del término) por numerosas puñaladas y cuchilladas foliadas hechas por un instrumento dentado. Estas heridas del papel, cuatro en su tipo, fueron interpretadas de manera gradual y correctamente como que significaban basta, por favor basta, te lo pido por favor basta, y oh, por favor basta, respectivamente y siguiendo la única clave verdadera, la circunfleja pared de un asilo para hombres sinceros, acentuadas por trzs de vdro rto y prcnglana chna prtida señalaron las pesquisas del Yard que habían sido "provocadas" por un ay Ʌ tenedor, de un grave Brofèsor, àth é's Brèakfasttable; agùdamente piquèd profèsionalmente, para introducir una noción del tiempo [sobre à plane (?) sù''fàç'e] mediante ¡pùnct! ingh oyos (sic) en ¡¿iEspacio?! Profundamente religioso por naturaleza y posición, y cálidamente apegado al Tí con pan con manteca y los huevos recién puestos, se sospechó inmediatamente que tal ira no podía haber sido visitada por el Brotfressor Prenderguest incluso de manera inconsciente, sobre el neuma ancestral de una a quien, con reuma, veneraba desvergonzadamente al menos una vez por semana en Cockspur Common como la manzana de su preferencia y como la mejor amiga de sus primeros hijos, y, aunque el inglés sencillo para una dama casada había dicho sea de paso descarriado a muchas, así y todo cuando algún observador u observadora detectaba que el trébol de cuatro hojas o jab cuadrifólico era más recurrente siempre que la escritura era clara y el tema terso y que estos dos eran los mismos lugares naturalmente seleccionados para que ella Doña Turuleca realizara sus perforaciones sobre la pila de estiércol, los pensadores en su conjunto sólo nos hablan del agua en Pratiland y de una gallina juguetona y musical yo y no tú en todo caso, poniendo un poco de orden, y, con un enjambre de beeses persiguiendo la miel, un suspiro avergonzado (oh, mi querida bribonzuela) separaron sus bocas modestas. Así sea. Y así fue. La confección de la carta sobre las andanzas de Fjorgn Cahelsson cuando estaba en el país de las Mujeres con su Soldadesca. Con el reconocimiento de nuestro fervor del primer instante permanece él muy sincerañosamente suyo. Por postcripts revisar el botín. Aunque todavía no había el marinero tragádose su trago ni hubiera regresado el cazador de la colina. Y el zorro y los gansos aún mantenían la paz paseando por l' Aubèrge du Père Adam. 

Instrucciones de lectura

EL TEXTO ADJUNTO pertenece a la novela Finnegans Wake (1939) de James Joyce, obra que por su complejidad laberíntica es uno de los textos más desafiantes que dio la literatura del siglo XX. Luego de dejar perplejo al mundo con el Ulises (1922), quizá la mejor novela jamás escrita, trabajó 16 años en el Finnegans Wake, cuya narrativa se apoya en las reglas del mundo de los sueños. No admite una lectura tradicional. El lector debe tomar precauciones, tener paciencia, no enojarse.

Marcelo Zabaloy, autor de la última traducción al español del Ulises (Cuenco de plata), tiene casi finalizada su versión del Finnegans Wake en castellano rioplatense de la que se ofrece aquí este extracto a modo de adelanto. Apostando a la sonoridad del texto, Zabaloy le sugiere al lector aceptar las siguientes reglas: 1) no intentar entender, comprender o buscar explicaciones; 2) no querer saber quién es ni quién dice lo que parece que dice; 3) el estado de lectura debería parecerse a los diálogos que mantenemos durante los sueños; 4) leer en voz alta sin detenerse, ayudándose con los gestos de la cara, los brazos, las manos, declamar como si estuviera en un teatro; 5) malpronunciar las palabras, nombres o sonidos turbios o ilegibles, pero leerlos, porque se trata de la descripción del alfabeto, lo raro de las letras y sus formas.

Aún así, va una mínima nota explicativa. La V invertida, Ʌ, es Shaun, uno de los hijos mellizos del protagonista central. El corchete, [ , es el otro mellizo, Shem. Esta explicación aparece en una carta de James Joyce a Harriet Shaw Weaver del 24 de marzo de 1924. Ambos mellizos son Caín y Abel y también cualquier par de hermanos enfrentados de la historia universal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)